viernes. 15.11.2019 |
El tiempo
viernes. 15.11.2019
El tiempo

La campaña de la AP-9

La dificultad de mover el reparto de escaños en Lugo y Ourense deja a la Galicia interior aislada en la carrera hacia el 10-N

EL HISTÓRICO aislamiento que sufre el eje interior gallego frente al eje atlántico creó con el paso de las décadas una brecha de tales dimensiones que ni siquiera años de discriminación presupuestaria positiva consiguen revertir. En esta Galicia de las dos velocidades el desequilibrio es tal que Lugo y Ourense llevan las de perder incluso en campaña electoral. La dificultad —política y aritmética— constatada para mover el reparto de escaños del pasado 28 de abril en ambos territorios les hace perder de algún modo interés en una batalla electoral que el próximo 10-N parece que se va a jugar en A Coruña y Pontevedra, donde al menos el último escaño de cada territorio sí podría estar bailando. Una vez más, los focos apuntan al Atlántico.

→ Desembarco de líderes estatales

La constatación de este hecho son las últimas visitas de los principales líderes estatales a Galicia. Sin ir más lejos, las de los últimos días. El primero fue el de Vox, Santiago Abascal, que estuvo en Vigo después de haber visitado A Coruña en la anterior campaña. Unos días antes fue su lugarteniente Ortega Smith quien pidió el voto en la ciudad herculina. El viernes 25 desembarcaron en Galicia Íñigo Errejón e Inés Arrimadas. El líder de Más País estuvo en A Coruña junto a Carolina Bescansa, algo comprensible teniendo en cuenta que solo se presenta en esta provincia y la de Pontevedra, ya que fue el primero en darse cuenta de la dificultad de ‘mover los marcos’ electorales en la Galicia interior. En el caso de la dirigente de Ciudadanos, fue el vivo ejemplo de lo que será la carrera del 10-N en Galicia: la campaña de la AP-9. Comer en A Coruña y cenar en Vigo. Si quedase tiempo, que no fue el caso, se podría añadir un desayuno en Ferrol y una merienda en Santiago o Pontevedra.

Por si estos ejemplos fueran poco, la útima visita de corte electoral de Pablo Casado a Galicia lo llevó a Oleiros, mientras que Pedro Sánchez estuvo el domingo en A Coruña, mientras que unas semanas atrás provechó su presencia en el Foro La Toja para dar un mitin en Vigo.

→ Guiados por las encuestas

En España nadie da un duro por la fiabilidad de las encuestas, pero al final son las que marcan la estrategia política. Mover el reparto 2-2 de PP y PSOE en Lugo y Ourense parece poco menos que imposible en estas generales. En ambas provincias se produjo entre ellos un empate técnico y ambos triplicaron en votos al tercer partido. Con las mareas y Ciudadanos en horas bajas y el elevado porcentaje que se necesita para mandar a alguien al Congreso, el bipartidismo no parece amenazado en la Galicia interior, según todas las encuestas.

Al contrario, en A Coruña y Pontevedra hay partido. En el caso herculino, la mayoría de sondeos dibuja una pelea encarnizada por un escaño con hasta cuatro partidos implicados —BNG, Cs, Más País y En Común— e incluso con el riesgo de que ninguno lo consiga y se lo queden PP o PSOE. Y en Pontevedra también peligraría el de Ciudadanos. Por eso, de aquí al 10-N se espera un desfile de líderes nacionales por la AP-9. Al fin y al cabo, por muy caro que sea el peaje, siempre es más cómodo que viajar de Lugo a Ourense por nacional.

La campaña de la AP-9
Comentarios