sábado. 11.07.2020 |
El tiempo
sábado. 11.07.2020
El tiempo

El bono social de la luz cubre en Galicia a un 30% de los usuarios del viejo modelo

Bombilla. AEP
Bombilla. AEP

El día 31 acaba el plazo para que los consumidores que ya disfrutaban del descuento soliciten acogerse al nuevo incentivo
 

El día 31 concluye la prórroga concedida por el Gobierno para que las personas acogidas al antiguo bono social de la electricidad acrediten su condición de consumidores vulnerables y renueven los descuentos en el recibo mensual, un paso que en Galicia han completado unos 65.200 usuarios. Son menos del 30% de los alrededor de 240.000 que se beneficiaban del viejo modelo, lo que refleja que los criterios de renta son más restrictivos y que muchos de los antiguos beneficiarios no han cursado la solicitud probablemente por falta de información. 

Las cifras son escasas pese a los cambios que el Ministerio para la Transición Ecológica introdujo en octubre para ampliar la cobertura del modelo reformado por el Ejecutivo de Rajoy. Además de prohibir cortar el suministro a los hogares acogidos al bono social con un menor de 16 años, una persona con un grado de discapacidad mínimo del 33% o un dependiente de grado II o III, el departamento que dirige Teresa Ribera elevó el umbral de renta para que las familias monoparentales —que en el 85% de los casos tienen al frente a una madre— accedan a este incentivo. El tope para estos hogares quedó fijado en 18.799 euros en el caso de los considerados vulnerables con un hijo y en 22.559 con dos o más vástagos, unos límites que se quedan en la mitad para los vulnerables severos, en cuyo caso la rebaja en la factura pasa del 25 al 40%.

La cobertura puede llegar al 100% del recibo para las personas consideradas en riesgo de exclusión. En estos supuestos, el coste del suministro será cubierto por las administraciones autonómicas o locales y por las eléctricas y no podrán sufrir un corte de luz.

Devolución del dinero con efecto retroactivo
El plazo para renovar el bono social vencía el 8 de octubre, pero el Gobierno resolvió prorrogarlo hasta fin de año. Fue después de que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia alertase en septiembre de que solo 650.000 usuarios habían solicitado acogerse a la nueva prestación, con lo que 1,85 millones de ciudadanos suscritos a la antigua fórmula en España se arriesgaban a ver incrementada su factura. 

El descuento tiene una vigencia de dos años. Eso sí, en caso de que la situación económica del beneficiario mejore, dispone de un mes para comunicarlo


Según explicaron fuentes de Naturgy, quienes cursaron su solicitud después del ocho de octubre o se disponen a hacerlo en los días que quedan por delante pierden el descuento hasta lograr la confirmación de que cumplen los requisitos para seguir siendo beneficiarios, de forma que pasan a abonar el precio voluntario al pequeño consumidor (PVPC), esto es, la tarifa regulada que fija el Gobierno para los usuarios con una potencia contratada de hasta 10 kilovatios. Eso sí, una vez cubierto este trámite el usuario accede al descuento con efecto retroactivo desde el 8 de octubre.

Los límites de renta del consumidor vulnerable
El nuevo bono social se puede solicitar por teléfono, correo electrónico u ordinario, fax o directamente a alguna de las comercializadoras de referencia. Así, en Galicia hay que dirigirse a Naturgy, Endesa, Iberdrola, Repsol (antes Viesgo) o EDP, que son las que lo financian.

Para tener consideración de consumidor vulnerable y acceder así a un descuento del 25%, la renta de la unidad familiar no podrá superar los 11.279 euros sin menores a cargo. Este tope se eleva hasta dos veces el indicador público de renta de efectos múltiples (Iprem) — 15.039 euros— en caso de tener a un hijo y hasta los 18.799 con dos vástagos. Las familias numerosas o aquellos hogares en los que todos los miembros sean pensionistas con prestaciones mínimas y que no perciban ingresos adicionales superiores a los 500 euros estarán cubiertos.  

Los límites de renta se elevan en 3.760 euros para quienes tengan una discapacidad igual o superior al 33%, las víctimas de violencia de género, de terrorismo o para los hogares monoparentales o con un dependiente de grado II o III. 

Descuento del 40% para el consumidor vulnerable severo
La rebaja en el recibo se eleva al 40% si el solicitante dispone de una renta anual inferior o igual a la mitad de los umbrales establecidos para el consumidor vulnerable, incluyendo el incremento de 3.760 euros previsto para quienes se encuentran en circunstancias especiales. También tendrán este incentivo las familias numerosas cuyos ingresos alcancen, como mucho, los 15.039, y los hogares con beneficiarios de pensiones mínimas que, en conjunto, no superen los 7.520 euros al año, esto es, el equivalente al Iprem en 14 pagas.

Quienes quieran comprobar si tienen derecho a esta cobertura pueden hacerlo a través de una aplicación desarrollada por la CNMC y la Fundación Civio (https://civio.es/bono-social/), introduciendo unos datos de forma sencilla.

El descuento tiene una vigencia de dos años. Eso sí, en caso de que la situación económica del beneficiario mejore, dispone de un mes para comunicarlo. En cuanto a las familias numerosas, el bono social caduca en cuanto expire su título. 

El 92% de los beneficiarios son clientes de Naturgy
Como principal comercializadora de electricidad en Galicia, Naturgy tiene el mayor número de contratos de bono social, 60.217 con fecha del 4 de diciembre. Aunque la compañía aguarda un pico de afluencia en sus oficinas en las próximas semanas, lo cierto es que las cifras distan mucho de los 230.000 beneficiarios que computaba con el viejo modelo. Naturgy admite que el bono social "llega ahora a menos gente", aunque lo considera "más eficiente", pues cubre "a otra mucha que realmente lo necesita".

Naturgy tiene el mayor número de contratos de bono social, 60.217 con fecha del 4 de diciembre, aunque la cifra dista mucho de los 230.000 beneficiarios que computaba con el viejo modelo


La siguiente compañía con más beneficiarios es Repsol, que acaba de comprar el negocio de Viesgo. Hasta esta semana computaba 1.069 consumidores vulnerables con bono social y 1.068 severos. La comercializadora recibió 3.320 solicitudes, de las cuales 261 resultaron incompletas y 922 fueron rechazadas, en su mayor parte por no cumplir los requisitos.

En cuanto a Iberdrola, en octubre había recibido 1.932 peticiones, de las que 1.787 fueron aprobadas.
 
A 2 de noviembre, por su parte, Endesa había tramitado 2.616 expedientes en Galicia, de los cuales 1.098 fueron aceptados y 1.459, denegados por falta de documentación, no cumplir los requisitos o por imposibilidad de cálculo. 

¿Qué pasará con el bono para la calefacción?
El Gobierno creó en octubre una ayuda para que los hogares vulnerables puedan afrontar los gastos de calefacción. Tendrán derecho quienes sean beneficiarios del descuento de la electricidad a 31 de diciembre. El problema es que la cuantía —de un mínimo de 25 euros— se condicionó a la partida incluida en los presupuestos para 2019, que Pedro Sánchez presentará en enero, aunque tiene difícil sumar los apoyos suficientes.

El bono social de la luz cubre en Galicia a un 30% de los usuarios...
Comentarios