martes. 07.12.2021 |
El tiempo
martes. 07.12.2021
El tiempo

La Dieta Atlántica vence a las enfermedades de la civilización

Rafael Tojo, director científico de la fundación Dieta Atlántica/USC
Rafael Tojo, director científico de la fundación Dieta Atlántica/USC

Médicos y catedráticos representantes de la Asociacion Galega de Estudios da Dieta Atlántica (Asgaeda) y de la Fundación Dieta Atlántica, de la universidad de Santiago de Compostela,  intervinieron en el sexto "Encontro Ibérico sobre Dieta e Saúde" celebrado en el marco de la feria "Xantar", en el recinto ferial de Expourense.

Secretos de los centenarios gallegos

El director científico de la Fundación Dieta Atlántica de la USC, Rafael Tojo Sierra, explicó en Ourense algunos secretos de la longevidad gallega que resumió con el estudio del Instituto Nacional de Estadística que registró en 2009 una mayor proporción de personas de 85 o más años en Galicia frente a otras Comunidades Autónomas, sobre todo si se compara con las mediterráneas.

Así, sobre el total de población los gallegos que superan los 85 años suponen el 1,70 por ciento de la población, frente al 1,20 por ciento de Cataluña.

En el mismo sentido, los centenarios gallegos registrados son 717 personas, en una población total de 2,7 millones de habitantes de Galicia, frente a los 979 centenarios catalanes, en una población tres veces mayor (7 millones de habitantes).
También recordó Tojo, que entre los más mayores, el 71 por ciento son mujeres y sólo el 28 por ciento hombres.

Las claves para analizar esos datos, según dijo, están en los 20.000 años de evolución de las costumbres y alimentos que integran la Dieta Atlántica y que ahora se evidencian eficaces frente a las nuevas enfermedades de la civilización que son la obesidad y el sobrepeso, la diabetes del tipo 2, las dolencias vinculadas con el corazón y el sistema circulatorio y altunos tipos de cáncer

Recomendable volver al "cachelo" o patata cocida con piel y el pan mejor integral

Estudios de la FAO analizaron varias dietas saludables en el mundo, entre ellas la mediterránea que fue incluida en noviembre de 2010 por la UNESCO, entre las que forman el Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

Según estudios realizados en Dinamarca, Estados Unidos, en las universidades gallegas y en el ministerio de Medio Ambiente, Rural y Marino, las peculiaridades de la dieta Atlántica hacen que el arco formado por Galicia, norte de España y las costas atlánticas de Francia y América, son beneficiosas para la salud y se debe vigilar su conservación.

Tojo desgranó alimento a alimento todos sus beneficios, pero alertó sobre el descenso del consumo de pan en Galicia, que en 1964 era de 400 gramos por persona y día y ahora es de 118 gramos, y ese descenso de consumo también se da en las patatas.

Recordó que el pan es un magnífico alimento por ser un buen nutriente que tiene proteínas, fibra, una cantidad significativa de minetrales y vitamina, sobre todo en el integral, y nada de grasa.

En relación a las patatas, recordó que el consumo medio en la zona atlántica de España es de 30,1 kilogramos por persona y año frente a los 22,7 que se consumen en la zona mediterránea y que a pesar de la devaluación que sufre en el imaginario de las personas, es un alimento con mucha agua, carbohidratos complejos, fibra y vitaminas, sobre todo si se cocina con la piel, mientras que las patatas manufacturadas o fritas son mucho peores para la salud y mucho más consumidas en la zona mediterránea.

Comemos más naranjas que los valencianos y más aceite que los andaluces

Los datos sobre consumo de diversos productos indican que en la zona Atlántica se consumen más tomates, lechugas, pimientos, cebolas y coles que en el Mediterráneo, y lo mismo ocurre con frutas como la naranja, manzanas y peras y con el aceite de oliva tanto el virgen como el extra.

También tomamos más leche (90,8 litros por person y año frente a 69,3 litros en la zona mediterránea) y más yogures, mientras que la ingestión de quesos es semejante.

Conservamos un consumo muy beneficioso de pescados, de 34,1 kilogramos por persona y año frente a los 23,8 de la zona mediterránea, con diferencias sobre todo en la ingesta de pescados frescos y debemos desarrollar más la ingesta de algas.

"Esto es fundamental para aportar a nuestras células la cantidad que precisan de ácidos omega 3, indispensables para la formación de sus membranas y por suerte, nuestro abastecimiento de pescados y mariscos depende de unas aguas únicas, sobre todo en torno a Fisterra, donde se encuentran vientos y corrientes de diferentes temperaturas que provocan la mayor concentración de plancton del mundo, del que comen todos los animales del mar", agregó Tojo.

Claves y consejos breves

Son indispensables algunas costumbres integradas la Dieta Atlántica y que no conviene cambiar, según Tojo, como el consumo cada día de 3 piezas de fruta y dos raciones de hortalizas, pescado de 2 a 4 veces en la semana y carne, sobre todo de ternera (la más rica en omega 3 y mejor que el buey), algunas veces al mes aunque también cerdo y carnes blancas.

