Lunes. 11.12.2017 |
El tiempo
Lunes. 11.12.2017
El tiempo

Qué interesa

"PERCIBIR LO que ocurre en torno nuestro es una rara virtud personal", escribió Manuel Azaña en La velada en Benicarló. Lo recordaba este martes Màrius Carol para referirse al momento en Cataluña. A la luz de los datos que aporta el Centro de Investigacioens Sociológicas (CIS) la cita de Azaña es de aplicación para los medios de comunicación, todos, para los telediarios de TVE de forma muy particular, y para tertulias radiofónicas y televisivas con mesa en Madrid.

El paro es el primer problema que preocupa a los españoles, según el barómetro del CIS del mes de noviembre. La independencia de Cataluña pasa a cuarto lugar. Pero los políticos y los medios de comunicación en el seguidismo acrítico de la agenda que marcan los políticos, continuamos con la matraca de Cataluña casi como monotema.

El paro, la corrupción, los políticos y los partidos, por este orden, preocupan y desvelan a los ciudadanos. Están antes y muy por encima del guirigay del procés y las payasadas de Puigdemont —una vez que se aplicó el 155 y se fugó el president—, pero no son esos los primeros asuntos ni para propuestas de gobernantes y oposición —dale con Franco otra vez, Sánchez— ni para titulares y análisis en los medios de comunicación.

El crecimiento del paro femenino, que muestran los últimos datos de desempleo, debería verse como el mayor reflejo de que la igualdad o pasa por la economía o es una consigna. La retirada de la euroorden de detención de Puigdemont es importante, sobre todo por lo que pueda representar de indicativo de contradicción o ‘precipitación’ en la adopción de algunas medidas, cuando el desmadre en el gobierno y el parlamento de Cataluña adquirió colores absolutamente bananeros. Pero el informe de la OCDE sobre las pensiones en España y los pronósticos sobre envejecimiento de la población —en 2050, faltan 33 años, habrá 77 jubilados por cada 100 habitantes— debería ser asunto de calado para la tertulia nacional y para la tarea de gobiernos y parlamentos. Parece que no contamos con esa rara virtud de la que hablaba Azaña.
 

Qué interesa
Comentarios