sábado. 08.05.2021 |
El tiempo
sábado. 08.05.2021
El tiempo

Arranca la última fase del rescate de Julen

Una grúa mantuvo este jueves de madrugada suspendido el tubo en el lugar de los trabajos. DANIEL PÉREZ (EFE) (rescate de Julen)
Una grúa mantuvo este jueves de madrugada suspendido el tubo en el lugar de los trabajos. DANIEL PÉREZ (EFE)

El entubado el túnel vertical para rescatar al pequeño finalizó este jueves de madrugada 

La Brigada de Salvamento Minero de Asturias se encuentra en la zona de trabajo de Totalán (Málaga), donde han sido trasladados por la Guardia Civil, para rescatar a Julen, el niño de dos años que cayo a un pozo estrecho y profundo el pasado 13 de enero.

El proceso de entubado de los 60 metros de la galería vertical paralela al pozo donde cayó Julen ha concluido, según informan fuentes de la Subdelegación de Gobierno, y se trabaja para crear una plataforma de seguridad de 12 metros sobre la boca del túnel desde la que bajarán los mineros. 

Una vez se realice la plataforma, será el turno de los miembros de la Brigada de Salvamento Minera, quienes tendrán que cavar manualmente una galería horizontal de cuatro metros que conecte con el pozo, en la zona donde se cree que está Julen.

Los mineros bajarán por el túnel en una jaula creada para esta ocasión y trabajarán en la galería en condiciones extremas por la falta de espacio, luz y oxígeno, con herramientas manuales y la posibilidad de tener que hacer microvoladuras, según la dureza del material que vayan encontrando.

Los ocho miembros de la Brigada Central de Salvamento Minero de Hunosa, con más de cien años de experiencia, llegaron a Málaga el 15 de enero a bordo de un avión militar facilitado por el Ministerio de Defensa y está previsto que en las próximas horas puedan actuar. 

La Brigada Central de Salvamento Minero, que tiene su sede en Langreo, está especializada en rescates complicados, en condiciones de baja visibilidad, así como en apuntalamientos en hundimientos.

La labor de los mineros podría durar unas 24 horas, según los cálculos ofrecidos por los técnicos en días anteriores. 

Un nuevo saliente dificultó las tareas
Un nuevo saliente detectado en los últimos metros del túnel vertical de 60 metros dificultó este miércoles el entubado.

Según informó la Subdelegación del Gobierno en Málaga, los técnicos —para acelerar el proceso— trabajaron directamente sobre el entubado rebajando el diámetro en el tramo final del cilindro, que tiene que apoyarse sobre el pozo de ese túnel.

Fuentes del operativo desplegado en la zona precisaron que una grúa mantuvo suspendido el tubo en el lugar de los trabajos.

La dificultad surgida se produjo después de que en las últimas horas se reperforara el túnel con un engrosamiento algo mayor para eliminar las discontinuidades de sus paredes que impidieron este martes el entubamiento al no poderse sobrepasar la cota de 40 metros de profundidad, lo que obligó a sacar los tubos para evitar un atasco.

Arranca la última fase del rescate de Julen