martes. 13.04.2021 |
El tiempo
martes. 13.04.2021
El tiempo

Primera víctima mortal por setas este otoño: un octogenario ourensano

Amanita phalloides. AEP
Amanita phalloides. AEP
La muerte de un vecino de Quintela de Leirado, cuya esposa está ingresada, refuerza la máxima de no comer hongos desconocidos

Un vecino del municipio ourensano de Quintela de Leirado, en la comarca de Celanova y limítrofe con Portugal, se convirtió esta semana en la primera víctima mortal de la temporada de setas en la comunidad. La víctima, de unos 80 años, comió unos hongos que recogió el domingo en compañía de su esposa —que también tuvo que ser hospitalizada— y acabó perdiendo la vida.

Aunque el matrimonio residía habitualmente en Vigo, se encontraba en este municipio del rural ourensano pasando unos días. El domingo, al parecer, salieron a recoger setas, una práctica habitual en ellos. Después, entre esa noche y el lunes al mediodía las habrían cocinado y comido. Pero esa misma madrugada ambos ingresaron ya de urgencia en un hospital privado de la ciudad de As Burgas, el Cosaga. Allí, él no logró superar la intoxicación, mientras que ella evoluciona favorablemente y ya no se teme por su vida.

La razón puede estar, según algunas fuentes, en que ella comió menos cantidad del hongo fatal. Tampoco se dio a conocer la especie concreta que habría provocado la confusión, aunque todo apuntaba una vez más hacia la amanita phalloides, la seta que más muertes, complicaciones y sustos causa cada temporada debido a su abundancia y a su posible confusión con otras comestibles. La víctima mortal fue enterrada el jueves.

Aunque cada otoño hay que lamentar algún susto con la actividad micológica, las muertes no son ni mucho menos habituales en la comunidad. Sin embargo, el registro luctuoso va incrementándose año tras año a cuentagotas, la mayoría de las veces por desconocimiento del mundo de los hongos.

Y es que hay una serie de recomendaciones básicas que se deben de seguir siempre cuando se trata de comer setas silvestres recogidas por aficionados. La primera y fundamental es no comer nada de lo que no se esté "absolutamente seguro al 100%", recuerdan los micólogos. De hecho, el riesgo se multiplicó exponencialmente con la implantación de internet, ya que son muchos los que suben una foto de los hongos a foros, redes sociales y páginas web para preguntar si son comestibles.

"Nunca hay que fiarse de la imagen de una pantalla", avisan los verdaderos conocedores de las setas, ya que puede estar respondiendo alguien que no tiene ni idea. Y tampoco de las guías, porque la lluvia puede alterar características básicas de una seta como el color o el olor, dando lugar a confusiones peligrosas o fatales. Tampoco se deben mezclar setas venenosas y comestibles en la misma cesta ni recogerlas cerca de carreteras, zonas industriales o parques, ya que es un organismo que tiende a acumular metales pesados y otras sustancias tóxicas.

Especies de setas que te pueden matar. EP

Primera víctima mortal por setas este otoño: un octogenario ourensano
comentarios