sábado. 23.10.2021 |
El tiempo
sábado. 23.10.2021
El tiempo

Portomarín, enclave histórico en la ruta jacobea

2020080619005454103
La capitalidad municipal fue declarada conjunto histórico artístico en 1946 y el pueblo nuevo se inauguró en 1963

PORTOMARÍN destila un especial encanto. El pueblo fue declarado conjunto histórico artístico en 1946, aunque el nuevo núcleo apenas supera los cincuenta años, pues fue inaugurado en 1963. Enclavado en pleno Camino Francés, Portomarín estuvo durante siglos situado a orillas del Miño, pero la construcción del embalse de Belesar obligó a anegar la zona en la que se encontraba emplazado, por lo que muchas edificaciones se trasladaron piedra a piedra entre los años 1962 y 1963 para volver e levantarse sobre la ladera de la colina del Monte do Cristo donde se ubica actualmente la villa.

CAMINO FRANCÉS. Como resultado de este laborioso trabajo se salvaron del agua muchas edificaciones, algunas de ellas de gran valor histórico, como por ejemplo, la iglesia de San Nicolás, también conocida como de San Juan, que se levantaba originalmente en uno de los dos barrios que conformaban la población de Portomarín, unidos por un viejo puente que permitía salvar las aguas del Miño y determinó la gran importancia medieval de la población como paso obligado del Camino de Santiago.

Otras muestras del impresionante patrimonio histórico y arquitectónico de la villa son el templo de San Pedro, la escalinata, la capilla de las Nieves, el pazo Conde de la Maza y el de Pimentel.

El Camino recorre 13 kilómetros por el municipio, desde Monteagra a Ventas de Narón.

Portomarín acoge períodicamente trofeos xacobeos de navegación fluvial

Desde Vilachá, aún en Paradela, ya se divisan las tierras de Portomarín, cerca del monasterio de Ribaloio, donde pudo tener su origen la Orden de Santiago. La ruta jacobea abandona Portomarín por el monte de San Antonio, una zona de gran riqueza natural y paisajística, con praderías y viñedos.

A la altura de la fábrica de cerámica se inicia el descenso hacia Toixibó y Gonzar, y después se continúa hacia Castromaior, donde está situada la iglesia románica de Santa María.

SENDERISMO. Entre los grandes atractivos de Portomarín destaca el el castro de Castromaior, excavado parcialmente y muy bien conservado porque el terreno donde se encuentra nunca fue cultivado. Estuvo ocupado desde el siglo IV a.C. hasta el I d.C. y en él pueden verse parte de las murallas y de las viviendas. La visita al yacimiento arqueológico no supone ningún rodeo ni desvío para el peregrino.

DE INTERÉS

Naturaleza: Destacan los parques Manuel de Blas, Agustín del Río, Antonio Sanz, y la Vila Xardín

Senderismo: La ruta del río Ferreira transcurre a orillas del caudal por Zazar, San Clodio o San Fiz, por molinos y puentes.

Gastronomía: Empanada, anguilas del Loio, aguardiente y Tarta de Portomarín son los emblemas.

Portomarín, enclave histórico en la ruta jacobea
Comentarios