jueves. 21.11.2019 |
El tiempo
jueves. 21.11.2019
El tiempo

En la encrucijada del profesionalismo

La jugadora del Barcelona Marta pugna con Menayo, del Atlético, en la tercera jornada de la Liga Iberdrola disputado en el estadio Johan Cruyff.
La jugadora del Barcelona Marta pugna con Menayo, del Atlético, en la tercera jornada de la Liga Iberdrola disputado en el estadio Johan Cruyff.
SIN CONVENIO ▶ La falta de un convenio colectivo entre futbolistas y patronal lastra el indudable tirón del balompié femenino en España. Tampoco se buscan las millonarias cifras que reciben los hombres, solo un suelo firme donde germinar el fútbol femenino

Cuando el presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), Luis Rubiales, auguró en plena ola mundialista que esta Primera Iberdrola sería "la mejor de la historia" tal vez obviaba la singularidad del fútbol femenino.

Su eclosión social y mediática nubla a menudo su regulación precaria y su crecimiento arrítmico, ya sea en lo laboral como en lo estructural, lo audiovisual o lo técnico.

Así, un club como el Barcelona pasa de verse disputando la final de la Liga de Campeones en Budapest a estar compitiendo en Huelva sobre un césped en estado paupérrimo. "Las imágenes grabadas antes del partido deberían hacernos reflexionar a todos", pidió en un comunicado la entidad catalana, a la cabeza de la profesionalización de la disciplina desde el año 2015.

La imagen del césped maltrecho de la Ciudad Deportiva de Huelva tuvo su antítesis en el derbi vasco Real Sociedad-Athletic de Bilbao disputado sobre el verde perfecto de Anoeta, en esta realidad de contrastes que sitúa al fútbol femenino a medio camino del profesionalismo, pero inmovilizado en muchos aspectos en lo amateur.

Los 16 clubes de la Primera División española no garantizan el mismo cuidado a sus futbolistas dada la falta de regulación.

El futuro de la Liga. Del CD Tacón al Real Madrid
Durante años dirigentes y jugadoras pidieron con insistencia la llegada, de la manera que fuese, del Real Madrid en la Liga española de fútbol femenino. El pasado verano, los que reclamaban el desembarco del club blanco por fin se salieron con la suya. El Real Madrid llegó a un acuerdo con el CD Tacón para que en un futuro próximo los dos clubes se fusionen.

Asamblea y fumata blanca
Una vez que los socios del Real Madrid aceptaron, tras la reciente asamblea general de la entidad, la petición de la junta directiva, el futuro Real Madrid Femenino pisará sobre suelo firme la próxima temporada.

De momento juega el CD Tacón, un joven club de la barriada madrileña de Hortaleza, en la máxima categoría del fútbol femenino español tras conseguir el ascenso a la misma la pasada primavera. Lo hace en los campos de fútbol de la Ciudad Deportiva de Valdebebas, el hogar definitivo de un equipo que a partir de ahora solo puede crecer y, con él, todo el fútbol femenino español.


CONVENIO. El punto de partida hacia la conquista de la profesionalidad, según exponen las protagonistas del juego, deberá darse con la firma del primer convenio colectivo.

"El documento debe convertirse en un elemento más en la construcción de un proyecto estable y que permita continuar mejorando las condiciones tanto de clubes como de jugadoras, pero no en un generador de conflictos e incumplimientos. Estas condiciones mejorarán, como ya lo vienen haciendo en los últimos años, conforme la competición vaya generando ingresos", subrayó la Asociación de Clubes –a la que no están adscritos el Barcelona, el Athletic de Bilbao y el CD Tacón–.

La patronal sigue tremendamente distanciada de los sindicatos tras más de un año de negociaciones. La parcialidad y el salario mínimo son el foco de desencuentro entre la Asociación de Clubes y los representantes de las jugadoras: UGT, Futbolistas On y la Asociación de Futbolistas Españoles (Afe).

