martes. 21.01.2020 |
El tiempo
martes. 21.01.2020
El tiempo

Mouriño-Caballero: vuelve la guerra

Mouriño y Caballero. AEP
Mouriño y Caballero. AEP

"El Celta y el Concello no van de la mano: rompiste el acuerdo", le dice el presidente del Celta al alcalde de Vigo

Carlos Mouriño, presidente del Celta, dijo en una rueda de prensa celebrada este lunes que el Celta no aceptará la concesión de Balaídos después de las críticas vertldas por el Concello de Vigo a la ciudad deportiva que el club proyecta en Mos.

Mourño dijo que recibió el comunicado del Concello con "asombro y estupor " y acusó al socialista Abel Caballero de mentir y de querer dirigir el Celta. "La ciudad deportiva de Mos no les va a costar un euro a los vigueses. No necesitamos ni el agua de Vigo ni sus vías de comunicación", dijo. Además pidió que no se mezclen "política y deporte". Y recordó: "Todo el proyecto de la ciudad deportiva es legal. Está avalado por los técnicos de la Xunta".

"La ciudad ha sido muy generosa con el Celta, pero el alcalde no", dijo Mouriño, quien acusó a Abel Caballero de haber roto el pacto. "El Celta y el Concello no van de la mano: rompiste el acuerdo".

EL CONCELLO "TIENDE LA MANO". La concejala de Urbanismo de Vigo, María José Caride, ha remarcado que el informe presentado por el Ayuntamiento olívico para rebatir la modificación puntual del Plan General de Ordenación Municipal (PGOM) de Mos que permitirá construir la ciudad deportiva del Real Club Celta no es "político, sino técnico", y ha reiterado que hay "algunos temas que no se ajustan a derecho". 

Así lo ha manifestado este mismo lunes en una rueda de prensa en respuesta a las declaraciones del presidente del club de fútbol, Carlos Mouriño, quien ha mantenido que "es legal absolutamente todo" el proyecto para la ciudad deportiva del Celta en la localidad de Mos; que la relación con Abel Caballero está "seriamente dañada"; y que ha cuestionado que el Celta continúe en Balaídos.

Caride ha incidido en que con esta modificación se produce "un perjuicio" para Vigo, dado que "muchas de las cuestiones planteadas invaden competencias" de la ciudad y "usan servicios de Vigo, sin que los vecinos reciban una contrapartida de este proyecto". De todos modos, el Concello de Vigo quiso rebajar la tensión con el Celta, al que "tiende la mano" para seguir juntos.

Mouriño-Caballero: vuelve la guerra
Comentarios