Jueves. 24.05.2018 |
El tiempo
Jueves. 24.05.2018
El tiempo

Obsesiones que no estallan

Manhunt. Unabomber
Manhunt. Unabomber

¿POR QUÉ no me acaba de gustar Unabomber? Pues vayan ustedes a saber. El caso es que no empatizo. No consigo simpatizar con los personajes de la serie, y menos aún, con el protagonista y el antagonista. Lo que tiene un personaje bien trazado es que, si es el malo, hay algo en él que conecta con algún rincón nuestro. Aunque sea oscuro. Puede ser odioso pero gracioso, por ejemplo, y, aunque no queramos porque sabemos que, un decir, es un asesino, lo que cuenta y cómo lo cuenta nos hace gracia. Y no podemos evitarlo. En los antagonistas, si no son personajes planos, siempre hay un resquicio de comprensión, quizá no confesada, pero la hay. En cuanto al protagonista, si ya no hay nada, desde un principio que atraiga de algún modo, estamos perdidos. A mi este protagonista me produjo rechazo desde el principio, es alguien que se asemeja mucho a un ser insulso, a pesar de que —imagino— lo que se pretendía era presentar a un personaje obsesionado. En realidad, supongo que la intención era reflejar una misma obsesión desde distintos lados. Y ese hubiera sido un enfoque bien interesante. Pero no sé qué pasa, que me pongo, y no me creo ni a uno ni al otro. Es como si los hubieran puesto allí, en medio de una trama centrada en ellos, y no hubieran sabido cómo reaccionar. Como si los hubieran dejado solos. Hasta empiezan a darme pena y todo, mientras escribo esto. Quizá si la vuelvo a ver, los mire con otros ojos. 

Entretanto, lo que veo son capítulos que se alargan sin justificación dándole vueltas siempre a lo mismo. Creo que lo pasa es que los personajes no están lo suficientemente matizados, como si alguien, en algún momento, hubiera pensado que la historia era lo que contaba y, cielos, aquí si que tenemos una buena historia. Y eso es verdad. La historia en sí misma no necesita más. Pero claro, hay que estructurarla y construirla, y poner unas piezas aquí y otras allá. Y tampoco vale soltar a los personajes y dejarlos tan solos, porque, sin una guía, no saben lo que hacer. 

Veamos: está el protagonista, que es el policía, digamos, rarito pero inteligente, que reclutan para contribuir a resolver el caso Unabomber, atascado desde tiempo atrás. Esperan, los del FBI, que su visión abra otro camino, que ese camino sea diferente y que esa diferencia sea la que los lleve hasta él. Luego está el antagonista, que es Unabomber, un individuo también inteligentísimo, pero marginado, humillado. Con sed de venganza. Que aquí hay una historia es más que obvio. Pero esa narrativa que, si la pusiéramos a andar, iría sola, tropieza constantemente con unos personajes que se quedan a medias. Eso es porque no se le han puesto suficientes rasgos humanos a ninguno de los dos. Parecen un poco autómatas, cada uno con su obsesión. Y por más que nos digan que Unabomber sufrió mucho de joven. No se sostienen los actos ni la pretendida justificación. 

Hay algo que no fluye en esta serie. Produce esa sensación de desdoblamiento que lleva a la falsedad. Estás contemplando una cosa y tu ser sale de ti y se va a dar una vuelta por el mundo porque no acaba de entender que los de la pantalla sean seres reales que cuentan cosas reales. Sí, porque lo leíste, porque quizá viste, en aquel tiempo, las noticias del telediario. Sabes que eso ocurrió, pero lo sientes tan lejos que lo que te preocupa es lo de siempre. Si no le haces un hueco a tu mente para estar con esos personajes, la serie está perdida. Y regresas, al cabo de un rato, vuelves a ti, y, quizá, si hay más gente viendo la serie contigo, preguntes: ¿qué pasó? Y quizá también te contesten: nada.

Asombrosos programas
5 por sorpresa es lo nuevo de Dkiss. Como todos lo de este canal, el programa es apasionante. Una pareja que, de repente, digamos de la noche a la mañana, cinco hijos. Así, de golpe. Después del susto inicial, que entendemos bien, hay que adaptarse, lo que viene es la organización. Y todo eso es lo que muestran alegremente, que si mientras el primero llora, el segundo chilla, el tercero rompe cosas, y así. No acabo de pillarle el punto, pero soy yo, que soy muy básica. 


Título: Manhunt. Unabomber   Creador: Andrew Sodroski
Intérpretes: Paul Bettany, Lynn Collins, Sam Worthington
Cadena: Discovery/Netflix   Clasificación: 2/5

Obsesiones que no estallan
Comentarios