domingo. 19.09.2021 |
El tiempo
domingo. 19.09.2021
El tiempo

La decoración integral: todo lo necesario

La decoración del hogar va mucho más allá de comprar un par de figuritas y colocarlas en el recibidor y las estanterías, pese a que, en ocasiones, se piense que se limite a eso. Hoy, te explicamos una forma mucho más amplia de verlo. ¡Vamos allá!

Lo primero que debes mirar es si necesitas reformas. Parece bastante sensato que, antes de ponerte a comprar figuritas y cuadros para decorar la vivienda, te asegures de que no se está cayendo a pedazos.

Por eso, lo primero que deberías hacer es contratar a una empresa que se encargue de eliminar todas las grietas, enyesar las paredes, reformar las fachadas, y todo lo que tenga que ver con hacer que su apariencia más estructural esté perfecta. Lo mejor sería una empresa que sea especialista en reformas de fachadas o rehabilitación de fachadas.

Nota que esto no quiere decir que tengas problemas estructurales en la vivienda que tengas que arreglar sí o sí. Puede que sea una simple grieta antiestética en la pared, pero que no sea preocupante para que la casa se mantenga en pie.

No estamos hablando de reformas por necesidad, sino de reformas que llevas a cabo porque quieres que la vivienda esté perfecta. Y, para que esté perfecta, necesitarás decoración, pero antes necesitarás reformas.

Además, algunos aspectos de la decoración implican reformas, incluso aunque no haya problemas o desperfectos. Por ejemplo, yo, en el pasado, decidí remodelar mi garaje para hacer una bodega.

Evidentemente, había mucho que arreglar. Para hacerla bonita, todas las paredes las hicimos de piedra. Esa es una reforma que, aunque no es necesaria por razones de desperfectos, sí es necesaria para que gane en belleza la vivienda.

Y, cuando se está decorando, lo que se busca es eso: aumentar la belleza y la elegancia del hogar.

EL INTERIOR, DE DISEÑO. Una vez has hecho las reformas oportunas, puedes pasar a decorar el interior, teniendo en cuenta los muebles y, después, los pequeños extras, como los cuadros y los elementos meramente decorativos.

En cuanto a los muebles, yo recomiendo encarecidamente que no escatimes, y compres algo de buena calidad y de diseño. Primero, porque es lo que más belleza aporta a la vivienda, pero segundo, y más importante, por la calidad que ofrece un buen producto.

Por ejemplo, los sillones de diseño, hechos en piel, por ejemplo, no solo es que queden mucho mejor que un simple sillón del Ikea, sino que, además, son más cómodos, se lavan mejor, y duran más tiempo. Puedes escoger un buen sillón de piel o cualquier otro tipo de sofás y sillones que se amolden a tus necesidades y tu estilo. Seguro que quieres un mobiliario que se ajuste a tu personalidad y no algo de fábrica.

Y ya que las reformas no las haces cada seis meses, sino que, en general, las familias suelen hacerlas cada cinco años, puedes optar por gastarte algo de dinero y lograr una gran belleza y elegancia, y una buena durabilidad.

Por supuesto, este criterio deberías aplicarlo a todo aquello que vayas a cambiar en la decoración: sillones, sofás, estanterías, mesas, etc.

Y, por la parte de la cocina, lo que yo recomiendo es que se opte siempre por la última tecnología y la comodidad, incluso aunque desentone un poco con el resto de la decoración de la vivienda. En la cocina, lo más recomendable es la comodidad, dejando el diseño ligeramente en segundo plano (aunque sin olvidarlo por completo, claro).

TODOS LOS PORMENORES CUBIERTOS. Otro aspecto que se tiene que tener en cuenta, y que muchas veces se olvida, es que, cuando haces este tipo de reformas, debes centrarte en conseguir aquellos productos y elementos que te ayuden a tenerlo todo limpio y correctamente organizado a lo largo del tiempo.

Por ejemplo, si en el plan de renovación, reforma y redecoración de tu vivienda incluyes una piscina, es normal que no tengas en cuenta mil aspectos que una piscina necesita: el cloro o la sal (según la piscina), los limpiafondos piscinas, los procesos de automatización de la depuradora, etc. En este sentido, te ayudará mucho un buen limpiafondos automático, que es un robot piscina que te la limpiará sin que tú te tengas que preocupar por ello.

Es normal que esto se olvide porque, como no estás acostumbrado a ese nuevo elemento de la vivienda, no sabes cómo tratarlo, y puedes necesitar algo de tiempo hasta acostumbrarte. Pero conviene hacerlo tan pronto como sea posible.

Para ello, lo más recomendable es que, cuando el profesional que te va a instalar ese nuevo elemento llegue a tu casa, te explique detalladamente qué es lo que vas a necesitar para mantenerlo todo en orden a lo largo del tiempo.

Es recomendable que lo apuntes en un papel o en algún sitio al que puedas acudir, porque, como digo, al no estar acostumbrado, puede que todo eso te resulte demasiado nuevo.

Teniéndolo apuntado, no tendrás ninguna dificultad, y tu vivienda no solo estará perfecta recién reformada y redecorada, sino que se mantendrá así durante mucho tiempo.

¡Y TODO BIEN LIMPIO AL ACABAR! Eso sí, si hay algo que agobie de las reformas, además de no poder utilizar tu vivienda con total normalidad, es que tienes que limpiar mucho después de haberlas hecho. Y, por supuesto, hay que hacerlas antes de empezar a redecorar, para que no se manche nada.

Para ello, te recomiendo que, si no tienes ganas de hacerlo tú mismo, optes por una empresa especializada que se encargue de ese tipo de trabajos. En todos lados encontrarás alguna empresa de limpieza en Madrid, en Barcelona, en Valencia o en ciudades más pequeñas, también. Hay muchas opciones en el mercado, pero asegúrate de contratar a una empresa seria que esté especializada en limpieza de oficinas o de comunidades.

Estas empresas son económicas y ofrecen un servicio muy atractivo, ahorrándote el trabajo de tener que limpiar tú mismo, que es bastante engorroso, dado que, tras las reformas, todo queda lleno de polvo.

No obstante, evidentemente, si no quieres gastar más de la cuenta, siempre te queda la opción de limpiar tú mismo o, incluso, contratar a alguna persona individual (un autónomo, por ejemplo), que se pueda encargar de ese trabajo.

Hay muchas opciones en este punto. Lo importante, como digo, es que todo esté limpio a la hora de redecorar.

Como puedes ver, la decoración va mucho más allá de comprar figuritas y cuadros. Hay que abordar el tema de la decoración de una forma mucho más holística, para que el resultado sea integral y haga que te sientas mucho más cómodo en el interior de tu propio hogar.

La decoración integral: todo lo necesario