miércoles. 20.10.2021 |
El tiempo
miércoles. 20.10.2021
El tiempo

Mucha paciencia

EL SEÑOR DIRECTOR general de Tráfico, con la autoridad que se le supone ya que impone multas, mandó este domingo el mensaje de que los automovilistas que quedaron pillados en la AP-6, sábado y domingo, y a los que metieron en una auténtica ratonera como alternativa, no se habían enterado de los avisos que su departamento colocó en los paneles luminosos de la A-6 y AP-6, "Riesgo de nevadas". La DGT, que dirige este señor y que tiene por encima al tan comunicador ministro del Interior, había cumplido: advirtió desde el jueves por la tarde con avisos luminosos que podía nevar. Quizás pudo haber regalado en las fiestas de San Froilán unos ejmplares del Gaiteiro de Lugo o del Mentireiro Verdadeiro, orignario este último de Palas, como un ministro de Fomento.

El otro que cumplió fue el actual ministro de Fomento. Mandó el recado, a ver si alguien se lo tomaba en serio, de que iba a abrir expediente informativo a la empresa concesionaria de la AP-6, la que pagamos los gallegos para ir o volver de la capital del Reino. Claro que la empresa le salió respondona: es lo que tiene la primacía del capital sobre la política. Según la empresa que cobra el peaje, quien se encargaba de coordinar todo el operativo para emergencias invernales es precisamente Fomento. Los implicados son la propia concesionaria, la empresa que cobra por circular, la DGT y el Ministerio de Fomento. Este ministro, que es de Santander, tiene facilidad para formular pronósticos en inversiones para trenes y autovías, como el Mentireiro Verdadeiro lo hace con la meteorología. Quizás el señor ministro, una vez que lanzó el aviso de expediente informativo y sancionador, aprovechará la ocasión para realizarse a sí mismo una auscultación rigurosa y trasladarle el resultado de la misma al señor Rajoy. Ya este pensará si es cuestión de sancionar. O no, claro. Si algo decide, aproveche también con la delegada del Gobierno en Castilla y León, que se compadecía de los conductores y familias pero, ¡cómo presumía esta autoridad gubernativa con la labor desarrollada! Paciencia.

Mucha paciencia
Comentarios