lunes. 16.09.2019 |
El tiempo
lunes. 16.09.2019
El tiempo

1-0. Nuevo Atlético, viejo método

Un solitario gol de Morata, que falló luego un penalti, sirvió para darle la primera victoria al Atlético. RODRIGO JIMÉNEZ (EFE)
Un solitario gol de Morata, que falló luego un penalti, sirvió para darle la primera victoria al Atlético. RODRIGO JIMÉNEZ (EFE)
Los del Cholo comienzan la Liga dando una muestra de su habitual sobriedad, suficiente para ganar con merecimiento al Getafe

Inmutable en su rigor, en su eficacia y en su practicidad, en la lectura de cada momento del partido, y casi inabordable cuando está en ventaja, la nueva era del Atlético de Madrid mantiene su esencia, con la que doblegó con un marcador apretado al Getafe gracias a un testarazo goleador de Álvaro Morata.

El resultado, 1-0. Como tantas y tantas veces en los años anteriores, cuando estaban Godín o Griezmann. También con los trazos similares a tantas y tantas victorias en toda esta época de éxito. Marcó el gol en una de sus contadas ocasiones, en el minuto 23, y luego aguardó a su adversario, con el riesgo que eso supone a veces, con el susto de un tiro al larguero de Ángel Rodríguez, pero con casi todo controlado.

Entre medias, Morata, el goleador, falló un penalti para haber acomodado la ventaja y la victoria mucho antes, tras una maravillosa acción de Joao Félix, tan intermitente, incluso desaparecido a veces, casi todo el partido como extraordinario en ese instante. Después, con molestias en el gemelo izquierdo, se marchó lesionado.

ATLÉTICO RECONOCIDO. El nuevo Atlético no es tan nuevo. En una era diferente, sin duda, por las salidas de futbolistas tan esenciales en su historia reciente como Godín, Filipe, Juanfran y Griezmann, tiene nuevo sistema, al menos en la primera jornada, el 4-3-1-2 con el que partió en el Wanda Metropolitano, sin Diego Costa, baja por sanción, y, por ahora, estrena ocho futbolistas en la presente temporada.

Tres desde la alineación. Nada más. Concretados en los laterales, con Kieran Trippier y Renan Lodi (expulsado en el minuto 42), que potencian una posición sin tantas herramientas y transcendencia en el último curso, y uno en el ataque: el aclamado Joao Félix. A su lado, Oblak, Koke, Saúl, Thomas, Morata, Savic, Giménez y Lemar.

Todo muy reconocible. La esencia, los mecanismos, siguen intactos. Quizá porque no van a cambiar tanto o nada o quizá porque todo está aún en rodaje. Hay matices. Por ejemplo, el rombo del medio, con Lemar entre líneas y las bandas liberadas para dar vuelo a los laterales, o la destreza con la pelota en algunos pasajes, capaz de desbordar desde el balón, la paciencia, como en el 1-0.

GOL. Nació de un pase largo. El desarrollo fue todo lo contrario; una serie de toques y una circulación larga que debió volver hacia atrás para tomar impulso hacia adelante, el que le dio Thomas, el elegido finalmente para el medio centro por delante de Marcos Llorente, cuando abrió hacia un certero Trippier. Su regalo en forma de pase lo recibió el ambicioso y ágil Morata, eficaz en su primer remate.

Era el minuto 23, la primera ocasión de todo el encuentro y la única real del primer tiempo. No hubo más. Apenas un tiro posterior a medio camino entre el centro y el disparo de Fajr que salió por unos centímetros entre la indecisión que provocan esa serie de golpeos en cualquier guardameta, incluso en el mejor del planeta.

Hecho el gol, el nuevo Atlético también es el Atlético de Simeone de siempre. Lo sintió el Getafe, cuya reacción se quedó en un amago. Aplicado en su inabordable orden, sin ningún riesgo más del necesario cuando obtiene la más mínima renta, el equipo rojiblanco esperó para explotar el contragolpe. O para sentenciar a la mínima.

La ocasión se la ofreció Joao Félix. En 54 minutos, no había aparecido apenas. Pero tal es su capacidad, su destreza, su talento, que, en un instante, recorre 60 metros mientras desborda rivales. A tres. A uno -Arambarri- con la sutileza de un túnel; a otro, Fajr, con la fuerza para aguantar su embestida; y al último -Bruno- con una velocidad y una conducción imparable hasta el penalti. La pena máxima se la paró David Soria a Morata. Era el minuto 55.

EXPULSIONES Y LESIÓN DE JOAO FÉLIX. Para entonces, cada uno había perdido un efectivo: el Getafe a Jorge Molina, por roja directa en el minuto 36, porque pisó en el tendón de Aquiles a Thomas. Y eso ahora se castiga con la expulsión. El árbitro debió visionar la repetición. Y el Atlético a Lodi, cuyo debut duró 41 minutos. En apenas dos, vio otras tantas amarillas.

Después, ya superada la hora de partido, el equipo rojiblanco también lamento la lesión de Joao Félix. Sintió una molestia aparentemente en el gemelo izquierdo. Al instante fue sustituido por Marcos Llorente, al que recurrió Simeone, que también jugó la baza de la grada, mientras su equipo se iba más hacia atrás, sentía el susto de un tiro al larguero de Ángel... Y vencía. Otra vez por 1-0.

FICHA TÉCNICA
1 - Atlético de Madrid: Oblak; Trippier, Savic, Giménez, Lodi; Koke, Thomas (Hermoso, m. 62), Saúl; Lemar (Vitolo, m. 73); y Joao Félix (Marcos Llorente, m. 66) y Morata.
0 - Getafe: David Soria; Nyom, Bruno, Djené, Cabrera (Raúl Carneros, m. 46); Damián Suárez (Ángel, m. 63), Arambarri, Fajr, Cucurella; Mata (Enric Gallego, m. 79) y Jorge Molina.
Gol: 1-0, m. 23: Morata cabecea un centro de Trippier.
Árbitro: Cuadra Fernández (C. Balear). Expulsó a Jorge Molina, del Getafe, en el minuto 36, previa consulta con el VAR, después de haber sancionado la acción con amarilla, y a Renan Lodi, del Atlético de Madrid, en el 41, por doble amarilla. Amonestó al local Saúl (m. 80) y a los visitantes Cabrera (m. 16), Fajr (m. 48) y Djené (m. 77).
Incidencias: partido correspondiente a la primera jornada de LaLiga Santander 2019-20 disputado en el estadio Wanda Metropolitano ante 55.099 espectadores.

1-0. Nuevo Atlético, viejo método
Comentarios