sábado. 10.04.2021 |
El tiempo
sábado. 10.04.2021
El tiempo

El Vaticano prolongará el Año Santo durante 2022

Puerta Santa
Puerta Santa
La Santa Sede ha aprobado una prórroga especial debido a la situación excepcional de emergencia sanitaria que hoy está viviendo el mundo

Una catedral completamente renovada ha sido este jueves el escenario de la tradicional apertura de la Puerta Santa, el ritual que marca el inicio de cada año jubilar, que este año será doble, pues la Santa Sede ha aprobado una prórroga especial hasta 2022 debido a la situación excepcional de emergencia sanitaria que hoy está viviendo el mundo. 

Así lo ha anunciado el nuncio apostólico para España, Bernardito Auza, al concluir la eucaristía con la que ha finalizado la apertura de la Puerta Santa, justo antes de que diese comienzo el vuelo del botafumeiro. 

Auza ha tomado la palabra para dar lectura a un decreto de la penitenciaría apostólica, fechado a inicios de este mes de diciembre, en el que, teniendo en cuenta las difíciles circunstancias que se viven en todo el mundo por la pandemia de la covid-19, el Papa acuerda prorrogar los dones espirituales vinculados al Año Santo durante todo el 2022. 

Tras recibir la noticia, el arzobispo compostelano, Julián Barrio, ha expresado su "agradecimiento profundo" por "esta gracia" concedida por el Santo Padre, que, ha explicado, alegrará a "tantos y tantos peregrinos" que a lo largo de estos dos años llegarán ante la tumba del Apóstol y podrán entrar por la Puerta Santa

CEREMONIA. El acto de este 31 de diciembre ha estado presidido por el arzobispo de Santiago de Compostela, Julián Barrio, que ha guiado una ceremonia marcada por las restricciones de aforo y el cierre perimetral de la capital gallega, a consecuencia de la pandemia. 

El Xacobeo 2021 será un año santo ampliado muy diferente, lleno de incógnitas, y, por tanto, distinto también ha sido su acto inaugural, que solamente han podido seguir "in situ" en la Plaza de la Quintana 270 personas, previa recogida de entradas, y que tampoco ha contado este año con el derribo del muro exterior, suprimido para evitar daños en el recién restaurado templo. 

Así, tras once años de espera, la ceremonia de apertura de la Puerta Santa se ha celebrado por y para los gallegos, en la fecha señalada. 

La procesión litúrgica, que ha salido desde la puerta de Platerías con la música del compositor gallego Juan Durán de fondo, ha sido este año más reducida; apenas unos 40 religiosos junto al delegado regio y presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, se han dirigido hasta la fachada oriental de la basílica a la conocida como Puerta del Perdón. 

El sol no ha aparecido en ningún momento durante esta celebración, marcada por las nubes y la lluvia, en una plaza que, sin embargo, no ha renunciado a lucir una gran alfombra floral con motivos jacobeos realizada por la Federación Galega de Alfombristas. 

Paraguas, mascarillas y distancia social han sido las pautas generales de una gala más discreta que otros años pero que no por ello ha perdido la dignidad que tanto la caracteriza. 

"Un año más continuamos con esta venerable tradición compostelana. Esta plaza será testigo durante el año santo de la llegada de peregrinos que vienen no solo a venerar los sagrados restos del apóstol Santiago", ha expresado monseñor Julián Barrio en su saludo. 

Antes de dar paso a la lectura del Evangelio de San Lucas, el arzobispo ha deseado "un año de gracia" para todos los que visiten la basílica compostelana "en cuerpo y en espíritu". 

El nuncio del Papa en España, Bernardito Cleopas Auza, ha puesto voz a una carta en la que el Papa Francisco manifiesta su "afecto y cercanía" a todos los que participan en este "momento de gracia". 

"Al ponernos en camino tras las huellas del apóstol salimos de nuestro propio yo, de esas seguridades a las que nos aferramos, pero teniendo clara nuestra meta. No somos seres errantes que giran siempre en torno a sí mismos sin llegar a ninguna parte", ha leído. 

En su misiva, el jefe de la Iglesia Católica ha señalado que caminar es un proceso de "reconversión" en el que precisamente la meta "es tan importante como el camino mismo" y en el que hay que "confiar el corazón" al compañero peregrino y compartir con él "fatigas y logros". 

"La peregrinación a la tumba del apóstol se convierte en una llamada a la misión, a convocar a todos a esa patria hacia la que avanzamos", ha proseguido Cleopas, que ha mencionado tres gestos importantes al llegar a la puerta Santa: la contemplación del Pórtico de la Gloria, el abrazo a la imagen del apóstol y la participación en la eucaristía. 

Las precipitaciones, que amainaron en el momento justo, permitieron que el arzobispo acudiese sin paraguas hasta la Puerta Santa, que golpeó hasta tres veces con un martillo, una pieza realizada en 2016 en plata y madera donada por un matrimonio alemán y que simboliza la acogida de Santiago a los peregrinos germanos. 

Tras los tres golpes, Barrio ha abierto la puerta con una llave, momento en el que han repicado las campanas de la catedral, han sonado las trompetas del júbilo y se ha encendido la linterna de la Berenguela. 

Los diáconos lavaron las jambas de la puerta con ramas de olivo y diez peregrinos y representantes de la Diócesis adornaron este acceso con flores. Después, el arzobispo recibió la cruz de Cristo y se arrodiló en el umbral de la Puerta Santa para luego pasar por ella, convirtiéndose en el primer peregrino en hacerlo. 

Tras él, la comitiva cruzó y recorrió el interior del templo hasta el altar mayor, donde se ofició la misa de Acción de Gracias, con el botafumeiro de metro y medio y 62 kilos incluido. 

Siguiendo las recomendaciones sanitarias, la eucaristía fue seguida en el interior de la basílica por un grupo reducido de autoridades y 70 personas entre el público. 

Para el cierre, el gaiteiro Carlos Núñez, encargado de la parte musical. 

El Año Santo se celebra cada vez que el 25 de julio, fecha en la que se conmemora la festividad de Santiago, coincide en domingo, como ya ocurrió once años atrás, en 2010, y volverá a suceder en 2027. 

Sin embargo, con Compostela confinada perimetralmente, al menos durante los primeros días de 2021, se prevé un año Xacobeo discreto, muy lejos del que iba a ser el "mayor Xacobeo de todos los tiempos" y que estará, como mínimo en su primera mitad y hasta que mejore la situación, muy marcado por la covid-19.

El Vaticano prolongará el Año Santo durante 2022
Comentarios