Lunes. 20.08.2018 |
El tiempo
Lunes. 20.08.2018
El tiempo

Apenas diez concellos tienen al menos dos cotizantes por cada pensionista

Pensionista, en una calle de Santiago. PEPE FERRÍN (AGN)
Pensionista, en una calle de Santiago. PEPE FERRÍN (AGN)

El municipio "dormitorio" de Ames es el mejor posicionado, con 3,4 afiliados a la Seguridad Social por cada beneficiario de una prestación ► Solo tres comunidades recaudaron lo suficiente en 2017 como para cubrir su nómina de pensiones

Conseguir el equilibrio presupuestario de la Seguridad Social sondeando nuevas fuentes de ingresos sigue siendo uno de los mayores retos de la agenda política después de que las reformas de 2011 y 2013 —que introdujeron el retraso de la edad de jubilación hasta los 67 años y la desindexación de las prestaciones con respecto al IPC para limitar el incremento del gasto— resultasen meros parches. En el Congreso, la comisión de seguimiento del Pacto de Toledo continúa analizando propuestas para procurar la suficiencia financiera del sistema, una labor que se reactivó en septiembre de 2016.

Sin novedades en el horizonte, en los últimos meses el descontento social llevó a los grupos políticos a acercar posturas en torno a la recuperación de la inflación como referencia para actualizar las prestaciones, después de que en el acuerdo presupuestario que sellaron PNV y PP en abril resolviesen elevar las pagas un mínimo de un 1,6% este año y en 2019. No obstante, siguen bloqueados en torno a cómo debe obrar la Seguridad Social cuando sobrevenga otra recesión, pues PP y C's son partidarios de limitar la revalorización de las prestaciones más elevadas. 

Entre tanto, pese a que la reactivación del mercado laboral ha permitido volver a franquear la barrera de los 19,3 millones de ocupados, la recuperación no llega con la misma intensidad a todas las comunidades. Basta con cruzar los datos de afiliados a la Seguridad Social con el número de pensionistas para dibujar una España en la que la creación de empleo no logra ganar la batalla a la crisis demográfica en las comunidades del norte.

Ratio de cotizantes por pensionistaCon la excepción de Navarra, a cierre de 2017 ninguna superaba la ratio de dos cotizantes por pensionista, y las peor situadas eran Castilla y León, con 1,2 afiliados por cada perceptor de una paga contributiva, Asturias (1,3) y Galicia, con 1,4. La situación es tal en la comunidad, que apenas diez concellos cuentan con al menos 2 contribuyentes por cada pensionista. El mejor posicionado es Ames, con una proporción de 3,4. Influye su condición de concello "dormitorio" en el que se asientan muchas familias que trabajan en Santiago, un perfil al que responden Oroso (2,7) y Teo; Arteixo, Cambre, Culleredo y Oleiros por su proximidad a A Coruña; O Porriño y Salceda en el cinturón de Vigo, y Barbadás por su cercanía a Ourense.

En un país que concluyó el año pasado con 8,7 millones de pensionistas que percibían 9,58 millones de prestaciones y con 18,3 millones de trabajadores dados de alta, la situación más "holgada" era la de Madrid (2,9) al rozar los 3 cotizantes por cada beneficiario de una paga. Esta es, de hecho, la proporción que algunos expertos ven como óptima para blindar la viabilidad del modelo. 

Si el sistema de prestaciones no se basase en un sistema de caja única con la solidaridad regional como pilar, solo Madrid, Baleares y Canarias estarían en condiciones de cubrir las prestaciones contributivas de sus habitantes al ser las únicas que ingresaron en cuotas lo suficiente después de que el sistema cerrase el año pasado con un déficit de 17.903 millones de euros.

La Seguridad Social ingresó 4.993 millones en cuotas de afiliados en 2017 en Galicia y desembolsó 7.565 millones en pensiones

Es el resultado de una factura que, sin contar los complementos a mínimos que se abonan a quienes cobran las pagas más reducidas —que se financian con cargo a los presupuestos—, rebasó los 115.722 millones, en tanto que con la reactivación de la creación de empleo la Seguridad Social ingresó 97.819 millones en cuotas.

A falta de medidas tendentes a incrementar los recursos —el Gobierno de Sánchez propuso crear un impuesto a la banca y sobre la mesa también está destopar las bases máximas de cotización de los salarios más elevados—, este año las cuentas de la Seguridad Social verán crecer más el gasto como consecuencia del alza de las prestaciones de entre un 1,6 y un 3% incluida en los presupuestos.

Un total de 164 concellos tenían más beneficiarios de prestaciones que cotizantes al terminar 2017, tres menos que el año anterior

En Galicia, el año pasado las cotizaciones solo habrían bastado para cubrir el 66% del desembolso. Y es que trabajadores y empresas pagaron en cuotas unos 4.993 millones, en tanto que el abono de las pagas de invalidez, jubilación, viudedad, orfandad y en favor de familiares consumió 7.565 millones. Pese a que la recaudación creció un 3,7%, no fue suficiente para hacer frente al avance del gasto (+3%).

Lastrada por el envejecimiento, la emigración y una economía menos competitiva que la de otras autonomías, Galicia encara el reto de recuperar población activa, pues en una década perdió a 59.400 mayores de 16 años que trabajaban o estaban en disposición de hacerlo. 

Con este panorama, 164 concellos tenían más beneficiarios de prestaciones que cotizantes al terminar 2017, el 52% del total.

Apenas diez concellos tienen al menos dos cotizantes por cada...