LAS CAPITANAS. Este último sindicato, el mayoritario, citó el pasado martes a las capitanas de los 16 equipos para una asamblea informativa. Posteriormente se llevó a cabo una reunión con la mayoría de las jugadoras, de las 250 que estuvieron, 218 de ellas han firmado a favor del parón en señal de protesta. Un 93% de apoyo a la huelga.

La Primera Iberdrola afronta la sexta huelga de la historia del fútbol español, primera en el fútbol femenino, después de que la reunión entre los sindicatos, las jugadoras y la Asociación de Clubes no haya resuelto la disputa por el convenio colectivo y hayan aprobado irse a la huelga.

La posibilidad de convocar una huelga, un escenario que ya contemplaron para el inicio de la presente temporada y que se ha terminado de materializar este mismo lunes, vuelve a cobrar peso. "Las futbolistas están reclamando unos derechos muy básicos", convino la directiva del Barcelona María Teixidor.

El texto del convenio permitiría igualar la situación laboral entre las jugadoras del mismo equipo y de los distintos equipos de la máxima categoría, mediante una jornada de 35 horas y 20.000 euros brutos de salario, si se atienden las peticiones de los sindicatos.

La mayoría de los clubes, en cambio, consideran que estas cifras son "inasumibles" en el contexto actual. Rebajan la parcialidad al 50 por ciento (20 horas semanales) y a 16.000 euros el salario mínimo anual para una jornada completa.

La negociación del convenio colectivo no es el único frente abierto en el fútbol femenino español, al que también se le exige mejorar sus infraestructuras y campos de entrenamiento y de juego, limitar el número de jugadoras extracomunitarias y resolver el conflicto audiovisual.

TELEVISIÓN. La Real Federación Española de Fútbol (RFEF) anunció que se retransmitirían "todos" los partidos de la Liga de Primera Iberdrola. El programa televisivo de la última jornada, sin embargo, se redujo a cuatro. El canal de pago de Movistar emitió el Sporting de Huelva-Deportivo y el Rayo Vallecano-Valencia. Por Gol, en abierto, se vio el Granadilla Tenerife-Real Sociedad. Barça TV, apelando al "derecho de arena", también ofreció el duelo entre el Barcelona y el EDF Logroño, a la espera de que el juzgado resuelva la reclamación de Mediapro.

La Asociación de Clubes cedió a esta operadora los derechos audiovisuales para las próximas tres temporadas, a razón de 3 millones de euros por temporada. De esta venta se desmarcaron el Barcelona, el CD Tacón y el Athlétic de Bilbao, quienes no pertenecen a la asociación. Se desdijo, después, el Madrid CFF, llegando a impedir que dos unidades móviles de Gol entrasen en su estadio para retransmitir el partido ante el Betis el pasado 8 de septiembre.

"Necesitamos difundir el fútbol femenino, hacerlo visible, hacerlo llegar al público y permitir que los patrocinadores (también los de los clubes más modestos) encuentren sentido y retorno a su inversión", remarcó el Barcelona.

El club catalán, a la espera de la resolución judicial, retransmitirá a través de sus canales propios todos los partidos de Primera Iberdrola que se jueguen esta temporada en el estadio Johan Cruyff. Respetando el denominado derecho de arena de los clubes locales que visite el conjunto azulgrana no se opondrá nunca a la retransmisión, por parte de estos clubes, de los partidos que dispute en sus instalaciones, a través de los canales que estos consideren más adecuados.

Es su solución ante esta encrucijada que paraliza al fútbol femenino en España a pocos meses del año 2020. Mientras, otros países, como Inglaterra, toman la delantera tras el eco del Mundial de la mano de un nuevo patrocinador global (Barclays) y de una ambiciosa estrategia audiovisual que asegura el visionado de sus partidos en todo el mundo.

En la encrucijada del profesionalismo
Comentarios