sábado. 17.04.2021 |
El tiempo
sábado. 17.04.2021
El tiempo

Un compacto a la última

Al volante del Hyundai i20 T-GDi.
La versión 1.0 T-GDi de 120 caballos del Hyundai i20 se muestra como una de las más interesantes de la gama

Desde que la primera generación del Hyundai i20 saliera al mercado en 2008 hasta hoy, el salto cualitativo que ha dado este modelo es sobresaliente. En esta tercera generación llama la atención el nuevo diseño, su mayor calidad interior y amplio equipamiento.

Exteriormente destacan los nuevos paragolpes y la parrilla, en negro brillante, que está escoltada en sus extremos por unos nuevos grupos ópticos.

La vista lateral se define por su forma en cuña y su práctica carrocería de cuatro puertas, mientras que en la trasera, los nuevos faros con tecnología led quedan unidos por una línea central que le confiere un aspecto muy actual.

El diseño interior combina una estética moderna con una gran sensación de espacio. El i20 hace gala de un aspecto fresco, atractivo y muy tecnológico, como lo demuestran las dos pantallas digitales de 10,25 pulgadas para la instrumentación y el sistema de infoentretenimiento, que están disponibles en las versiones más altas de gama.

El i20 hace gala de un aspecto fresco, atractivo y muy tecnológico

A efectos prácticos, es suficientemente espacioso para que cuatro adultos viajen con total comodidad, con un acceso sencillo a todas las plazas. Con relación a la anterior generación también aumenta el espacio de maletero que parte de los 352 litros, ampliables hasta los 1.165.

MOTORES. Entre las mecánicas disponibles, todas de gasolina, la protagonista de esta prueba es la más potente de ellas, la 1.0  T-GDi de 120 caballos y tecnología microhíbrida de 48 voltios, asociado todo ello a un cambio automático DCT de siete velocidades.

Este propulsor de 998 centímetros cúbicos cuenta con dos árboles de levas en la culata, inyección directa, turbo e intercooler para ofrecer hasta 200 Nm de par desde las 2.000 rpm.

Aunque no tiene pretensiones deportivas, esta versión se muestra muy equilibrada tanto para desenvolverse entre el tráfico urbano como para viajar por carretera con total comodidad y a ritmos muy alegres. De hecho, el fabricante declara una aceleración de 0 a 100 kilómetros por hora en 10,3 segundos y una velocidad punta de 190.

Una vez en marcha se muestra muy aplomado y con buena estabilidad, aunque para nuestro gusto la dirección es demasiado asistida, lo que hace que se pierda algo de tacto en la dirección. También llama la atención la calidad de rodadura y el aislamiento aerodinámico.

El conductor puede elegir entre tres modos de conducción: Eco, Confort y Sport y a nivel de asistencias de conducción, esta versión incluye tecnologías como el control de crucero inteligente, asistente de punto ciego, asistente de colisión trasera o frenada de emergencia con detección de peatones y vehículos, entre otros muchos elementos.

En cuanto a precios, la gama del i20 se mueve en una horquilla que va desde los 16.990 euros a los 27.995 euros.

Un compacto a la última
comentarios