miércoles. 01.12.2021 |
El tiempo
miércoles. 01.12.2021
El tiempo

A Mariña, ‘catedrales’ para ir descalzos

Aunque formalmente en el mapa comarcal de la Xunta A Mariña está divida en tres: oriental, central y occidental, es evidente que la costa de Lugo conforma un único espacio natural, cultural y gastronómico. Eso sí, como todo en Galicia, con matices.

Para empezar, una cosa es la propia rasa litoral y otra el interior. Por otra parte, tampoco son comparables –aunque tengan cosas en común– dos de sus localidades turísticas de referencia, ambas en la costa: Ribadeo, en el este, haciendo frontera con Asturias y Viveiro, en el oeste, cerca ya de la frontera con la provincia de A Coruña.

A la catedral, descalzos
Muy cerca de Ribadeo es posible visitar la ‘catedral’ con los pies descalzos.


La de las Catedrales es una de las playas más espectaculares del litoral gallego, que hay que visitar preferentemente con la marea baja, para observar en todo su esplendor la belleza de las rocas con forma de contrafuertes (de ahí el nombre del arenal).

 

La ría de Ribadeo, que hace frontera entre la costa de Asturias y Galicia, es un espacio de riqueza natural y Zona Especial de Protección de Aves (Zepa).

La villa es la referencia turística de la zona, con Parador y numerosas casas de ‘indianos’, vinculadas a los emigrantes retornados, entre las que destaca el Pazo de los Moreno.



Hacia el interior, en el ayuntamiento de A Pontenova, es curiosa la Ferrería de Bogo, muestra de arqueología protoindustrial con un impresionante mazo, que funciona todavía, para trabajar el hierro. Está enclavada en la fraga (bosque autóctono) de Reigadas.

Viveiro, playas y miradores
En Viveiro hay que perderse por su casco histórico, para recorrer después sus alrededores, con magníficas playas, cuya visita se puede combinar con la ascensión al Monte de San Roque, desde cuyo mirador se obtiene la mejor panorámica de la ría y de la propia villa.


Muy cerca de la localidad está el Eucaliptal de Chavín,  con algunos de los ejemplares de mayor envergadura de Europa, entre los que destaca el conocido como ‘El Abuelo’ (tiene un perímetro de 7,55 metros y una altura de más de 60).

En las proximidades se encuentra la cascada del Pozo da Ferida, una de las más bellas de Galicia.

Si queremos ampliar la excursión podemos adentrarnos más allá de Ourol por la Sierra de O Xistral, que muestra un paisaje típicamente ‘escocés’, con mantos vegetales de turberas de casi 7.000 años de antigüedad y alturas que alcanzan los mil metros, en las que se encuentra una de las principales concentraciones de caballo gallego de monte.

Mondoñedo, episcopal y literaria
Y ya que hablamos de la Mariña interior, sin duda la localidad de mayor interés turístico en este entorno es Mondoñedo, sede episcopal y cuna de ilustres escritores, entre los que destaca Álvaro Cunqueiro.

Cunqueiro, uno de los más grandes intelectuales gallegos del pasado siglo, fue un extraordinario y original fabulador, gastrónomo de referencia para la cocina de la tierra y periodista (llegó a ser director de Faro de Vigo).

En Mondoñedo, sede episcopal desde el siglo XII y una de las antiguas capitales del Reino de Galicia, hay que visitar el casco antiguo y la catedral, con un interesante museo.

En los alrededores otro templo que merece ser conocido es la iglesia románica de San Martiño de Mondoñedo (dentro ya del municipio de Foz), sede eclesiástica de los antiguos bretones en Galicia.


Para los amantes del senderismo, resulta recomendable el recorrido hasta el Salto do Coro, donde uno puede refrescarse en verano. El mejor recuerdo de Mondoñedo, para los golosos, es la tarta que lleva el nombre de la localidad, a base de almendra y hojaldre.




Ver mapa más grande
Recomendaciones


Para comer:

  • Restaurante Foguete. A pocos kilómetros de Ribadeo, por la N-634 en dirección hacia Foz. Cocina casera, con buena relación calidad-precio. Teléfono 982 13 10 26. Menos de 30 euros.
  • Restaurante Nito. Ubicado en un entorno privilegiado, la playa de Areas, próxima a Viveiro. Como corresponde a una casa integrada dentro del club de Amigos da Cociña Galega, ofrece una carta tradicional de calidad, con especial atención a los mariscos y los pescados. Teléfono 982 56 09 87. Entre 40 y 50 euros.
  • Desde Viveiro, si se hace una excursión hacia el interior, por la Sierra do Xistral, uno puede acercarse hasta hasta Viveiró (ayuntamiento de Muras), aunque sólo sea para comer en uno de los restaurantes más ‘enxebres’ (auténticos, tradicionales) de Galicia, Casa Cándida (tfno. 982 18 81 68). Eso sí, no hay carta, se come lo que a uno le sirven (guisos, asados, caldo), pero vale la pena. Aprox. 12 euros.

A Mariña, ‘catedrales’ para ir descalzos
Comentarios