jueves. 21.11.2019 |
El tiempo
jueves. 21.11.2019
El tiempo

Leasing vacuno: las reses que se ‘autopagan’

Explotación láctea.EP
Explotación láctea.EP
El alquiler de vacas por poco más de lo que cuesta un café al día gana adeptos con las ventajas fiscales como uno de sus grandes atractivos
 

Alquiler con opción a compra de coches, vivienda, maquinaria y ¡también de vacas! Por curioso que parezca, este sistema de financiación aplicado a la adquisición de reses lleva años funcionando en España y gana adeptos en Galicia, la comunidad líder en producción de leche. Cada vez más ganaderos optan por esta fórmula para reponer animales o ampliar la cabaña como alternativa al habitual pago al contado, a la solicitud de un crédito si la explotación carece de suficiente liquidez y complemento a la recría. 

¿Cómo funciona? El titular de la granja paga una cuota mensual durante tres años —hasta cinco si el destino de la vaca es la producción de carne—, que suele oscilar entre los 50 y 75 euros en función del precio de la res, y, por lo mismo que cuesta uno o dos cafés al día, es suya. La idea es que durante ese tiempo el animal se va autopagando con los ingresos que genera la venta de su leche, sin que el ganadero tenga que desembolsar el dinero en una sola vez antes de que empiece a producir. 

Con esa filosofía, la empresa Cipsa Pecuaria lleva un cuarto de siglo expandiendo un proyecto que nació de la idea de su director gerente, Joaquín Diego, tercera generación de una familia de importadores de ganado vacuno. Fue la primera empresa en toda Europa en aplicar el leasing en vacas tras realizar pruebas piloto en Lleida y hoy tiene clientes en toda España.

Con su sistema, el ganadero elige el tipo de vaca que quiere asesorado por Cipsa —parida, preñada, novillas...—, se diseña y formaliza el contrato de arrendamiento a través de un banco y recibe los animales en su explotación. La máxima de la compañía es ofrecer reses de "calidad", con altas producciones y longevas, que busca por toda Europa y en la actualidad encuentra sobre todo en Alemania. 

Mientras paga el alquiler, el agricultor es dueño de la leche que genera el animal y de los terneros que alumbra. A nivel económico, ¿qué ventajas le aporta esta fórmula? La primera es que no tendrá que hacer frente de golpe a una importante cantidad de dinero si, por ejemplo, necesita adquirir un grupo de vacas para ampliar su granja o iniciarse en la actividad. "Evita la descapitalización. Desde el primer día se pueden esquivar las pérdidas y obtener un balance positivo para el bolsillo del ganadero", destacan desde Cipsa Pecuaria.

9d831d3d-c4e7-4517-8ed3-d68dc924a4bdOtro factor que ponen de relieve es que «ofrece una financiación asequible», con intereses "económicos" que "después se ven compensados por la desgravación fiscal". Y es que la cuota íntegra abonada cada mes se considera un gasto a efectos tributarios y, por tanto, el Iva es deducible, lo que hace más atractivo este alquiler vacuno. "Con las ventajas fiscales, habitualmente es más rentable comprar los animales por leasing que al contado", subrayan desde la compañía, en la que Flora y Cinta Diego, hijas del impulsor del proyecto, integran el equipo.

Señalan además, como puntos a favor de este modelo, la oportunidad de comprar vacas "de alta calidad y sin defectos", que "se autofinancian desde el primer día". Y, si al ganadero no le convenciera la res al llegar al establo, "se cambiaría de inmediato". "La gente que lo prueba está contenta y repite", aseguran en Cipsa Pecuaria, que no han tenido un solo caso de impago en todos estos años. "Nuestros leasings tienen una morosidad del 0%", remarcan. 

Explotaciones "modernas, rentables y con visión de futuro", ese es el perfil mayoritario de los clientes del leasing, granjas en muchos casos pilotadas por jóvenes que no muestran las reticencias que sus padres o abuelos podrían tener hacia este sistema por ‘el qué dirán’ si no se paga al contado. 

Vanesa Turnes, de la ganadería Avancar de Santa Comba: "Hemos incorporado 47 vacas sin apenas notarlo económicamente"
741281ca-065c-48e9-8815-65b07836d075Vanesa Turnes es una joven ganadera que gestiona junto a sus padres y su hermano una moderna explotación láctea en el concello coruñés de Santa Comba y han apostado por el leasing para ampliar la cabaña. A través del alquiler con opción a compra han incorporado 47 vacas paridas procedentes de Alemania y Francia.

Por esta vía —que combinan con la recría— han pasado de ordeñar cerca de 60 reses a unas 100 "en muy poco tiempo". La cuota que abonan ronda los 60 euros al mes por animal, mientras que si las pagaran todas juntas al contado tendrían que desembolsar alrededor de 100.000 euros. "Tras nuestra experiencia lo aconsejamos como alternativa al pago al contado porque casi no lo notas económicamente, es muy cómodo", explica Vanesa.

En su caso, se decantaron por esta opción atraídos, sobre todo, por el beneficio fiscal que ofrece y eligieron vacas paridas porque generan ingresos desde el primer momento que permiten satisfacer la cuota del leasing y obtener beneficios. 

Desde la ganadería Avancar no han encontrado, al menos por el momento, inconvenientes a esta fórmula de arrendamiento financiero. Destacan, sobre todo, la calidad de las vacas recibidas. "Vienen completamente sanas y revisadas, con producciones altas y certificadas", señala la joven.

REPETIR. En total, su explotación suma 190 cabezas, un centenar en ordeño con una producción de unos 36 litros de media por animal. Es grande y también cuenta con innovaciones tecnológicas, como una sala de ordeño tipo espina de pescado "informatizada mediante collares y con sistema de ingesta de comida".

El año pasado construyeron una nave con 107 cubículos para mejorar el bienestar animal, están construyendo otra para sumar 100 camas más y repetirán con el alquiler vacuno. "Tenemos claro que seguiremos confiando en Cipsa para comprar animales mediante leasing", asegura Vanesa. En esta ocasión apostarán por novillas.

Leasing vacuno: las reses que se ‘autopagan’
Comentarios