domingo. 12.07.2020 |
El tiempo
domingo. 12.07.2020
El tiempo

PRUEBA: ALFA GIULIA QUADRIFLOGIO

La pasión con razón

Alfa Giulia Quadrifoglio. EP
Alfa Giulia Quadrifoglio. EP
El Alfa Giulia Quadriflogio es, con sus 510 caballos, un deportivo de extraordinario carácter que mantiene la funcionalidad de una berlina
Bajo su apariencia de berlina familiar de cuatro puertas y tres volúmenes, la versión Quadrifoglio del Alfa Giulia es uno de los deportivos más excitantes que se pueden encontrar en el mercado, gracias a sus excepcionales características dinámicas y a un soberbio propulsor, de origen Ferrari, de seis cilindros en V 2.9 litros de cilindrada, biturbo y 510 caballos.

Con esta carta de presentación, este Alfa Romeo se pone a la altura, e incluso supera en algunos apartados, a otros deportivos de marcas alemanas, como el Audi RS5 Sportback, el BMW M3 o el Mercedes AMG C63S.

Pero frente a estos rivales, el modelo italiano destaca por ser el único que no se impone ninguna limitación electrónica, por lo que es capaz de superar los 300 kilómetros por hora.

Obviamente, alcanzar esa velocidad en una carretera abierta al tráfico es una temeridad y puede ir acompañada de una visita al juez, por lo que lo más sensato es explorar sus límites en un circuito cerrado.

Giulia Quadrifoglio2

El trazado de A Pastoriza fue el escenario elegido y, aunque sus lentas curvas y cortas rectas tampoco son lo óptimo para un coche de estas características, sí son suficientes como para comprobar su capacidad de aceleración y comportamiento general.

El cambio automático resulta rápido en las transiciones y se muestra muy fluido en su funcionamiento. Cuando se opta por llevarlo en posición manual, las grandes levas del volante garantizan una buena accesibilidad y, además, dotan al interior un toque de competición, capaz de cautivar a cualquier conductor.

La capacidad de aceleración es otro de los aspectos que más impresiona en un tipo de conducción deportiva. En la corta recta del circuito de A Pastoriza se llegan a superar los 150 kilómetros por hora, aunque para ello hay que ser cuidadoso con el pedal del acelerador, ya que toda la potencia se entrega al eje de atrás, lo que hace que, sin los controles de estabilidad activados, haya que tener una cierta habilidad al volante para no acabar cruzado en la pista.

El excelente nivel que ofrece todo el conjunto se completa con una dirección rápida y muy precisa y unos frenos de gran tamaño, en medidas de 360 milímetros en el eje delantero y 350 en el trasero, que en el exigente circuito de A Pastoriza no dieron ningún síntoma de fatiga. Aún así, quienes lo prefieran pueden elegir, como opción, los discos de carbono, que se ofrecen por un precio que supera los 8.000 euros.

Giulia Quadrifoglio3

Por supuesto, para disfrutar al máximo de todas estas cualidades en un circuito cerrado, resulta necesario elegir el modo de conducción Race, con el que la diversión está totalmente asegurada.

DÍA A DÍA. Pero si en circuito el Alfa Giulia Quadrifoglio se muestra como una eficaz arma para ‘devorar’ curvas, el modelo italiano también puede hacer el papel de tranquila berlina para una utilización diaria, ya sea para moverse por ciudad o viajar por carretera.

En estos entornos, esta versión del Giulia no es desde luego un coche para pasar inadvertido —las cuatro salidas de escape o las llantas de 19 pulgadas lo delatan— pero en el modo de conducción Normal se comporta como una tranquila berlina, en el que incluso el nivel de sonido se sitúa en unos valores muy contenidos.

Y es que salvo los bacquets delanteros, dignos de un coche de competición, o por la molduras del interior en fibra de carbono, el Quadrifoglio conserva todas las virtudes inherentes a la familia Giulia. Es decir, una berlina de cuatro puertas, con una buena habitabilidad interior como para transportar hasta cuatro pasajeros y un maletero de 480 litros que, en todo caso, es suficiente como para satisfacer las necesidades básicas de una familia de cuatro miembros.

En ciudad, el funcionamiento del motor biturbo resulta muy agradable y el coche empuja de forma progresiva desde muy bajas vueltas, sin que se produzcan incómodos tirones. También en carretera abierta y autovía su comportamiento resulta satisfactorio. Es un coche que soporta bien unos ritmos de marcha moderados y, a pesar de su gran cifra de potencia, se muestra fácil de llevar, siempre que se imponga un cierto sentido común.
Pero si en un ataque repentino de alegría, el conductor decide pisar a fondo en la salida de un viraje, los sistemas de control de estabilidad —en carreteras abiertas lo sensato es llevarlos siempre conectados— se muestran totalmente eficaces y contienen cualquier amago de derrape o deslizamiento de la zaga.

Giulia Quadrifoglio1

De lo que no cabe duda es que, a pesar de su veteranía en el mercado, el Alfa Giulia Quadrifoglio se mantiene como uno de los modelos más atractivos y exclusivos de su segmento.

Se trata, además, de uno de esos modelos que encandilarán a los amantes de los deportivos italianos, pero también convencerá a los que buscan la fiabilidad y versatilidad de uso de los coches alemanes. Lo peor de todo es que los más de 90.000 euros que cuesta aparta este sueño de la mayoría de los mortales.

FICHA TÉCNICA
Motor
Combustible: Gasolina
Cilindrada: 2.891 cc
Número de cilindros: V6
Potencia máxima: 510 CV

Prestaciones y consumos    
Velocidad máxima: 307 kms/h
Aceleración 0 a 100 km/h: 3,9 seg.
Consumo medio: 8,2 litros
Emisiones CO2: 189 gr/km

Transmisión
Tracción: Trasera 
Cambio: Automático, 8 vel.

Precio
Desde 90.866 euros
CONCESIONARIO EN LUGO

lugocar

La pasión con razón
Comentarios