martes. 10.12.2019 |
El tiempo
martes. 10.12.2019
El tiempo

Cae un supuesto socio de El Burro y varios colaboradores tras una relevante aprehensión de cocaína

Salida de la vivienda de Vilanova de dos de los detenidos y varios agentes. EMILIO MOLDES
Salida de la vivienda de Vilanova de dos de los detenidos y varios agentes. EMILIO MOLDES
Manuel Osorio, vinculado policialmente al clan cambadés e investigado como presunto testaferro de Jorge Dorribo en la trama Campeón, fue arrestado este lunes por la Unidad Central Operativa

Los agentes del Servicio de Vigilancia Aduanera (SVA) de Galicia y los investigadores de las distintas unidades de élite de la Policía Nacional conocen bien a Manuel Osorio, cambadés que relacionan desde hace años con el narcotráfico, presuntamente vinculado al nunca condenado clan de Los Burros, y el blanqueo de capitales, al lado del mismo grupo y del mismísimo Jorge Dorribo, junto al que acabó siendo investigado en el marco de la operación Campeón.

Osorio se quedó fuera del asunto que fue juzgado en el Supremo, pero parece difícil que se escurra de un nuevo frente que desde este lunes tiene ante sí. El Equipo Contra el Crimen Organizado de Galicia (Eco Galicia) maneja pruebas que cree suficientes como para relacionar al empresario de Cambados con una importante aprehensión de cocaína. Por ello fue detenido y trasladado a la Comandancia del Instituto Armado en Pontevedra, a la espera de su puesta a disposición judicial.

La de Osorio fue la más notoria de las detenciones, pero la jornada del lunes dio para mucho más. Las laboriosas investigaciones en las que llevaban varios meses trabajando los miembros de la unidad ECO Galicia, grupo dependiente de la Unidad Central Operativa (UCO), desembocaron en la citada aprehensión de una cantidad relevante de polvo blanco que, al cierre de esta edición, no había trascendido.

El ECO de la Guardia Civil detuvo a al menos seis personas en Vilanova, Vilagarcía y Cambados en un operativo que continúa abierto

A su vez, y bajo la coordinación de la Fiscalía de Pontevedra, la Guardia Civil puso en marcha un amplio dispositivo en cascada que se inició con el arresto inmediato de todas las personas supuestamente relacionadas con la mercancía ilícita, seguido del posterior registro domiciliario de viviendas y otros inmuebles relacionados de forma directa o indirecta con las personas objeto de investigación.

Así, miembros de la USECIC (Unidad de Seguridad Ciudadana de la Comandancia) fuertemente armados se presentaron en distintas localidades de O Salnés para ofrecer el apoyo necesario a los investigadores de la Unidad Central Operativa. Los primeros uniformados y los segundos de paisano estuvieron en pleno centro de Cambados, primero, para desplazarse a continuación a la próxima localidad de Vilanova de Arousa y posteriormente a Vilagarcía, todo ello durante la jornada matinal.

VILANOVA. No menos espectacular fue la irrupción de la USECIC y de los miembros del ECO Galicia en Vilanova de Arousa. En pleno casco urbano y de una forma similar a Cambados, los agentes procedieron a la detención de Joaquín F. R., alias Quinso, y de su cuñado, presuntamente relacionados con la misma aprehensión que la Guardia Civil atribuyó a Osorio. Conocidos como Los Gaiteiros, fuentes policiales vincularon en el pasado a algunos miembros de esta familia con el tráfico de estupefacientes, aunque no a un nivel tan relevante como el que se manifiesta con la presente operación policial.

Los agentes permanecieron en la vivienda atribuida a los detenidos durante varias horas en busca de indicios y pruebas que sirvan para afianzar los cargos que presentarán contra ellos.

Abundante documentación en formato físico y digital acabó en manos de los investigadores, que, pasadas las once de la mañana, abandonaban Vilanova. Aún les quedaba trabajo por hacer y, sin prisa pero sin pausa, se dirigieron hacia el siguiente punto caliente de la jornada.

VILAGARCÍA. La siguiente parada de los investigadores fue el centro de Vilagarcía de Arousa. El edificio Lara, en el ojo del huracán por cuestiones de índole urbanística y muy conocido también por ser el más elevado de la capital arousana, fue el escenario del siguiente registro. En este caso, los agentes se introdujeron directamente en el garaje para efectuar el registro, si bien la presencia de los vehículos de la USECIC a las puertas de la sede del Diario de Arousa llamó la atención de los vecinos.

Varias viviendas, un garaje y una nave industrial fueron objeto de minucioso registro por parte de los investigadores

NAVE INDUSTRIAL. El último enclave que fue objeto de registro durante la mañana del lunes fue una nave industrial vinculada a Manuel Osorio y algunos de sus socios, en la que la Unidad Central Operativa buscó más indicios relacionados con la actividad delictiva con la que le vinculan tras la investigación que cristalizó con su arresto.

Los agentes no hallaron nada relevante en este caso, a la espera de efectuar el análisis forense del material informático que llevarán a cabo los especialistas de la Brigada de Investigación Tecnológica de la Comandancia de la Guardia Civil de Pontevedra.

El operativo continúa plenamente abierto, por lo que el juzgado que se encarga de la coordinación del mismo mantiene el más absoluto secreto de las actuaciones.

El nexo de Dorribo con el narcotráfico 
Los pinchazos telefónicos a los que estaba sometido El Burro por parte de agentes del Servicio de Vigilancia Aduanera fueron los que hicieron explotar la operación Campeón, un macroproceso que se inició con medio centenar de imputados pero que se saldó con apenas una docena de personas condenadas, encabezadas por el lucense recientemente fallecido tras sufrir un paro cardíaco. 

Las primeras investigaciones desvelaban relaciones directas entre El Burro y Jorge Dorribo y de este con Manuel Osorio, quien, según los agentes (nada de ello pudo ser acreditado por la vía judicial), era uno de los principales testaferros del empresario de la ciudad amurallada en las Rías Baixas. 

Las pesquisas sirvieron para conocer que Dorribo tenía a nombre de terceras personas al menos dos embarcaciones de lujo (llamadas Mansoor y Evelyn), en una de las náuticas propiedad de Los Burros. 

Fuentes policiales sitúan a Manuel Osorio como uno de los principales colaboradores de los líderes del grupo de Cambados, investigado en numerosísimas ocasiones por su supuesta participación en grandes operaciones internacionales de tráfico de cocaína pero jamás condenados por ello. Osorio, según el SVA, habría blanqueado dinero de Dorribo. El TS, sin embargo, le dejó fuera de toda culpa.

Cae un supuesto socio de El Burro y varios colaboradores tras una...