Dieta eficaz con 20.000 años de antigüedad

Por su parte, el presidente de "Asgaeda" y catedrático de Nutricion Aniceto Charro, impartió una conferencia en la que abogó por conservar una Dieta Atlántica que no sólo incluye alimentos en proporciones diferentes a otras, sino el disfrute de comer con los demás que caracteriza nuestra forma de comer y siempre productos de primera calidad y con técnicas culinarias sencillas.

Según Charro, el pueblo más antiguo de Europa y procedente del entorno del mar Negro, el de los "vascones" buscó refugio hace 20.000 años en las alturas de los Pirineos, pues el resto del continente estaba helado, y desde allí se extendió por todo el norte de España y la costra francesa, irlandesa y británica (en aquel momento unida a Europa).Estudios de ADN evidencian que hay genes vascones desde el País Vasco hasta Galicia y desde los Pirineos hasta Irlanda.

Llegaron luego los "escitas" también desde el mar Negro, conocidos luego como "celtas", que pasaron por Grecia y llegaron a España por mar para asentarse en Galicia, Irlanda, Escocia y Cornualles. De ambos pueblos, "vascones" y "escitas" se compone la cultura "protocelta" y "celta" de todo el Arco Atlántico, pero se desconoce si ésta es la misma que la celta de Centroeuropa.

Los celtas atlánticos tenían en común sus ocupaciones como granjeros, cultivadores y pescadores y su alimentación.

"Los mediterráneos presumen de su forma de vida pero los gallegos también podemos sentirnos orgullosos de nuestros hábitos alimenticios pues son muy sanos y dejan muy a gusto a todo el que viene a visitarnos", agregó Charro.

Lo bueno para unos no lo es para otros

Explicó además que tanto la Dieta Mediterránea como la Atlántica tienen características de excelencia alimentaria pero para los habitantes que las originaron, es decir, cada una en su zona. Así, los protoceltas llegaron a Galicia y su alimentación se desarrolló en torno a los productos que había, y esto modificó sus genes (a lo largo de miles de años) que son los que ahora nos dan nuestra forma de comportarnos ante la alimentación.

"Por eso no podemos cambiar nuestra dieta completa por otra sino mejorarla con algunos elementos, tal como se evidencia en numerosos estudios como uno realizado en Estados Unidos con la imposición de una Dieta Mediterránea a un grupo de población lo que provocó un aumento en los casos de cáncer de útero y de infartos de miocardio".

Las dietas personalizadas, según el catedrático, deben hacerse en base a los hábitos culturales de cada pueblo y colectivo.

Universidades y empresas analizan, promocionan y defienden la Dieta Atlántica

La Universidad de Santiago de Compostela (USC), según explicó Tojo A GG, cuenta con unha treintena de grupos de investigación centrados en diferentes alimentos y aspectos de la dieta gallega mientras que en la universidad de Vigo también se abordan proyectos en este sentido.

El último fue presentado esta semana, conjuntamente con la empresa de alimentación "Cuevas" y consiste en la puesta en marcha de una página en internet en la que se pueden consultar hasta 300 recetas de platos tradicionales, se pueden elaborar menús equilibrados con indicaciones de un semáforo nutricional sobre los valores alimenticios de cada plato escogido.

Los cocineros pasan del dicho al hecho desde hace años

Por otra parte, la feria "Xantar" también homenajeó a los nueve cocineros y restauradores de Galicia que tienen en este momento una "estrella" de la Guía Michelín. En el acto no pudieron participar los hermanos Manuel y Leonor García, del restaurante "O Retiro da Costiña" de Santa Comba (A Coruña) ni Rafael Centeno del "Maruja Limón" y pero los que sí asistieron agradecieron el homenaje y recordaron su compromiso con los productos de primera calidad de las tierras y mares de Galicia y con la tradición culinaria, a la que todos ellos recurren para añadirle elementos novedosos.

En la foto final estuvieron Belén Lavandeira, encargada de la bodega de "As Garzas" de Malpica (A Coruña), Xoán Manuel Crujeiras y Beatriz Sotelo de "A Estación" de Cambre (A Coruña), Luis Veira del coruñés "Alborada", Javier González restaurador de "A Rexidora" y única estrella Michelín de Ourense, Xosé Solla de "Casa Solla" de Poio (Pontevedra), Yayo Daporta del restaurante del mismo nombre situado en Cambados (Pontevedra) y el también pontevedrés Xosé Torres Cannas del "Pepe Vieira.Camiño da Serpe" en Poio.
  
Además, Javier González de "A Rexidora" ofreció en el aula gastronómica de "Xantar" su visión y elaboración de uno de los platos más antiguos de la Dieta Atlántica con nabizas, chorizo y huevos caseros escalfados en el interior de una bolsa

La Dieta Atlántica vence a las enfermedades de la civilización
Comentarios