Jueves. 24.05.2018 |
El tiempo
Jueves. 24.05.2018
El tiempo

Tesla e o seu "fenomenal" ano de perdas récord

Elon Musk, con el Model 3, el eléctrico de Tesla para las masas a partir de 35.000 dólares. EP
Elon Musk, con el Model 3, el eléctrico de Tesla para las masas a partir de 35.000 dólares. EP

Así o define o seu presidente, o visionario Elon Musk, un 2017 no que o fabricante de eléctricos rexistrou uns número vermellos de 1.900 millóns

Tesla, el mayor fabricante de vehículos eléctricos en serie del mundo, se hunde más en sus millonarias pérdidas ante los problemas con los que se está topando en la fabricación del Model 3, su gran apuesta para conquistar "masas". Las cifras hablan por sí solas. La compañía estadounidense cerró el ejercicio pasado con unos números rojos de 1.900 millones de euros, casi el triple que en 2016, y con algunos objetivos de ventas frustrados. ¿Y qué balance hace su fundador, Elon Musk, de ese 2017? Pues que ha sido un "año fenomenal" para la firma. ¿Optimismo desmedido o mensaje planificado hacia los accionistas y los mercados?

Es cierto que este visionario puede vivir con la tranquilidad que dará amasar una fortuna de más de 15.000 millones de dólares, la que fue forjando con la creación de innovadoras empresas como Paypal, el proveedor de energía fotovoltaica SolarCity o Space X, una pionera compañía privada para realizar viajes al espacio, pero con Tesla le está costando alcanzar la rentabilidad.

Musk, considerado uno de los grandes inventores de la era moderna, prefiere quedarse con lo positivo. Una producción y ventas récord de los modelos S y X de Telsa el ejercicio pasado —lo que ayudó a la firma a facturar 11.758 millones de dólares, un 67,9% más—, la presentación del camión eléctrico Semi Truck que llegará en 2019 y el lanzamiento del descapotable Roadster, cuyo ensamblaje arrancará en 2020. ¿Y sobre el Model 3? El ejecutivo celebra las primeras entregas pese a que los retrasos que acumula en su fabricación por problemas con las baterías le estén dando muchos quebraderos de cabeza. La previsión era alcanzar una producción de 5.000 unidades por semana a lo largo de 2017, pero ese objetivo está por ahora lejos de cumplirse se ha aplazado hasta después de este verano.

Con esa perspectiva, Musk espera empezar a ganar dinero con Tesla este año. Para lograrlo, será clave que los atrancos en la fabricación de su vehículo más importante queden atrás cuanto antes. El jefe lo tiene claro: si su compañía SpaceX ha lanzado al espacio esta semana uno de los cohetes más potentes del mundo con un Tesla Roadster en su extremo, solucionar el asunto de las baterías del Model 3 no debe ser tan difícil.

Tesla e o seu "fenomenal" ano de perdas récord