Martes. 18.06.2019 |
El tiempo
Martes. 18.06.2019
El tiempo

El gallego que escribió la Salve

San Pedro de Mezonzo es el primer artista pop. A su lado, Los Beatles son unas monas

MaruxaUsted conoce el Salve Regina, una de las oraciones más famosas de la cristiandad. La letra fue compuesta, según dicen las fuentes, hace más de mil años. El presunto autor fue Pedro de Mezonzo, natural de Curtis, hoy parroquia del municipio de A Estrada. Teniendo en cuenta que el buen hombre murió en el año 1003 y la famosa canción, por razones obvias la compuso antes de morir, algo que nadie nos discutirá, hablamos de una de las composiciones populares más antiguas que conocemos. Así visto, San Pedro de Mezonzo es el primer artista pop. A su lado, Los Beatles son unas monas, unos pobres incipientes, unos advenedizos. Y lo mismo puede usted decir de Elvis, de Sinatra o de Michael Jackson. Una panda de principiantes.

Si alguien pudiera reclamar los derechos de autor del Salve Regina, sus herederos y herederas serían hoy las personas más millonarias del mundo, y teniendo en cuenta que Pedro de Mezonzo no tuvo hijos, pues además de ser obispo, santo, casto y puro, y si los tuvo no pudo reconocerlos en su calidad de clérigo con voto de castidad, su legado pertenece al pueblo gallego, es decir, a usted, a mí y a todos nuestros vecinos y vecinas. Imagínese.

La canción famosa cuyo comienzo todo el mundo conoce "Salve, Regina, mater misericordiae", es la composición más antigua que se conoce, y si usted, que hay mucho yeyé leyendo el periódico, puede desmentirme, hágalo. Si conoce usted una letra musicada más antigua, no se corte, mándenos una carta al director y hágame rectificar, que si hay alguien en esta tierra capaz de rectificar con donaire, ése soy yo.

Los grandes músicos de la historia de Occidente han compuesto melodías para la letra de San Pedro, y todos ellos han competido para ser los mejores. Durante siglos y siglos, y aún hoy, los compositores se dejan la piel para hacer una música para esa letra que sea mejor que las anteriores, pero todos y todas luchan por destacar. Componer la mejor melodía para el Salve Regina es el reto de cualquier gran compositor.

Ahí han estado Vivaldi, Handel, Liszt, Haydn, Salieri, Schubert, y otras decenas de genios que no vamos a poner aquí porque la lista ocuparía esta página y mil más.

A fecha de hoy, la composición de la Salve Regina es lo que hace de San Pedro de Mezonzo un personaje destacable, aunque como suele suceder, en Galicia lo ignoramos. Si fuese riojano o parisiense sería popular entre nosotros, pero como era gallego, lo ignoramos en Galiza, que a veces somos paletos y adoramos todo lo grande que viene de fuera pero ignoramos lo que han creado nuestras abuelas.

San Pedro de Mezonzo fue abad en Iria, en Lugo, en Ourense y en más sitios que no caben aquí, y luego obispo otra vez en Iria y en Compostela. Como en aquella época, que hablamos de hace mil años, los religiosos eran también militares, al bueno de Pedro de Mezonzo le tocó luchar contra Almanzor y derrotarlo. Luego tuvo un papel determinante en la coronación de algunos reyes gallegos, como el niño Alfonso V, quien confirmó a nuestro Pedro de Mezonzo como al primer obispo gallego de su reinado.

Yo ya no sé, pero cuando hablamos de personajes o hechos que se desenvolvieron hace diez siglos, muchas veces tenemos que recurrir a los terrenos de las conjeturas o de la imaginación, pero en este caso hablamos de un personaje perfectamente documentado, y duele que el Salve Regina se cante una y otra vez, que siendo una cancioncilla recurrente y repelente más versionada que el Hey Jude o el Yesterday, nadie sepa quién escribió la letra. Yo, que soy como usted, señora mía, una persona próxima al victimismo, rechazo con contundencia que ninguneen a cualquier gallego o gallega que haya creado algo, más que nada porque los gallegos no somos muy de presumir, pero nos vendría bien un poco de orgullo para presumir de los nuestros.

Piense. Discurra. ¿Se le ocurre una letra o una canción más interpretada que la Salve? Piense, le digo, haga memoria, y recuerde que estamos hablando de algo escrito hace más de mil años. Pues por eso los gallegos podemos decir que no somos nada siéndolo todo, porque hemos escrito el Salve Regina y no lo sabemos, lo que nos impide presumir de ello. Luego los catalanes y los vascos son mejores que nosotros, porque con mucho menos presumen mucho más, lo publicitan y todo el mundo los adora.

Pues enséñeme usted, señora mía, una composición de autoría de un vasco, de un catalán, de un inglés, de un francés o de un ruso que siga cantándose después de mil años. Un catalán compone el tomba tomba, composición más que meritoria, o un vasco el Maitetxu mía y nos volvemos locos todos, pero un gallego escucha el Salve Regina y la desprecia, sobre todo porque desconoce que la ha compuesto su ancestro. Hay, hay. Luego nos preguntamos por qué no somos nada. 

El gallego que escribió la Salve
Comentarios