Viernes. 24.05.2019 |
El tiempo
Viernes. 24.05.2019
El tiempo

'Déjà vu' popular

El PP nació hace 30 años para combatir precisamente la que actualmente es su principal amenaza: la división del centro derecha

EL PARTIDO POPULAR cumple hoy 30 años. Nació el 20 de enero de 1989 durante el desarrollo del noveno congreso de Alianza Popular (AP), que pasaría a ser conocido en la historia como el de la refundación. Celebrado en Madrid bajo el lema Avanzar en libertad, lo que supuso en la práctica el cónclave fue el regreso oficial de Manuel Fraga tras tres años de exilio voluntario en Estrasburgo como eurodiputado y, en cierto modo, el reagrupamiento de un centro derecha al que los sucesivos reveses electorales empezaban a pasarle factura.

El león de Vilalba, que había fundado AP en 1976, abandonó su dirección en 1986 en plena crisis de la formación, agravada por la salida del sector democristiano y de figuras de peso como Jorge Verstrynge. Mientras Fraga se refugió en Europa, AP quedó en manos del andaluz Hernández Mancha, que se impuso a Miguel Herrero de Miñón en la disputa interna por el control, pero que en tres años no solo fue incapaz de meterle el diente al felipismo, sino que su gestión acabó de descomponer la derecha española. La fragmentación total y absoluta de ese espacio era ya una realidad, por lo que se encendieron todas la alarmas y se puso en marcha una operación que llevaba tiempo cocinándose en la sombra y que acumuló horas y horas de duras negociaciones: el nacimiento del Partido Popular.

→ Una refundación necesaria
Los estatutos diseñados para la ocasión apuntaban a la necesidad de refundar Alianza Popular para "convertirlo en un partido de ancha base donde quepan y convivan cómodamente las ideas liberales, conservadoras y democristianas", una casa común guiada por la filosofía del "humanismo cristiano", según la ponencia política. Con este nuevo envoltorio se intentaba que todo el centro derecha volviese a agruparse bajo el mismo paraguas, para lo que también se pensó en el cambio de nombre, un empeño personal de Fraga, que dicen que llegó a condicionar su regreso a esa cuestión y al que se le escapó alguna lágrima en el discurso empleado para convencer a los suyos de enterrar para siempre Alianza Popular. Así, con 491 votos a favor, 111 en contra y 64 abstenciones, AP se convertiría para siempre en el PP.

"Fraga fundó el PP porque quería que hubiera una unidad de todos los sectores de la derecha" y no se repitiese así lo ocurrido con UCD, resume el escritor Manuel Penella Heller, uno de los grandes estudiosos de ese proceso. La derecha tenía vía libre además para recuperar el término "partido", que durante el franquismo había adquirido ciertas connotaciones sociales en algunos sectores que lo desaconsejaron durante años.

A partir de ese momento la historia ya es más conocida por la mayoría. A finales de 1989 irrumpe José María Aznar como delfín de Fraga, el león de Vilalba le cede espacio con su desembarco en Galicia para iniciar su etapa triunfal en la Xunta y la derecha pasa a ser, por primera vez en democracia, partido de Gobierno en España.

→ ¿Hacia la segunda refundación?
Este domingo, tres décadas después, la historia confirma que es cíclica. Son muchas las voces que ven necesaria una segunda refundación del partido, con la que ya se especuló hace años, cuando los escándalos de corrupción pusieron al PP patas arriba. Entonces, el triunfo histórico de Mariano Rajoy en 2011 apaciguó esas voces críticas internas que pedían cambios. Pero el partido interpretó, erróneamente, que la sociedad no penalizaba la corrupción, por lo que su postura contra ella no fue lo suficientemente férrea. Y precisamente en ese momento empezó esta nueva descomposición del Partido Popular y del centro derecha, como la que empezaba a fraguarse en AP en 1986.

La irrupción primero de Ciudadanos y después de Vox se encargaron de acelerar todavía más este proceso, aunque en realidad ambos partidos no parecen la causa de esa fragmentación del centro derecha en España sino una de sus consecuencias.

Ahora, la verdadera duda consiste en saber el alcance que tendrá este escenario. Es decir, si al Partido Popular le bastará con limitar sus próximos congresos y cónclaves a lavados de cara en forma de rearme ideológico, como este de Madrid, o si por la contra, tras un año en que las urnas dictarán sentencia, necesitará acometer una segunda refundación que implique, incluso, un cambio de nombre.

 

Compostela Aberta ya hace vida en su nuevo local ajena a En Marea

Hace algo menos de dos años Compostela Aberta, el partido que gobierna en Santiago, y En Marea decidían mudarse juntos a un nuevo local de la capital gallega, una sede en la que compartieron espacio y gastos durante este tiempo en algo parecido a lo que se podría calificar como sintonía. Coincidencia o no, la marea municipalista de Martiño Noriega acaba de ocupar la semana pasada un nuevo bajo en Alfredo Brañas, un cese de la convivencia que era ya el único casillero que faltaba por rellenar en el expediente de divorcio de dos fuerzas que en solo 24 meses pasaron del amor a situarse a años luz en cuestiones políticas, programáticas, ideológicas e incluso personales.

 

El nulo impacto del giro de Errejón...
LAS DINÁMICAS y coordenadas en las que se mueve Podemos Galicia nunca tuvieron nada que ver con las del partido morado en Madrid y el resto de España. El hecho de convivir desde el principio en una casa común como En Marea adulteró el pulso que lleva tiempo librándose entre Pablo Iglesias e Íñigo Errejón. Es cierto que hay pablistas y errejonistas en los círculos de la comunidad, pero aquí la tensión se movió siempre alrededor del sector que apuesta por diluirse en el partido instrumental y el que optaba primero por mantener cierta independencia y ahora, directamente, por salir de En Marea. Por eso el plantón de Errejón para marcharse con Carmena en Madrid, que dañará a Podemos a nivel estatal, apenas tendrá repercusión en la vida interna del partido en Galicia, donde las caras más visibles del errejonismo, la diputada estatal Ángela Rodríguez Pam y el parlamentario gallego Marcos Cal, no harán ningún movimiento raro mientras tengan asegurados sus puestos y sus nóminas, posiblemente hasta 2020.

 

...y el más mediático de Suso de Toro
"Solicitei afiliación ao BNG. Levo décadas analizando a vida social e política galega e española e xa sei o que dá de si. Finalmente vexo como tratan a Galicia os partidos estatais nos presupostos cando non temos representación propia". Con este tuit daba a conocer el escritor compostelano Suso de Toro su alta en el partido nacionalista,con el que ya empezó a coquetear en 2014 a través de la Fundación Galiza Sempre, el laboratorio de ideas del Bloque entonces presidido por Guillerme Vázquez. Vinculado al socialismo, sobre todo en su papel de biógrafo del presidente Zapatero, Suso de Toro opta ahora por un giro político que tuvo una enorme repercusión pública, especialmente en las redes sociales. En un BNG bien engrasado a nivel organizativo pero huérfano de rostros con tirón, el desembarco del escritor santiagués fue más que bien recibido. E incluso por gente de fuera del Bloque, como el exlíder de Podemos Galicia Breogán Riobóo. "Non será o último. Haberá máis xente que se incorpore", aseguró. ¿Quizás él mismo?

'Déjà vu' popular
Comentarios