Imprimir

Un parche para el campo

Julián Rodríguez | Zona Franca

Julián Rodríguez | 03 de marzo de 2020

Imagen de archivo de una tractorada en Chantada
Imagen de archivo de una tractorada en Chantada
Muchas prisas y difícil aplicación para el decreto que regula de nuevo la cadena alimentaria

LA PREGUNTA encierra toda una metáfora. ¿Es posible comprar pienso para animales por internet de una marca determinada, que lleven el pedido a la dirección indicada en un día y que sea más barato que si se adquiere exactamente la misma referencia en el establecimiento comercial de la esquina? Es más que posible. Es lo que está sucediendo hoy en día a pequeña escala en España. Manda el consumidor. ¿Dónde están ahí los márgenes? ¿Y cómo se reparten los costes? ¿Quién compite, cómo y con qué volúmenes?

La realidad enseña el camino por delante de cualquier real decreto-ley, y más allá de esa metáfora del pienso por internet, lo cierto es que algo está cambiando en las relaciones entre productores, distribuidores y consumidores. Hay dos opciones: querer verlo o no. Por ejemplo, el eslabón más fuerte de la cadena alimentaria, la gran distribución, también se encuentra en un momento de tránsito, acomodándose a codazos a una competencia que hace diez años no tenía. Que se lo pregunten a El Corte Inglés. El problema reside en quién paga otra vez los platos rotos, de nuevo la parte más débil y desorganizada, el productor.

A la vista del real decreto que acaba de aprobar el Gobierno para mejorar las relaciones de la cadena alimentaria, con la vista puesta en el sector agrario, básicamente de Andalucía y Extremadura, donde se han concentrado las protestas, nada de este nuevo escenario parece haberse tenido en cuenta. Lo primero, se trata de un real decreto por el que se adoptan "determinadas medidas urgentes en materia de agricultura y alimentación". Como su enunciado indica, un repaso a la norma permite constatar esa urgencia, más bien prisas, con la que se ha elaborado. Las protestas comenzaron con algo que no tiene nada que ver con la cadena alimentaria, sino con la subida del salario mínimo interprofesional y su impacto en los pequeños agricultores autónomos.

Luis Planas, el ministro de Agricultura, tiene buen predicamento en el sector, pero esta vez ha sucumbido a los tractores y opta por un bálsamo que alivia, pero no remedia. Por ejemplo, la venta a pérdidas. El real decreto sí establece mucha más transparencia en la conformación de precios dentro de toda la cadena, y es un avance sustancial, pero aborda un problema sobre el que ya se ha legislado, no una vez, sino dos, y sin demasiada suerte. El combate de esta lacra está recogido en la Ley de Competencia Desleal, que data nada menos que de 1991 y que aborda el "dumping" de forma explícita. También en la Ley de Comercio Minorista, que transfiere esa competencia a las comunidades autónomas. La antecesora de Planas en el cargo, Isabel García Tejerina, se negó a una vieja aspiración del agro, que era incorporar la venta a pérdidas en la Ley de la Cadena Alimentaria precisamente porque ya se había legislado sobre el asunto. También hubo de adaptarse la legislación española a las directivas comunitarias. La novedad, ahora, reside en la incorporación de los costes de producción objetivos incurridos por el productor a la hora de firmar un contrato. Y no solo mira al agro el ministerio, porque establece "la indicación expresa de que el precio pactado entre el productor primario agrario, ganadero, pesquero o forestal o una agrupación de éstos y su primer comprador cubre el coste efectivo de producción". Como una coctelera, desde el ministerio se mira a otros sectores clave en Galicia, como la pesca o el monte, pero sin más detalle. De pasada.

Es cierto que la cuantía de las sanciones también se incrementa, y que por parte del ministerio se fija la publicidad para escarnio de los multados, pero no lo es menos que aborda realidades que poco o nada tienen que ver entre sí. En nada se parece, y menos en sus costes, un cultivo intensivo de cítricos de Almería con una cooperativa de tomate en Extremadura, despensa europea si hablamos de producto procesado. Y mucho menos de un sector lácteo, el gallego, que ha logrado situar el precio medio en 32,1 céntimos el litro, con un avance superior al 2% en tasa interanual, pero que mira con mucha más preocupación ahora las consecuencias que tendrá el fuerte recorte de los fondos de la PAC que se avecina.

¿Es acaso igual el coste de la tierra en Galicia que en las Vegas del Guadiana? ¿Cómo establecer un índice de referencia general entonces? El nuevo real decreto ni siquiera toca este palo. Un parche de urgencia.

José Luis Ábalos | Fomento, juez y parte en los líos de Audasa
PARA liarlo todo un poco más, dos sentencias se han cruzado esta semana en ese deambular que es la transferencia de la titularidad de la AP-9 a Galicia. Y sin llegar a tocar el asunto, sí que implican a los actores que toman las decisiones. Uno es José Luis Ábalos, ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana. Resulta que el día después de que un juez de Pontevedra decretase la culpabilidad de la concesionaria en los atascos por las obras de Rande, Audasa se sale con la suya en el Supremo y gana la millonaria batalla por los peajes en sombra que modificó el anterior Gobierno. A Audasa le va la distancia corta, pero en el largo recorrido tiene claro que Galicia logrará el traspaso, aunque nadie sepa cuándo.
Pablo Isla | Inditex toma medidas por el coronavirus
POCAS veces la Bolsa ha castigado tanto a un valor solo por el miedo a un contagio. Inditex, como todo el Ibex-35, sufre un pánico colectivo que hasta esta semana solo había dado la cara en los mercados: el coronavirus. La compañía textil, por ahora, va por el libro y adopta las medidas recomendadas por la OMS. Pero en Arteixo saben que es un asunto crítico: el grupo de Pablo Isla cuenta con unas 600 tiendas en el país, siete en la zona de Wuhan, y casi 13.000 trabajadores teniendo en cuenta China y Taiwan y Macao. El país asiático representa el segundo mercado de Inditex. Y su red de proveedores suma 400.000 personas. Como para no tener activado un protocolo ante la sacudida, por ahora bursátil.
Puede ver este artículo en la siguitente dirección /blog/julian-rodriguez/un-parche-para-el-campo/20200229202041074434.html


© 2020 Galiciae

Fernando de Casa Novoa, 35 A 1ºB Santiago de Compostela

Tlfno: 981 55 25 30

(Grupo El Progreso)