viernes. 24.01.2020 |
El tiempo
viernes. 24.01.2020
El tiempo

El acusado del crimen de Chapela: "Me arrepentiré toda la vida por no quedarme en casa"

O acusado de matar dun disparo a un mozo na noite de San Xoán de 2017 en Chapela, este luns durante o xuízo. SALVADOR SAS (EFE)
O acusado de matar dun disparo a un mozo na noite de San Xoán de 2017 en Chapela, este luns durante o xuízo. SALVADOR SAS (EFE)

El juicio quedó visto para sentencia y el fiscal abrió la puerta a rebajar la condena en siete años

El hombre acusado de asesinar a un joven de 25 años en la noche de San Juan de 2017 en la playa de Arealonga, en Chapela, ha manifestado, haciendo uso del derecho a la última palabra, que se arrepentirá "toda la vida" por no haberse "quedado en casa esa mala noche".

A la conclusión del juicio en la Audiencia de Pontevedra, pendiente ahora del veredicto del jurado popular, José Luis L.P. ha leído una carta manuscrita en la que ha expresado su pésame a la familia y amigos de Daniel Beltrán y ha dicho que cambiaría su vida por la de la víctima "sin pensarlo".

También ha manifestado que es "muy consciente" de que sus actos han "destrozado a dos familias", la de la víctima mortal y la suya, y ha añadido: "no tengo perdón ninguno".
José Luis L.P. ha indicado que a sus 46 años sabe que la condena que le pueda caer va a ser su "muerte en vida", y que se considera "incapaz de hacer daño a nadie".

Ha relatado que desde niño su vida ha sido "un tormento" y que no tiene recuerdos "en libertad", pues desde los 19 años se han sucedido sus entradas y salidas de la cárcel y ha encontrado "un escape" en las drogas.

"Lo siento. Me hubiera gustado que todo fuera distinto", ha concluido su alegato.

Tras estas palabras, el juicio ha quedado visto para sentencia, a expensas del veredicto del jurado, que comenzará a elaborar a partir del jueves. 

El fiscal abre la puerta a rebajar la condena en siete años
El fiscal ha abierto la posibilidad de rebajar en siete años, para pasar de 42 años de cárcel a 35 la condena para el acusado.

El representante del ministerio público ha modificado su escrito de acusación al introducir la alternativa de un delito de atentado contra agentes de la autoridad al de homicidio en grado de tentativa, que considera en todo caso probado tras la prueba practicada en la vista oral.

Así pues, de los 10 años que solicita para el acusado por supuestamente intentar coger el revólver y dispararle a los agentes que lo acabaron reduciendo, propone como alternativa el delito de atentado contra agentes de la autoridad con el uso de armas, también en grado de tentativa, penado con tres años de prisión.

Mientras, la abogada de la defensa se ha ratificado en pedir la libre absolución de su cliente y, en caso contrario, que las circunstancias eximentes alegadas, las de intoxicación plena y de alteración psíquica, pasen a ser consideradas como atenuantes a la hora de fijar las penas por los cuatro delitos que le imputan.

Estos son, en el caso de la Fiscalía, dos delitos de asesinato, uno en grado de tentativa, otro de tentativa de homicidio o, alternativamente, de atentado contra agente de la autoridad, y otro de tenencia ilícita de armas con el agravante de reincidencia, al acumular cuatro condenas anteriores.

El fiscal se ha dirigido al jurado popular, compuesto por cuatro hombres y siete mujeres, dos de ellas suplentes, para advertirles de que si asumen la tesis de la defensa, José Luis L.P. podría en cinco años "salir a la calle y se carga a otros dos".

El acusado del crimen de Chapela: "Me arrepentiré toda la vida por...