sábado. 07.12.2019 |
El tiempo
sábado. 07.12.2019
El tiempo

La vaca frisona, la soberana lechera

Vacas de raza frisona en una explotación ganadera. XESÚS PONTE
Vacas de raza frisona en una explotación ganadera. XESÚS PONTE

La irrupción en Lugo del ganado bovino de raza frisona se remonta a los años 50. Sus facilidades para la producción de leche propiciaron que los ganaderos se decantaran en masa por estas reses

El panorama en el campo gallego ha cambiado radicalmente con el paso de los años. Durante algún tiempo la raza rubia copaba la práctica totalidad de las explotaciones, sin embargo, los ejemplares foráneos fueron penetrando poco a poco en el sector ganadero conformando un amplio abanico de variedades. Este es el caso de la frisona, una de las reses que actualmente controla el mercado lechero y que llegó a las ganaderías lucenses y gallegas en los años 50.

"Naquel tempo o Ministerio de Ganadería era o encargado das instalacións pecuarias, que era onde se facían as probas para ir implantando novas razas", rememora el expresidente del Colegio de Veterinarios de Lugo, Pedro Vila Arias. El experto explica que fueron los veterinarios que trabajaban en estas instalaciones los que descubrieron la valía de esta variedad, originaria de Alemania y de los Países Bajos, e impulsaron su irrupción en el mercado gallego.

El repentino auge de la raza lechera propició que los ganaderos tuviesen que enfrentarse a nuevos problemas sanitarios


"Tras moitas probas déronse conta de que unha vaca deste tipo podía chegar a triplicar os litros de leite que outra vaca podía xerar, algo que era moi beneficioso para a industria", precisa el experto, quien señala que en aquel tiempo la raza autóctona gallega también se destinaba a la producción de leche. "A rubia producía leite de gran calidade, tiña moita cantidade de graxa e era moi saborosa", precisa el veterinario.

Sin embargo, la llegada de la frisona obligó a relegar a gallega a un segundo plano. "Por desgraza naquela época primaba máis a cantidade que a calidade e as industrias leiteiras recollían practicamente todo. Isto obrigou a destinar a nosa raza unicamente ao sector cárnico. Hai que ter en conta que unha frisona podía producir preto de 3.000 litros mentres unha rubia non chegaba a 1.000", dice Vila.

IMPLANTACIÓN. El veterinario recuerda que la entrada de la frisona en la provincia lucense se hizo de forma escalonada. "Foise implementando por comarcas, desde a zona da Mariña ata o interior. A xente traía exemplares de Holanda, Alemania ou Suíza. Nun comezo os gandeiros foron cautelosos porque se trataba de algo novidoso, pero cando viron que a frisona xeraba uns cartos mensualmente e que non había que esperar a vender as crías como acontecía coa rubia produciuse a entrada en masa desta raza".

Poco a poco las manchas blancas y negras fueron haciéndose con el control del campo gallego. "Houbo gandeiros que se meteron de golpe no gando frisón, apartando a rubia, e outros foron traendo as vacas de fóra pouco a pouco. A xente comezou a facer os seus propios cruces e viron que o frisón tiña un rendemento moito maior", dice el experto, quien indica, no obstante, que pronto empezaron a aparecer los problemas. "A irrupción dunha raza descoñecida provocou que os gandeiros tiveran que enfrontarse a novas enfermidades vinculadas ao aparato dixestivo, ás ubres ou ás pezuñas. Moita xente non sabía o que era unha vaca de muxido e durante anos, ata que se asentou a raza, houbo bastante caos".


Vacas frisonas. XESÚS PONTE

ACTUALIDAD. Hoy en día los mercados lecheros gallego y nacional no disponen de razas autóctonas y la frisona es la que tiene la hegemonía, siendo residual la presencia de la parda alpina o la jersey, entre otras.

Según explican desde Africor Lugo, la exclusividad de esta raza se debe al tipo de mercado al que se dirige el producto, "que é o seu envasado para o consumo en líquido". "Noutros países onde gran parte do leite se destina á súa transformación en queixos, iogures ou derivados, cobran importancia outras razas que non teñen o potencial de produción da frisona, pero xeran leite cuns niveis máis altos de graxa e proteína", explican.

En cualquier caso, la evolución de las explotaciones lecheras gallegas ha sido enorme en las últimas décadas "tanto a nivel de tecnificación como de instalacións, manexo ou mellora xenética", precisan desde Africor.

La vaca frisona, la soberana lechera
Comentarios