miércoles. 08.04.2020 |
El tiempo
miércoles. 08.04.2020
El tiempo

Seis millones de quesos del país

Una técnica evalúa un pedazo de queso gallego en una cata (AGN)
Una técnica evalúa un pedazo de queso gallego en una cata (AGN)

Si hubiera que repartir entre todos los gallegos la producción anual de quesos del país de las cuatro denominaciones de origen (Tetilla, Arzúa-Ulloa, San Simón da Costa y Cebreiro) tocarían a alrededor de dos unidades por cabeza. Aunque podrían ser cuatro, porque hay capacidad suficiente para doblar la producción, que se acerca a los seis millones de piezas.

El dato permite comprobar que se superó ya en producción a quesos como el menorquino de Mahón, mientras que va pareja con la del manchego o el zamorano, que son los más importantes con un distintivo de calidad propio en España.

Estética
Bajo el paraguas de las denominaciones de origen protegido, los quesos del país ganaron en calidad y también en su aspecto exterior, con una maduración más homogénea y una pasta más consolidada y con menos defectos a la vista.

Además, frente a piezas de 1,2 ó 1,3 kilogramos, se está empezando a pasar ahora a formatos más pequeños, con quesos de 800 gramos, tal y como señala Waldo Carreira, jefe de servicio de Promoción Agroalimentaria de la Consellería de Medio Rural y responsable de las 11 ediciones celebradas hasta ahora de la Cata dos Queixos de Galicia —la última de ellas, la pasada semana—.

Producto competitivo
Para este experto, de los quesos gallegos destacan muchas cosas además de un precio competivivo. Por ejemplo, que se trata de un producto, en cualquiera de las denominaciones, hecho exclusivamente con leche de vaca, sin mezclas. Son además quesos frescos o de corta maduración que no resultan pesados a la hora de comer y que pueden tomarse como aperitivo y como postre, con la ventaja que tienen también su sitio en la cocina como complementos de la carne.

El que más se conoce fuera de las fronteras de Galicia es el de Tetilla, orientado a la exportación y con unas industrias con mayor capacidad de elaboración. El Arzúa-Ulloa está más centrado en el mercado autonómico, aunque está empezando a dar el salto hacia la esfera nacional.

Luego está el San Simón, con ''un gran futuro por diante'', en opinión de Waldo Carreira, que asegura que no tiene competencia en ningún sitio en catas y concursos, campeón allí donde se presenta y siempre en la final cuando se trata premios. El de Cebreiro lo tiene más complicado para su proyección, por lo que el técnico aboga por poner en marcha una cooperativa de jóvenes productores o una SAT.

Seis millones de quesos del país
Comentarios