sábado. 19.09.2020 |
El tiempo
sábado. 19.09.2020
El tiempo

Discutir la nada

LA POLÉMICA organizada desde la patronal ourensana sobre la hipotética entrada en Galicia de los trenes de mercancías es, además de una auténtica irresponsabilidad, una farsa fuera del tiempo. Mientras el empresariado catalán se cita en Barcelona en una expresión de fuerza frente al ministro de Fomento para reclamar, con toda lógica contra el absurdo y contrasentido económico de la España radial, el Corredor Mediterráneo, y el ministro se compromete para antes de 2021, en Galicia, y en origen a lo que se califica de patronal empresarial ourensana, pretendemos organizar un guirigay localista sobre algo que ni está medianamente atado.

La salida por ferrocarril de las mercancías de los puertos gallegos es una urgencia. Galicia quedó en su momento al margen del diseño de los corredores ferroviarios europeos. Algo tuvo que ver la primacía radial de las comunicaciones en España, expresión del centralismo, y la ausencia de atención, voz y peso político en aquel momento hacia las decisiones europeas. Este sí era un asunto para que se hubiesen pronunciado las patronales provinciales y la gallega: la salida a Europa del noroeste penininsular -la Eurorregión con el norte portugués- es imprescindible para que la economía avance y se produzcan inversiones.

Monforte nunca debería haber dejado de ser el nudo ferroviario de Galicia. E incluso el nudo de las comunicaciones por autovía, con la única entrada natural por el Sil. Ha sido un error costoso para las cuentas y un freno para Galicia. Tiene toda la lógica que Monforte reclame, si además ese llamado Puerto Seco llega a ser algo más que una quimera o cebo electoral, ser nudo en Galicia para la entrada y salida de mercancías por ferrocarril. Por dos razones: el interior gallego no puede quedar descolgado del ferrocarril. Y la salida hacia Europa es prioritaria para la actividad económica. Desde Ourense deberían estar reclamando la comunicación ferroviaria con Monforte con el norte portugués. La responsabilidad exige voces y exigencias conjuntas.

Discutir la nada
Comentarios