Viernes. 24.05.2019 |
El tiempo
Viernes. 24.05.2019
El tiempo

Vidas cruzadas

El futuro de Luís Villares como portavoz de En Marea también se juega, indirectamente, en las primarias de Podemos

Luís Villares. PEPE FERRÍN
Luís Villares. PEPE FERRÍN

EL ANUNCIO de Luís Villares de que optará a la reelección como portavoz orgánico de En Marea, que en realidad no fue más que la confirmación de lo que era un secreto a voces, abrió oficialmente la carrera por el liderazgo del partido instrumental, pese a que sobre el papel habrá que esperar al próximo fin de semana, cuando está previsto el plenario de En Marea donde se dictarán las reglas de juego para las elecciones internas. Entonces, ya se conocerá además quién será el nuevo secretario general de Podemos Galicia, un hecho que sin duda será determinante en la batalla final entre oficialistas y críticos para hacerse con la batuta del rupturismo.

Y es que resulta imposible disociar las primarias autonómicas de Podemos del proceso de renovación interna de En Marea. La influencia del partido morado en el instrumental es absoluta, aunque la forma en que se materialice puede deparar distintos escenarios a partir de este miércoles.

Por un lado, si Podemos Galicia se mantiene como hasta ahora, guardará las distancias con En Marea, conservando cierta independencia y rechazando cualquier participación en la vida orgánica de la alianza que forman junto a Esquerda Unida, Anova, Cerna y las mareas municipalistas. Ese perfil es el que benefició hasta ahora a Villares, ya que esa dejadez o nula implicación de Podemos con respecto a lo que ocurre en En Marea le permitió ganar todas las votaciones internas y mantenerse en el poder.

Otra cosa es que, como parece, Podemos pase a implicarse más en el espacio de cambio, como pide por ejemplo Martiño Noriega a través de la nueva mesa de la confluencia, impulsada por él para, precisamente, involucrar más a EU, Anova y Podemos en el proyecto común. Como el morado es el partido del espacio con más inscritos, su irrupción en el proceso interno de En Marea resultaría determinante, pudiendo condicionar la balanza para uno u otro lado.

El verdadero problema es que en el indescifrable mundo de Podemos Galicia ni Carolina Bescansa ni Antón ‘Tone’ Gómez Reino garantizan que representen alguno de estos dos escenarios. Durante la campaña todo fueron buenas palabras y guiños hacia el espacio común, pero apenas hubo pistas concretas sobre cuál será el papel de Podemos Galicia en En Marea.

→ Los planes de Luís Villares

Villares, por su parte, prefiere dar una imagen de que es ajeno a todo ello, aunque en realidad esté mirando de reojo a las primarias del partido morado. De momento, va trazando su plan, que es el de presentarse para renovar como portavoz de En Marea dentro de una candidatura al Consello das Mareas en la que sus 35 integrantes incluirán perfiles de todos los partidos y siglas, para que los críticos no puedan echarle en cara que la dirección no es plural, que es justamente lo que están haciendo ahora.

El primer escollo que tiene que pasar el lucense es el próximo fin de semana, con el plenario de En Marea, donde se decidirán las reglas de juego de la votación final, que será telemática del 1 al 3 de diciembre. Además, en esa cita se analizará la fórmula para concurrir a las europeas y se abordará la situación política y el balance de la actual dirección del partido rupturista.

A partir de ahí, a Villares le toca esperar. Su entorno sabe que Tone es uno de los puntales del sector crítico, por lo que no descarta que el coruñés haya ganado parte de sus apoyos en la campaña interna de Podemos ofreciendo como contrapartida un ejército de militantes que, en diciembre, voten para tumbar la dirección oficial de En Marea. Pero de Bescansa tampoco se fía nadie, ya que al fin y al cabo es la heredera de Carmen Santos, otro de los azotes internos de Villares y que bien podría haber ofrecido también la cabeza del lucense a cambio de apoyos para ganar las primarias.

→ Los planes de los críticos

Pero lo curioso es que en este juego de vidas cruzadas en el rupturismo gallego las primarias de Podemos también condicionan la estrategia de los críticos. Ningún primer espada encabezará la lista alternativa a Villares por temor a ser derrotado, así que en principio usarán un sparring menor. Salvo que el nuevo líder de Podemos decida implicar al partido a tope, porque así, con todo el músculo morado detrás, seguramente sí asome la cabeza algún nombre destacado de Anova, EU o las mareas municipales.

Lo que nos dicen los Orzamentos de 2019
EN LOS PRESUPUESTOS aprobados por la Xunta para el próximo año hay algo más que inversiones, bajadas de impuestos, reducciones de deuda o apuestas por el gasto social. Buceando entre las cifras de Valeriano Martínez se puede concluir que la desaceleración económica que tanto se anuncia no solo es una realidad sino que es inminente: se rebaja la previsión de crecimiento del 2,8% al 2,5%, en consonancia con toda la zona euro y las economías avanzadas; el gasto de los hogares también cae del 2,2 al 2,1, del mismo modo que lo hacen las importaciones y exportaciones; y se reducen los ingresos de la Administración por impuestos indirectos, en relación precisamente a esa previsión de bajada del consumo. Son solo algunas pistas de lo que le viene encima a una economía sostenida por un turismo que se ralentiza y una burbuja inmobiliaria que vuelve a inflarse, alentada por el alquiler y las facilidades de crédito que da otra vez el sector bancario, ese que al verse tan protegido por la política y la justicia no aprende la lección.

 

Caballero busca soluciones para Ourense
ANTE LAS PRIMARIAS para elegir a los candidatos del PSdeG en las ciudades, parece que el panorama se va despejando. Así, a Abel Caballero y Lara Méndez nadie los discute en Vigo y Lugo, mientras que en Santiago Bugallo y Guinarte iniciaron contactos para una lista única con el exalcalde al frente, lo que evitaría una sangría. En A Coruña, el abogado Pablo Arangüena sigue sonando con fuerza ante el silencio del veterano Laxe, mientras que en Ferrol y en Pontevedra se postularon Ángel Mato y Tino Fernández, que en ambos casos serían del agrado de la dirección gallega, aunque no se pueda descartar que a ambos les surja algún rival interno. El problema más gordo para Gonzalo Caballero parece que se genera en Ourense, donde José Ángel Vázquez Barquero, actual portavoz, también dio un paso al frente, pese a sus nefastos resultados en 2015 y a que no acaba de ganarse la simpatía de los ourensanos. Caballero busca alternativas, pero quizás se movió tarde porque Barquero lleva tiempo ‘manillando’ y ya cortejó al pachismo.

Vidas cruzadas
Comentarios