domingo. 23.01.2022 |
El tiempo
domingo. 23.01.2022
El tiempo

La memoria conservera de Illa de Arousa quiere salir de las ruinas

goday1.jpg
goday1.jpg

La Illa de Arousa es uno de los municipios más jóvenes de España pues fue segregado como tal de Vilanova de Arousa en 1995, tras su etapa de dependencia administrativa iniciada en 1873, año en el que pasó a formar parte del concello de Vilanova de Arousa e incluso entre 1935 y 1945 estuvo integrada en el de Vilagarcía.

Isla de pesca y conserva

El territorio isleño debe su desarrollo económico a la pesca y derivados y esto fue así siempre, como explicó a GG el alcalde Manuel Vázquez, que solicitó hace más de un año la declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) para el entorno del auditorio municipal, donde permanece el "Muelle de Pao", histórico lugar de desembarco de sardinas y otros pescados destinados a las cercanas fábricas de salazón y conservas.

Desde el muelle salían recuas de animales y un pequeño tramo de vía por el que varias vagonetas transportaban la sardina y luego otros productos para conservas, hasta las fábricas próximas, tanto la de los pioneros Goday como otras de la zona.

De las ruinas industriales, según Vázquez, está recuperado el muelle y la fábrica de conservas Goday cerrada en 1959 y que ahora acoge el Centro de Interpretación de las Conservas gallegas.

"Ahora nos falta sacar de las ruinas la nave vecina que se destinó a la salazón, más antigua que la de conservas, y la casa matriz de esta familia de fomentadores catalanes que fue la de Manuel Goday Roure, de Canet de Mar, y su esposa Francisca Llauguer, miembro de otra familia establecida en Vilanova y Carril, procedente de Canet de Mar".

Dinastía político-conservera de los Goday-Llauguer en la ría de Arousa

El investigador y redactor de la revista local "Dorna", Xoán Dopico, explicó a GG que los tres hijos del matrimonio Goday-Llauguer, nacidos entre 1792 y 1808, llevaron vidas empresarial y política, paralelas.

Asi, José Goday -el más pequeño, nacido en 1808- se hizo cargo de la salazón familiar en O Grove, donde se casó y estableció, mientras sus hermanos Juan y Manuel dirigían salazones en Vilanova, Carril y A Illa, aunque el mayor concurrió además a las primeras elecciones para diputado provincial de Pontevedra, tras la creación de Ayuntamientos y Diputaciones provinciales en el reinado de Isabel II.

Entre los herederos de la empresa "Goday e hijos" estuvo Manuel Goday Gual, juez de paz y alcalde de Vilanova de Arousa con 33 años, cargo que también desempeñó su primo-hermano con el mismo nombre, entre otros.

Según Dopico, los cien primeros años del ayuntamiento de Vilanova de Arousa tuvieron al menos un Goday o descendientes en la vida municipal y en la Diputación provincial de Pontevedra.

De forma paralela, el negocio familiar se fue repartiendo y ampliando con empresas de transporte marítimo para América, pero Juan Goday Gual, uno de los sucesores, dio un vuelco a la historia empresarial de la familia -centrada en la salazón de sardina- .

De la salazón con sistema catalán a la conservera más moderna con sistema Nantes

El proceso de salazón implantado por los Goday para la sardina difería del utilizado en Galicia desde la época de los romanos y menos laborioso.

Según Dopico, el sistema de trabajo implantado por los "fomentadores" catalanes fue muy criticado por ser más industrial y necesitar menos mano de obra pero también era más rentable pues no desperdiciaba ningún subproducto en el proceso.

"Los catalanes fletaban barcos, compraban pescado sin intermediarios y prensaban las sardinas durante 6 horas para extraer su grasa o saín que luego comercializaban aparte y en lugar de trabajar las sardinas una a una, lo hacían en parrillas con muchas a la vez", agregó.

Esto siguió así hasta que Juan Goday Gual y su prima-hermana Teresa Francisca Goday Gual prepararon una boda que precisó dispensa papal debido a sus lazos familiares.

Goday fue a buscar la dispensa personalmente hasta Roma y a su paso por la ciudad francesa de Nantes conoció el sistema de conserva de pescado utilizado allí, a base de sardinas y aceite enlatados, y fue el primero en ponerlo en práctica en Galicia en la nueva fábrica de producción industrial de conservas de pescado que instaló en A Illa, inaugurada en 1879.

El nuevo sistema permitió exportaciones al resto de Europa y la empresa se convirtió además en la abastecedora de la Casa Real tras una visita del rey Alfonso XII dos años después de su apertura.

La visita también dio como resultado la participación de la conservera y sus productos en varias Exposiciones Universales de las que siempre volvían con premios y menciones para las conservas elaboradas de forma casi artesanal, pues como explicó Manuel Goday Esgueva, se compraba en Vigo la hojalata ya impresa con las etiquetas de la conservera y las mujeres la cortaban y soldaban para elaborar las latas y las cerraban al vacío cuando ya contenían sardinas cocidas y en aceite.

El sistema de conserva "moderna" introducido por Goday Gual se extendió por toda Galicia y en 1899 yabía 21 industrias con ese sistema, según los datos recopilados por Manuel Lara, presidente de la asociación "Buxa" para la recuperación del patrimonio industrial gallego.

Reencuentro de los Goday en Illa de Arousa

Los más de 200 descendientes del primer matrimonio de "fomentadores" comenzaron a reunirse de forma bienal, hace cuatro años.

Uno de los promotores de los encuentros familiares es el canónigo de la catedral de Santiago de Compostela Alejandro Barral y explicó a GG que la primera reunión se celebró en Louro (Muros) en 2008, en la sede de una vieja conservera Godoy cerrada en los años 30 del siglo XX y propiedad de Enrique Goday Iglesias.

Los primeros impulsores fueron Barral y sus parientes Adolfo Rubio Goday residente en Barcelona, Jesús Canabal -bisnieto de Concepción Jiménez Goday- establecido en O Barco de Valdeorras (Ourense), Manuel Goday Esgueva residente en Vilagarcía, y el más joven del grupo organizador, Borja Goday.

Según Barral, tras cinco generaciones, hay Goday en Estados Unidos, Uruguay, toda Galicia y Cataluña, pero ninguno de ellos está vinculado en la actualidad con el ámbito conservero "pero sí nos une ahora el empeño en crear una fundación para gestionar todo el legado de nuestra gran familia".

La segunda reunión familiar se celebró el sábado día 7 de agosto de 2010, duró cuatro días e incluyó comida, visitas a Santiago de Compostela, una conferencia sobre su historia a cargo de Xoán Dopico y una sesión de pose para fotografiar a todo el grupo ante la vieja fábrica de conservas ahora transformada en centro de interpretación.

 

La memoria conservera de Illa de Arousa quiere salir de las ruinas
Comentarios