lunes. 21.10.2019 |
El tiempo
lunes. 21.10.2019
El tiempo

Se cumplen los pronósticos en Eurovisión

"Microphone" by Alex Indigo (CC BY 2.0)

Solo Austria logró poner nerviosa a Netta, que como principal favorita se impuso en Portugal logrando así la cuarta corona para Israel en su historia en Eurovisión.

Desde que en 2016 se implantara el nuevo sistema tanto de puntuación como de clasificación, nunca había ganado un favorito. Sin embargo, en esta ocasión, los pronósticos de las casas de apuestas se cumplieron e Israel se llevó la victoria por delante de Chipre, que le puso emoción hasta el final.

Netta Barzilai fue la gran triunfadora de una noche que pintó muy bien para Austria, pero en la que el tele-voto acabó decidiendo la gala. Y es que, al público europeo le gustó mucho tanto el aire renovador de la canción israelita, como el mensaje que se pretendía transmitir en un single que apunta a triunfar en los próximos meses.

Con un total de 529 puntos, Israel logró la victoria por delante de Chipre, la segunda favorita, que acabó con 436. Algo más atrás terminó Austria, la preferida por el voto de los jurados, pero que finalmente concluyó con 342 puntos, sin duda la gran perjudicada del nuevo sistema adoptado por el Festival de la Canción.

Recordemos que desde el 2016 hay 46 países votantes que lo hacen a través de dos rondas. La primera es mediante un jurado que delibera y entrega de 1-10 puntos a las que más les haya gustado y 12 a la mejor considerada por ellos. De esta manera se hace una primera vuelta en la que se van entregando las 11 puntuaciones que cada país considera, obviamente sin poder votarse a sí mismos.

Hasta ahí es el 50% del total, mientras que la otra parte se recoge mediante la suma de los puntos que el tele-voto proporciona en cada país. Por ejemplo, si en España el país más votado por el público ha sido Austria, ellos son los que se llevan los 12 puntos y así hacia abajo hasta entregar también las mismas 11 puntuaciones. Después, se suman todos los puntos y se van entregando a los 26 finalistas por orden ascendente.

Ahí es donde Austria perdió mucha comba, pues en la primera mitad, en las valoraciones de los jueces, acabó como primera clasificada con una gran diferencia sobre Israel y Chipre, aunque seguida muy de cerca por Suecia. Sin embargo, la baja puntuación obtenida por el tele-voto le privó del hecho de dar la sorpresa en una noche en la que los pronósticos colocaban al cantante austríaco entre los siete últimos clasificados. Aún así su tercer puesto fue un gran resultado para Cesár Sampson y su 'Nobody but you'.

Y la gran beneficiada de esta segunda votación, además de la campeona Israel, fue Chipre, que marchaba quinta en la primera fase y acabó siendo la única rival que podía pelearle la victoria a Netta. De esta manera, Eleni Foureira y su canción ‘Fuego’ se subieron al segundo escalón de un podio en el que solo Austria se confirmó como sorpresa.

Por parte de España, Alfred y Amaia no tuvieron el tirón esperado y terminaron en una lamentable vigesimotercera posición con 61 puntos. Solo Portugal, Finlandia y Reino Unido tuvieron unas puntuaciones más bajas que la nuestra, ya que sumaron 39, 46 y 48, respectivamente.

A los dos cantantes les ocurrió algo similar a lo de César Sampson, pues tras la primera ronda de votaciones marchaban en decimoséptimo lugar. Sin embargo, el hecho de ser los terceros menos votados por el público europeo y recibir solo 16 puntos en esa fase, les privó de objetivos más ambiciosos en una nueva gala de Eurovisión de la que España regresa sin triunfar.

La actuación del dueto fue buena, aunque quizás faltó algo más de ese juego de luces que tanto triunfa en este Festival de la Canción. Cabe recordar que en algún punto los representantes de España, Alfred y Amaia, tuvieron un gran tirón, pero con el paso de los meses sus posibilidades se fueron enfriando, hasta tal punto de que una vez finalizada la gira europea para promocionarse ya no estaban en las quinielas de nadie, ni si quiera para terminar entre los 15 primeros.

Eso sí, no fueron ni de lejos los peores de una gala en la que, por ejemplo, Francia solo sumó cuatro puntos en la primera fase de votación, la más profesional. Destacamos este ejemplo porque finalmente, con nada menos que 173 puntos, terminó en la decimotercera posición, gracias todo ello al famoso tele-voto

Se cumplen los pronósticos en Eurovisión
Comentarios