El tiempo
viernes. 02.12.2022
El tiempo

A Lanzada sí lo tiene todo

Xoias do Camiño

Ya imagino que estará usted harta de que cada vez que aparece un destino xacobeo en esta sección digo que lo tiene todo. Nunca miento, aunque a veces exagero. Esta vez no se da el caso. A Lanzada sí lo tiene todo. Lo único que le faltaba era ser catalogada como principio o fin de etapa del Camiño. No encajaba en el portugués ni en el francés ni en el inglés, pero no hace mucho se recreó, que no se inventó, la ruta del Padre Sarmiento. Sarmiento hizo dos veces el Camiño y siguió una ruta poco práctica y muy labríntica, pero eso fue porque de paso se documentaba para escribir sobre botánica, geología, historia, etnografía, arqueología, lingüística y religión, campos todos ellos en los que destacó. Salió desde Pontevedra y en lugar de irse directamente a Compostela se dirigió a A Lanzada, de ahí al Salnés y del Salnés a Compostela. Allí situó la antigua ciudad de Lambriaca descrita por el geógrafo romano Pomponio Mela. 

Sin salir de A Lanzada se puede explicar la Historia de Galiza desde sus orígenes hasta hoy, pues ha estado permanentemente poblada y ha sido una de las grandes referencias de nuestro país en todos los ámbitos. El lugar donde hoy se encuentra la ermita del S. XII , anteriormente un islote-fortaleza, sirvió de reducto a los últimos irmandiños, que se refugiaron ahí. Todavía conserva los restos de una torre que fue conquistada por el conde de Caminha y su primo el mariscal Suero Gómez, que atacaron por tierra mar y aire siempre que consideremos a una catapulta como arma aérea. 

Pero muchísimo antes y cuando digo muchísimos hablamos de cinco o seis siglos antes de Cristo, fuera de la isla pero al lado había un puerto y un castro que servían como un enorme centro comercial que contactaba con fenicios, con griegos y otras culturas mediterráneas. Luego llegaron los romanos y aprovecharon el puerto geoestratégico para comprar, vender y transportar todo tipo de mercancías. Todo el subsuelo, esto es poco conocido porque no se puede visitar, cosa que no entiendo y que es culpa de la Deputación de Pontevedra, está horadado por túneles de factura romana que nadie tiene muy claro para qué servían. 

La capilla, una hermosura románica que se conserva intacta, es magnética. Una ermita diminuta tan bien proporcionada, diseñada y construida que es una gloria por dentro y por fuera. Se construyó en el XII , eso ya lo hemos dicho, pero sobre los restos de una anterior. Y de tradiciones ancestrales vamos sobrados. Todavía hoy se celebran ritos de fertilidad y otros que se remontan a épocas imposibles de determinar. Sin duda por eso se construyó ahí la ermita, para cristianizar un lugar con profundas raíces paganas que se siguen celebrando, lo que nos da idea de lo fuerte que es nuestra tradición. 

Curiosamente, en la Edad Media, aquello era una rareza. Un islote que era una fortaleza y en cuyo interior había una ermita y nada más. Y al lado, a pocos metros más allá del mar, un castro que tuvo una vida muy larga, puede que el que más, y una necrópolis romana en la que se encontraron restos para estudiar durante años. Hoy todo está unido por un arenal, aunque si sigue subiendo el nivel del mar ya no sé. 

La fortaleza fue ejecutada en el S. X por el arzobispo Sisnando, que la hizo para defenderse de los ataques vikingos, y nuestro amigo Sisnando creó alrededor una cadena de vigilancia que conectaba por señales de fuego y humo con otros puestos, de tal manera que apareciera donde fuera un barco vikingo se enterase todo el mundo. 

Bien, todo esto que le acabo de describir se ve en poco más o menos una hora, pero es mucho lo que se aprende. Mi recomendación no es seguir la ruta del Padre Sarmiento, salvo que usted vaya a estudiar botánica, geología, historia, etnografía, arqueología, lingüística y religión. Pero tomar A Lanzada como punto de partida y seguir hacia Pontevedra y de ahí a Compostela es una ruta alternativa, poco transitada, dotada de buenos tramos y de rutas senderistas y recorrerse toda la ría de Pontevedra haciendo esos tramos en el sentido contrario al que Sarmiento puede ser una opción magnífica que le llevará a atravesar Sanxenxo, Portonovo, Raxó, Samieira o Combarro, todos ellos lugares dignos de conocer y famosos por mil motivos. Y desde Pontevedra sigue usted el Camiño portugués, que es otra maravilla. Es una ruta alternativa que cogerá fuerza en el futuro, pero no es un invento moderno para atraer turistas. Sarmiento siguió un recorrido poco práctico pero lo hizo en el S. XVIII y muchos otros lo habrán hecho antes haciendo la ruta que propongo, A Lanzada-Compostela pasando por Pontevedra, que es tan natural como A Lanzada-Salnés-Compostela. Eso ya queda a su elección, pero si decide salir da A Lanzada me vale porque es un lugar que se hunde en el principio de los tiempos y que conserva las huellas que lo demuestran.

A Lanzada sí lo tiene todo
comentarios