martes. 20.10.2020 |
El tiempo
martes. 20.10.2020
El tiempo

Monólogos de Sánchez

Pedro Sánchez, durante la rueda de prensa telemática ofrecida este sábado. EFE
Pedro Sánchez, durante la rueda de prensa telemática ofrecida este sábado. EFE

10:45
El 25 de abril siempre hay un doble motivo para celebrar la democracia. Tal día como este, en 1945, los partisanos echaban a los nazis de Italia. Buen trabajo. Y en 1974, el Ejército democrático de Potugal acababa con el llamado ‘Estado novo’, que durante medio siglo mantuvo a nuestros vecinos y hermanos portugueses bajo el yugo de la dictadura. La Revolução dos Cravos, que Uxío Novoneyra tradujo al gallego como ‘Revolta dos Carabeis’, resultó muy útil para España y de ella tomaron buen ejemplo los miembros de la UMD, uno de cuyos líderes fue nuestro admirado Xosé Fortes, empeñado con sus compañeros en democratizar al Ejército. No lo consiguieron del todo, me parece a mí, pero bastante hicieron.

13:30
Veo que los grandes debates españoles siguen siendo de altura. Uno de ellos, al que se le concede enorme importancia, es el color de las corbatas de nuestros líderes. Los que la llevan negra, Casado y Abascal, tienen una legión de mamporreros en las redes sociales exigiendo que Pedro Sánchez luzca igualmente corbata de luto. Hasta en eso tienen que meterse. Para la oposición de la derecha y la ultraderecha es algo importantísimo. Por su parte, el presidente del Gobierno se empeña en lucir una corbata roja, que no sé si será siempre la misma o tiene varias. También exigen desde la derecha que las banderas de España ondeen a media asta. Otra tontería que sólo serviría para desmoralizar todavía más a mucha gente. Sobrará tiempo de rendir a los muertos el debido homenaje y espero que se haga de la manera más digna posible, pero anticipar los homenajes no parece buena idea.

17:15
Estaba visto. Más de 100 ciudadanos estadounidenses son ingresados por tragar o inyectarse detergente o lejía tras escuchar a Donald Trump sugiriendo que podría ser un magnífico remedio contra el virus. A ver, ya sabemos que el pueblo de los Estados Unidos no es el más listo del mundo, de ahí que gobierne Trump, pero seguir las sugerencias de ese tarado es ir un poco más lejos. Trump optó por dos mecanismos de defensa complementarios: uno, que cuando dio esa idea fue malinterpretado; y dos que estaba siendo sarcástico. No cuela, Donald. Yo vi las imágenes. Estabas proponiendo muy en serio la idea.

20:15
Comparece Pedro Sánchez ante los medios. Para desconcierto de sus rivales, lleva una corbata morada. Tanta comparecencia parece excesiva y no sé si no será contraproducente, sobre todo porque parece que no tiene nada nuevo que decir, salvo animarnos a continuar luchando con frases más o menos grandilocuentes. Yo hecho de menos en estos discursos gubernamentales, sean del presidente o de sus ministros, propuestas para rediseñar un Estado que ha fracasado, como casi todos los demás, por otra parte, pues todos han adoptado el mismo sistema neoliberal basado en la globalización, en la supremacía de lo privado sobre lo público y en la idea de que no hay que intervenir en los mercados porque se regulan solos, como de muestra que hasta hace tres días había farmacias vendiendo mascarillas a 20 euros. Ir adelantando el calendario sobre el proceso de desescalada me parece magnífico, pero me preocupa más saber adónde quieren llevarnos a medio plazo, cuando esta pandemia se acabe o aparezca un remedio.

Sí me parece una buena noticia que a partir de mañana las ruedas de prensa diarias prescindan de elementos uniformados. No creo que haya país en el universo en el que mandos policiales y militares formen parte del equipo de comunicación de una pandemia, lo que no quiere decir que no hagan un trabajo necesario y meritorio. Simplemente, no aportaban gran cosa entre portavoces técnicos y políticos que tienen responsabilidades directas sobre la gestión de la crisis, y apenas facilitaban cifras que no contenían mayor información que la que se puede dar en una nota de prensa de cuatro líneas.

De hecho, no necesitamos tampoco al presidente del Gobierno hablando cada dos días, cuando no es en el Parlamento es en esas ruedas que desembocan en monólogos interminables que acaban con preguntas que obtienen como respuesta otro monólogo. La comunicación es necesaria, claro, pero todo en exceso aburre porque llega un momento en el que no hay mucho nuevo que decir.

También es verdad que si estuviera Rajoy no hubiera abierto la boca en todo este tiempo, pero un término medio entre el silencio y la verborrea sería conveniente. Las ruedas de prensa de Sánchez vienen durando más de una hora y eso es más de lo que cualquiera quiere soportar, sobre todo cuando le preguntan algo que se contesta con un sí o un no y se tira diez minutos para decirlo.

Monólogos de Sánchez
Comentarios