viernes. 22.01.2021 |
El tiempo
viernes. 22.01.2021
El tiempo

Tráfico jubilará los triángulos del coche en 2024: llega la V-16

Los triángulos son obligatorios desde 1999. DGT
Los triángulos son obligatorios desde 1999. DGT
Los conductores gallegos tienen tres años por delante para cambiar los triángulos de señalización de su coche por las nuevas luces V-16, que ya se pueden usar de forma voluntaria a partir de marzo. Son más seguras ya que se ven mejor y evitan que el conductor tenga que bajarse del vehículo y exponerse a un atropello. 

Generated by  IJG JPEG LibraryAunque este año saltaron muchas alarmas cuando se empezó a hablar de que la Dirección General de Tráfico (DGT) exigiría a los conductores a partir de 2021 las luces de señalización de emergencia en lugar de los tradicionales triángulos, lo cierto es que este cambio no será tan inmediato. La idea es que las autoridades sí reconozcan ya a partir de marzo la baliza V-16 como elemento de señalización de accidentes homologado y legal, pero la jubilación oficial de los triángulos tardará algo más. En concreto tres años, hasta enero de 2024. Esa es al menos la hoja de ruta que maneja el Gobierno central, que prevé aprobar este trimestre el llamado Real Decreto del Auxilio en Carretera, cuyo borrador ya da pistas sobre esta novedad.

¿Qué es la luz V-16?

Generated by  IJG JPEG LibraryEs una luz de emergencia a modo de baliza de color naranja y pequeño tamaño –cabe en la guantera– que a través de un reflector parabólico emite destellos visibles a larga distancia –hasta un kilómetro–. Se fija en el techo del coche de forma muy sencilla ya que lleva un imán y no tiene cables, porque se alimenta pila o una batería que le concede al menos dos horas de autonomía a pleno funcionamiento.

¿Cuándo será obligatoria?

La DGT ya reconocerá este dispositivo a partir de marzo, aunque sobre el papel –el decreto final todavía no se aprobó– los conductores no tendrían que llevarlo de forma obligatoria hasta el 2 de enero de 2024. Hasta entonces, la novedad es que se pueden llevar triángulos o la baliza V-16 porque ambos sirven, pero siempre uno de los dos en el vehículo. De hecho, ya hay conductores que usaban este tipo de dispositivos luminosos desde que salieron al mercado como complemento de seguridad.

¿Por qué se cambia?

La principal razón es la seguridad. El problema de los triángulos, que acompañan a los gallegos en sus coches desde el año 1999, es que su colocación para señalizar un accidente exige abandonar el vehículo y caminar por el arcén o la carretera hasta 150 metros, muchas veces en condiciones de escasa visibilidad como durante la noche o con lluvia o niebla. De hecho, la DGT constató en los últimos años un incremento de los atropellos en general y de los de conductores que iban a señalizar accidentes en particular. La estadística oficial de 2020 confirma un aumento de las víctimas mortales de atropellos pese a que el confinamiento redujo buena parte del año la circulación. De ahí que se adoptara esta medida porque saltaron todas las alarmas.

¿Qué ventajas tiene?

Las ventajas de la luz V-16 son muchas. La principal es la seguridad, ya que se puede colocar sin bajarse del coche: basta con cogerla de la guantera y sacar el brazo por la ventanilla para situarla sobre el techo del turismo a través de su imán, lo que además la activa de forma automática. Su manejabilidad y el hecho de no tener cables permite llevarla incluso en las motos ya que apenas ocupa sitio. Otra de las virtudes de la baliza V-16 es que su visibilidad es muchísimo mayor que la de los triángulos. Otras ventajas son su bajo consumo, ya que usan pequeñas pilas de 9V o baterías recargables con el mechero del propio coche. Al emplearlo, también activará de forma automática la solicitud de asistencia del conductor al estar conectado por el teléfono móvil. E incluso algunos modelos tendrán luz blanca fija —además de los destellos—, lo que permite usarla como linterna dentro o fuera del vehículo. Por último, su grado de protección IP54 garantiza su durabilidad y su funcionamiento bajo condiciones climatológicas adversas.

¿Y desventajas?

El principal problema de la V-16 llega con las grandes furgonetas, los autobuses o los camiones, ya que en ambos casos su colocación no se podría realizar sin bajar del vehículo al no tener el techo de la cabina al alcance del brazo. Por el momento es todo un misterio cómo se resolverá este tipo de inconveniente, aunque todo apunta a que, en casos puntuales, los triángulos tendrán que seguir acompañando a determinados conductores. O también se puede optar por la alternativa de fijar el dispositivo V-16 en otra zona del vehículo o incluso en el quitamiedos de la carretera, a una distancia del accidente o la avería.

¿Dónde se pude conseguir?

Los dispositivos luminosos V-16 llevan ya un tiempo en el mercado pese a no ser obligatorios. Hoy en día existen varios modelos homologados, como el SOSTraffic o el Help Flash, con precios alrededor de los 30 euros y que se pueden adquirir fácilmente en la web. Hay más modelos, pero hay que fijarse en que tengan la homologación oficial de la DGT.

¿Qué dicen los expertos?

Aunque la compra de la V-16 supone un desembolso para el conductor, la mayoría de colectivos del volante admiten que significará un salto importante en cuanto a la mejora de la seguridad. "Hoy por hoy, el usuario tiene que abandonar el vehículo e ir a colocar el triángulo. Es precisamente en ese momento cuando las personas se convierten en vulnerables, por lo que consideramos que es más apropiado permanecer en el vehículo sustituyendo esa preseñalización por otra", explicaba Ana Blanco, de la DGT.

Tráfico jubilará los triángulos del coche en 2024: llega la V-16
Comentarios