domingo. 25.07.2021 |
El tiempo
domingo. 25.07.2021
El tiempo

¿Qué cambios supondrá la implantación de la nueva factura de la electricidad?

El precio de la luz alcanzó su máximo anual este miércoles. EP
Bombillas. EP
El 1 de junio entrará en vigor el sistema que permitirá a los consumidores del mercado regulado modular el consumo por horas atendiendo al precio de la electricidad y contratar dos potencias para ahorrar

Entender la factura de la electricidad sigue siendo una tarea pendiente y la prueba es que, según la última encuesta realizada por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), seis de cada diez hogares admiten no saber si tienen contratado el suministro en el mercado liberalizado o en el regulado. En este escenario, el 1 de junio tocará encajar un cambio de la estructura del recibo, una modificación que llega con retraso para permitir a las eléctricas adaptar los equipos de medida, contratos y sistemas de facturación, pues su aplicación estaba prevista para el 1 de abril.

¿En qué consiste el cambio?

Después de que la CNMC haya fijado la nueva metodología por la cual se calculan los peajes de acceso a las redes de transporte y distribución, que tienen un peso cercano al 20% en lo que se paga, las tarifas que hoy se aplican en el mercado regulado —la básica y las dos opciones de discriminación horaria nocturna o supervalle (para cargar el coche eléctrico)— se unificarán en una sola. De forma automática, quien tenga contratado el precio voluntario al pequeño consumidor (PVPC) —10,9 millones en todo el país, 1 millón en Galicia— pasará a pagar más o menos en función de la hora del día a la que realice tareas cotidianas como pasar la aspiradora, poner la lavadora o encender el horno. En concreto, para usuarios conectados en baja tensión con potencia contratada inferior a 15 kilovatios (kW) —fundamentalmente hogares y pymes— habrá tres periodos: horario punta, llano o valle.

La nueva tarifa eléctrica. EP


¿En qué momento será más barato consumir electricidad?

El horario más costoso, el punta, se extenderá de las 10.00 a las 14.00 horas y de las 18.00 a las 22.00. Por contra, tirar de la electricidad será algo menos caro entre las 8.00 y las 10.00 horas, las 14.00 y las 18.00 y de 22.00 a 24.00 horas (horario llano). Pero la opción más económica para aquellos que consigan moldear su consumo atendiendo a la fluctuación de las tarifas será ‘enchufarse’ a partir de la medianoche y hasta las ocho de la mañana (horario valle).

Esto será así de lunes a viernes. El horario valle (el más barato) imperará los fines de semana, el día de Reyes y los festivos de ámbito nacional, "excluidos los sustituibles y los que no tienen fecha fija", caso de la Semana Santa. 

Para los consumidores y empresas con suministro de baja tensión con una potencia contratada superior a los 15 kW, los términos de potencia y energía del peaje constarán de seis periodos horarios.

Los usuarios de la PVPC podrán contratar dos términos de potencia, lo que permitirá a quien tenga un coche eléctrico solicitar un incremento para las horas en las que tenga que cargarlo y disponer de una potencia más baja para el resto de la jornada

¿Será posible jugar con la potencia contratada?

Sí. Con el nuevo sistema el consumidor tendrá en su mano arañar unos cuantos euros con la opción de contratar dos términos de potencia. ¿Cuál es la utilidad? Esto permitirá a quien disponga de un coche eléctrico solicitar un incremento de este parámetro para las horas en las que tenga que cargarlo y disponer de uno más bajo para el resto de la jornada.

Eso sí, la propia CNMC recuerda que los plomos seguirán saltando en caso de producirse un pico de consumo con el que se supere la potencia pactada. El corte momentáneo del suministro se podrá evitar mediante la colocación de un maxímetro, un dispositivo útil en hogares en los que habitan pacientes con tratamientos de respiración asistida o diálisis o cuando se dispone de un ascensor. Pero, habrá que pagar un recargo.

¿Qué pasará con los contratos del mercado liberalizado?

Tocará estudiar con detenimiento los productos ofertados por la compañía eléctrica contratada. El precio final de la electricidad en el mercado libre —que suma 18,6 millones de puntos de suministro en España y 771.500 en Galicia— presenta los mismos componentes que la PVPC. Esto es, incorpora los peajes de transporte y distribución que fija la CNMC; los cargos que marca el Gobierno —y que cubren la retribución a las renovables y la cogeneración, el extracoste que supone la electricidad en las islas y las anualidades para liquidar el déficit tarifario de ejercicios anteriores—; el precio de la energía; el impuesto eléctrico y el Iva) y el margen que se embolsa la compañía. Su particularidad es «que el coste de la energía y el margen son libremente establecidos» por la empresa comercializadora. No obstante, siempre será posible volver al mercado regulado, pues la PVPC está disponible para los consumidores con una potencia contratada inferior a 10 kW.

¿Se mantiene el bono social?

El descuento que se aplica en la factura y que oscila entre el 25% para los consumidores vulnerables y el 40% para los vulnerables severos que tengan la PVPC contratada continuará vigente. 

Un recibo que no nos suene a ‘chino’
"Clara, correcta y concisa" y con la información importante bien destacada. Así dice Competencia que debe ser la factura de la luz a partir del 1 de junio para los clientes del mercado regulado (PVPC), los consumidores vulnerables acogidos al bono social y para los que, de forma transitoria, carezcan de suministro en el libre mercado. El ente remitió esta semana al Gobierno sus sugerencias a respecto del contenido que ha de figurar en el recibo e inicide en que debe resultar "más fácil de entender". 

Lo primero: saber qué tipo de contrato tenemos
Desde julio de 2015 se han sucedido tres cambios en las tarifas y los datos dicen que menos de un 37% de los hogares sabe en qué mercado tiene contratado el suministro. Ante este desconocimiento, la CNMC dice que el recibo debe explicitar en el apartado "tipo de contrato": "mecanismo regulado, PVPC". También llama a aclarar a los usuarios del bono social a cuánto asciende el descuento del que gozan, su caducidad y a dónde dirigirse para renovarlo. Competencia estima, asimismo, que el recibo debe especificar las potencias máximas demandadas en el último año para que el consumidor vea si le compensa contratar dos términos de potencia o una más baja para ahorrar. 

58,3%
Son los hogares y empresas gallegas que tienen contrato en el mercado regulado (PVPC), esto es,  algo más de un millón de puntos de suministro. Es la ratio más elevada del Estado y la única comunidad en la que esta opción —que por lo general es más económica que las ofertas del mercado libre— es mayoritaria y supera con creces la media estatal, del 37%. 
 

 

¿Qué cambios supondrá la implantación de la nueva factura de la...
Comentarios