sábado. 15.08.2020 |
El tiempo
sábado. 15.08.2020
El tiempo

Los futuros de petróleo suben

Tras cuatro meses para olvidar -se tocó fondo a finales de abril, tanto en petróleo Brent como WTI- en los cuales el crudo ha marcado sus peores cotizaciones desde los belicosos comienzos del siglo XXI parece que los precios del oro negro comienzan a recuperar al menos parte de su valor previo a la declaración del estado de pandemia.

Los bajos precios no solo afectan a los beneficios que pueda tener la industria petrolera, ya que si caen lo suficiente pueden llegar a paralizar la industria por completo por sí solos -el proceso de extraer petróleo es caro y complejo, y a veces los márgenes que deja son realmente pequeños- o en el mejor de los casos provocar una notable disminución en la extracción, como ha ocurrido en Venezuela, el país con las mayores reservas de crudo del mundo que paradójicamente no deja de ver cómo sus ingresos por esta fuente no dejan de decrecer de manera dramática.

¿El momento de las renovables?

O quizás el cuento de nunca jamás, ya que desde que se descubriera el poder del átomo a principios del siglo XX, hasta la fiebre por las energías renovables prereventón de la burbuja inmobiliaria -en nuestro país se comprobó que ciertas instalaciones se realizaron o solo eran rentables subvención mediante, y al comenzar la crisis y dedicarse el dinero público a otros menesteres muchos terminaron desilusionados con las llamadas energías limpias- muchas formas de generar energía se han postulado como candidatas para desbancar al petróleo como la savia que mueve nuestra civilización, pero finalmente la humanidad siempre ha de terminar reconociendo la gran dependencia de nuestro mundo de los combustibles fósiles. 

No obstante con la llegada para quedarse de la industria del automóvil eléctrico y su constante crecimiento en ventas -es de esperar que conforme los coches eléctricos vayan abaratando sus costes de producción las cifras de ventas mejoren aún más- puede que la industria petroquímica vaya desplazando su importancia de los combustibles a la fabricación de otros consumibles como plásticos, y en ese caso ¿es mejor poseer acciones o simplemente especular con la cotización del crudo? Ambas formas de operar son muy diferentes y no suelen atraer al mismo tipo de operador, por lo tanto antes de decantarnos por una de las dos opciones debemos conocerlas en profundidad para intentar evitar disgustos posteriores y dejando la decisión al criterio de cada cual.

Negociando petróleo con CFDs

No toda inversión con activos relacionados con el petróleo se limita a comprar acciones de una petrolera, ya que un inversor puede convertirse en trader al comprar petróleo a través de un bróker como Plus500 a través de CFDs, los llamados contratos por diferencia. Se abren posiciones de venta o de compra  sobre el activo subyacente, en este caso el petróleo, según el análisis del trader sin nunca llegar a poseer dicho activo, es decir, se opera con las subidas o bajadas previstas por el trader en el precio del activo negociado, por lo tanto el trader puede intentar sacar rentabilidad tanto de mercados alcistas como bajistas. 

Un aspecto muy importante a tener en cuenta es que en el trading online las operaciones multiplican su valor mediante apalancamiento –recurso que utiliza la deuda para aumentar el capital no propio que se puede destinar a una inversión-, y eso significa que tanto los beneficios como las pérdidas pueden ser muy considerables, y como bien avisan la mayoría de brókeres el riesgo de perder la totalidad del capital depositado rápidamente no es precisamente menor. ¿Qué pasa si se pierde más de lo depositado? Aunque existen herramientas para gestionar el riesgo que los brókeres ponen a disposición de sus usuarios, podría ocurrir que las pérdidas superasen el capital depositado por el trader, en ese caso, para evitar el endeudamiento habrá que fijarse en que el bróker con el que se opere tenga implementada en su plataforma una herramienta de protección frente a saldos negativos garantizada para las cuentas de sus clientes, esto lo tendrá especificado en su plataforma y el trader deberá informarse de las cláusulas que haya que tener en cuenta caso de que las haya.

Precaución y cabeza fría ante todo

Habiendo comprobado que en muy poco tiempo cualquier acontecimiento puede provocar una estampida generalizada de los inversores es necesario operar con gran prudencia, ya nos dediquemos a comprar activos como si operamos mediante contratos por diferencia o CFDs, ya que mercados especialmente sensibles -como el de los hidrocarburos- han demostrado una volatilidad especialmente alta estas últimas semanas.

Los futuros de petróleo suben