Domingo. 24.06.2018 |
El tiempo
Domingo. 24.06.2018
El tiempo

El santiaguiño, un preciado manjar para Nochebuena

Una placera de A Coruña con un santiaguiño. CABALAR
Una placera de A Coruña con un santiaguiño. CABALAR

es un curioso crustáceo cuya temporada de pesca se reduce a una escasa fracción del año

El santiaguiño es, durante estas navidades, el manjar más preciado de la mesa gallega, con un exquisito sabor que compite con su elevado precio. Como cada año cuando se acerca el final del curso, las familias se reúnen para cenar en Nochebuena y comer en Navidad, antes de repetir el ritual en Nochevieja y Año Nuevo.

Son fechas señaladas en las que los gallegos disfrutan al tomar los más sabrosos productos, entre los que el marisco se convierte en principal protagonista.

El santiaguiño es un curioso crustáceo cuya temporada de pesca se reduce a una escasa fracción del año


La costa del noroeste de la península lidera este sector y el mercado de abastos de la plaza de Lugo, en A Coruña, es un punto de venta de los mejores productos, recién llegados del mar y con unos precios muy competitivos, aunque ajustados a un momento de altísima demanda.

Esta plaza de abastos, abarrotada a diario, lleva unos días con mucho más público de lo que viene siendo habitual, como ocurre con el resto de mercados de la ciudad y de Galicia en general, todos ellos rebosantes de los mejores bocados y de clientes deseosos de hacerse con ellos.

Entre todas las delicias disponibles, destaca el santiaguiño, un curioso crustáceo cuya temporada de pesca se reduce a una escasa fracción del año, lo que hace que sea tan escaso como codiciado.

Con un extraordinario sabor a mar, este marisco con unas marcas que recuerdan a la cruz de Santiago alcanza, en los pocos puestos que lo venden, un precio de 160 euros por kilogramo, el más alto del catálogo de productos.

Sobresalen, también por encima de los cien euros el kilo, como suele ocurrir, el percebe (150) -por la gran dificultad para recogerlo en invierno- y el camarón (130).

Los placeros ofrecen a sus clientes un gran repertorio de productos marinos con un tamaño apropiado para grandes comidas familiares, aunque su magnitud estos días ha sorprendido a muchos, animados incluso a tomarse fotografías junto a los enormes mariscos.

CIGALAS COLOSALES. Destacan, entre otros productos, unas colosales centollas, que superan los tres kilogramos, a la espera de un comprador que quiera compartirlas, por hasta cuarenta euros el kilo.

La cigala, a noventa euros; y el bogavante y la nécora, a sesenta, completan un amplio repertorio cuya calidad está fuera de toda duda, a la altura de unas fechas como las actuales.


La ternera gallega, el porco celta o el capón de Vilalba que también brillarán en las mesas gallegas esta Navidad


Al margen de los crustáceos más habituales, el mercado ofrece otros alimentos marinos como la almeja babosa, con un tamaño que la lleva hasta los 35 euros el kilo.

Junto a ella hay otros bivalvos, como vieiras, zamburiñas, berberechos y mejillones, que ponen otro toque marino en las comidas y cenas gallegas.

Lejos del mar, las plazas de abastos coruñesas proponen alternativas propias de la comunidad, como la ternera gallega, el porco celta o el capón de Vilalba, que también brillarán en las mesas regadas por vinos igualmente autóctonos, con denominaciones de origen tan populares como Ribeiro o Rías Baixas.

Son unas fechas para recordar que acaban siempre con los estómagos llenos, pero Galicia no agotará sus esfuerzos este fin de semana, pues sabe que todavía queda otro asalto con la llegada de 2018. 

El santiaguiño, un preciado manjar para Nochebuena