Viernes. 25.05.2018 |
El tiempo
Viernes. 25.05.2018
El tiempo

Castaña ecológica, un sector en auge

Varios castaños. SEBAS SENANDE
Varios castaños. SEBAS SENANDE

El consumo de castañas ecológicas está en pleno auge. Lugo lidera este sector con unas cifras que suponen el 60% de la producción gallega. La mayor parte se destina a la exportación, aunque el mercado nacional cada vez consume más castaña certificada y los productores optan por ampararla con un sello como garantía de éxito.

 

LA CASTAÑA ecológica está de moda. Cada vez más gente opta por consumir este producto, pero amparado con un sello que garantice su calidad. La provincia gallega que más se ha beneficiado de este auge ha sido Lugo, que a día de hoy lidera la producción con 1.500 hectáreas, lo que supone más del 60% de la superficie de Galicia y un incremento de más del 50% en el pasado año 2017, según datos provisionales del Craega (Consello Regulador da Agricultura Ecolóxica de Galicia).

La certificación de la castaña se remonta a hace más de dos décadas. Surgió paralela al nacimiento del Craega y desde esa fecha el mercado ha ido creciendo y la demanda se ha disparado en los últimos años. Pero, ¿cómo se certifica un producto que ya es natural de por sí? Desde el consejo regulador explican que la diferencia está en "controlar que non se usen pesticidas nin produtos químicos en todo o proceso. Por iso controlamos este aspecto desde que se planta a árbore ata que se recolecta o froito", explica Manuel Cancio, director técnico.

Así, cada vez más los productores optan por la ecología como garantía de éxito, según constata Jesús Quintá, gerente de Alibós (Monterroso), empresa puntera en este sector en la comunidad. "Fomos os promotores no ano 1997 da certificación de castaña. Apostamos por ela para responder ás esixencias do mercado que cada vez máis reclama produtos con selo, e está demostrado que acertamos", explica. Así, hoy en día la factoría comercializa cerca del 90% del volumen de castaña ecológica de Galicia, que en su mayoría es exportada a países como Japón, Suiza o Francia. "Movemos un volume de negocio de 300 toneladas, un 10% da nosa produción, e facturamos un millón de euros", señala.

La fácil conversión del producto es un incentivo más para inscribir la producción en el consejo regulador. Una de las últimas incorporaciones fue la cooperativa A Carqueixa, de la zona de Os Ancares. Casi la totalidad de los 200 socios se anotaron al Craega el pasado año. "A castaña xa é natural de por si, polo que non require de moitos trámites para certificala. A recollida xa é asilvestrada por tradición e non é habitual usar pesticidas nas árbores. Por iso nos animamos a mudar o negocio de convencional a ecolóxico", explica Román Sánchez, uno de los productores de Cervantes, quien precisa que los beneficios del negocio ecológico son muchos. "O selo dáche competitividade, un prezo máis alto e unha distinción".

Jesús Quintá, gerente de Alibós: Fomos os promotores no ano 1997 da certificación de castaña en Galicia. Hoxe en día supón un 10% da nosa produción

Verónica Núñez, propietaria de Caurelor: A partir deste ano apostaremos ao 100% polo produto ecolóxico porque a xente pide un selo que ampare a calidade

Precisamente, el incremento en los precios es otro de los incentivos de este sector. "Coa certificación asegúraste un prezo máis ou menos estable desde o comezo ata o final da campaña, a diferenza do que pasa coa castaña convencional, coa que poden chegar a reducirse á metade os prezos", explica José Antonio Fernández, productor de Baralla y expresidente del Craega. Él tiene unas cinco hectáreas de producción y comercializa sobre 3.000 kilos por temporada. "É un produto que responde ben ás expectativas do mercado. A demanda está en alza e iso asegúrache que vai ter saída", resalta.

Román Sánchez, cooperativa A Carqueixa: Inscribímonos no consello hai dous anos porque a conversión era sinxela. Estamos satisfeitos co mercado

José Antonio Fernández, productor de Baralla: Coa certificación asegúraste un prezo máis ou menos estable desde o comezo ata o final da campaña

LA AVISPILLA, EL RETO. Garantizar la ausencia de productos químicos en el fruto también tiene sus inconvenientes. Uno de los últimos retos a los que se está enfrentando el sector es la plaga de la avispilla del castaño, que ha azotado la comunidad. Algunos productores ecológicos han visto cómo sus árboles están afectados y no pueden hacer nada al respecto. "Só se podería actuar se se declarase unha alerta xeral. Neste caso trataríanse as árbores, pero non se podería comercializar como ecolóxico", explica Cancio.

Pese a todo, los productores se muestran optimistas. Este es el caso de la firma Caurelor (Quiroga). Su dueña, Verónica Núñez, explica que aunque tienen varios árboles afectados confían en que "a natureza, que é moi sabia, acabe por ela mesma coa praga". Es más, señala que están tan satisfechos con las cifras logradas en el sector que el año que viene convertirán toda su producción. "Apostamos ao 100% polo ecolóxico porque pensamos que é o futuro", resalta.

Craega

Rocío Freire, vicepresidenta: "La demanda de productos certificados crece a fuerte ritmo"


Desde el Craega señalan que "el consumo de productos certificados de alta calidad crece a fuerte ritmo", según apunta su vicepresidenta, Rocío Freire, quien resalta el importante peso que tiene la provincia de Lugo en el sector "liderando la producción gallega".

Freire indica que las expectativas son muy buenas y remarca que "iniciamos este año 2018 en este ideal escenario, lo que nos da la seguridad de que también habrá nuevas incorporaciones al Consello Regulador"

Manuel Cancio, director técnico: "A reconversión completa para castiñeiros novos dura tres anos"

Los productores que inscriben sus fincas en el Craega tienen tres años de reconversión si los árboles son jóvenes. Sin embargo, para los castaños centenarios el cambio es automático, según explica Manuel Cancio, director técnico del Craega.

Precisa, además, que para asegurar la certificación los productores tienen que convertir toda su producción de castaña a ecológica. "Non se pode ter unha finca en convencional e outra certificada do mesmo produto", añade.

Castaña ecológica, un sector en auge