Apuesta por el sector eólico

Monte Forgoselo busca el equilibrio entre energía y actividad agroforestal


Etiquetas: ganadería, agricultura, Forgoselo, forestal, eólica, energía

02/08/2008 - Alicia Quintá. EFE

Monte Forgoselo, con más de 1.400 hectáreas, en su mayor parte en el ayuntamiento coruñés de A Capela (al Norte del Parque Natural de las Fraguas del Eume), es uno de los mayores de Galicia en manos de una asociación vecinal, creada en 1985 y formada en estos momentos por 104 residentes y propietarios de este espacio muy cercano a la mina de As Pontes.

Desde hace una década, el presidente de la asociación, Manuel Fernández Vilar, se ha empeñado en impulsar esa zona para hacerla no sólo viable económicamente, sino con atractivo para que los pocos que están no se marchen y para que haya sucesión, ya que, recuerda, la media de edad aquí son 60 años.

Hasta el momento han conseguido tener más de 450 cabezas de ganado vacuno sueltas por el monte, de las que más de un centenar son vendidas a la denominación Ternera Gallega, porque "aquí sólo criamos calidad", dice el presidente, que se muestra convencido de que si no se trata de productos de alto valor no puede competir.

Para mantener el monte limpio, cuentan con la ayuda de más de cuatrocientos caballos salvajes, que son como de la familia porque sin ellos no "podríamos tener esto así" en un paraje arbolado y de pasto, que tiene a un lado un parque eólico, propiedad de Iberdrola, y a otro la escombrera, ya repoblada y arbolada, de la mina de As Pontes de Endesa.

Un espacio incluido en la Red Natura
En estos momentos, cuando la actividad industrial de la zona de Ferrol lleva años decayendo parece que parte del rural cobra cierto atractivo, pero "no es así si la gente no tiene calidad de vida, si no puedes traer máquinas para cosechar, si no puedes tener tractores y demás", explica Vilar, que pone de manifiesto las trabas con las que se encuentran a veces por pertenecer desde hace ochos años a Red Natura.

Los mismos años que han tenido que esperar para que alguien les diga algo de lo que pueden o no pueden hacer en sus propios montes, desde que en el año 2000 presentaron un plan de ordenación de la zona, con el fin de regular este espacio natural, pero del que hasta ahora no habían tenido respuesta.

Ahora, por fin, explica, "hemos conseguido permiso para desbrozar cien hectáreas y para hacer forraje en otras 60", pero necesitamos que pronto "nos den más permisos", el más urgente, la posibilidad de ampliar los establos, sobre todo en un momento en que el pensamiento de crear una marca propia de la carne les ronda sobre la cabeza.

Diversificar la actividad del monte
Por el momento, el tesón personal de Manuel y Arturo, dos de sus impulsores, han sido los motores que han sacado adelante una explotación a la que pueden sumarse otras iniciativas si el proyecto aprobado en asamblea por la asociación vecinal sale adelante.

Este plan incluye diversificar la actividad en la zona, siempre teniendo en cuenta el respeto medioambiental, "vivimos de esto y somos los primeros que queremos respetarlo porque, si no, no comeríamos", asegura el portavoz vecinal. La producción de setas en la región es una de las opciones, ya que un estudio de la Universidad de Vigo puso de manifesto que la zona tiene potencial para producir más de 10.000 kilos al año en 300 hectáreas, con un valor comercial cercano a los 55.000 euros anuales.

A medio plazo, continúan las ideas, la creación de rutas de senderismo y la posibilidad de un establecimiento rural donde se pueda degustar la carne de la zona y otros productos autóctonos.

La apuesta por la energía eólica
Pero, para eso "hace falta financiación y las ayudas no llegan o cuando lo hacen no son suficientes", replica Fernández al alegar las razones que han llevado a la asociación a apoyar un proyecto que acaba de ser presentado al concurso eólico convocado por la Xunta.

Su impulsor, Alfonso Fernández Garrido, es un joven empresario, propietario de una pequeña distribuidora eléctrica de la zona, Niebla, que con mil clientes, declara la imposibilidad de su empresa de crecer más en las condiciones actuales.

Por eso, ha apostado por presentar la solicitud de un parque de 15 aerogeneradores con 27 megavatios, que se situarían en la parte del monte que queda fuera de los márgenes de Red Natura, explica.

Para ello, la oferta de la empresa que invertiría 37 millones de euros en el parque consiste, al margen del precio acordado con los propietarios por la instalación de cada aerogenerador, en participar en el plan de explotación agroforestal que tienen bien sea formando una sociedad o bien financiando económicamente el proyecto.

Queda ahora salvar el primer escollo, la selección en el concurso eólico, y, posteriormente, la autorización administrativa, que deberá contar con la correspondiente declaración de impacto ambiental, que puede ser positiva o negativa.

0'0 (0 votos)

valorar_registrado


Acceder Crear usuario

valorar_propios



valorar_valorado



¿Comentas?

comentarios_interesa guía de comentarios.


Acceder Crear usuario

co_explica





captcha

Cambiar por outro


co_pouco_html
co_etiquetas_html


Fotos

(Fotos: Concello de A Capela)
(Fotos: Concello de A Capela)
Los vecinos apuestan por compaginar la energía eólica y la actividad agroforestal para dinamizar el Monte Forgoselo
Los vecinos apuestan por compaginar la energía eólica y la actividad agroforestal para dinamizar el Monte Forgoselo