jueves. 28.10.2021 |
El tiempo
jueves. 28.10.2021
El tiempo

Muere Aline Griffith, una condesa con revólver en el bolso

Aline Griffith. AEP
Aline Griffith. AEP

Falleció en Madrid, a los 94 años una mujer de extraordinaria vitalidad que ejerció como modelo, periodista y agente secreto de la CIA

 

"Siempre llevaba un revólver en mi bolso", decía en una de sus últimas entrevistas con Efe Aline Griffith, condesa de Romanones, que ha fallecido a los 94 años en Madrid tras una vida como agente secreto de la CIA, periodista, modelo, madre de tres hijos y abuela de trece nietos.

"He procurado no hacer daño, espero que nadie se moleste con mis memorias", aseguraba en su residencia madrileña, un chalet que desprendía un halo decadente, repleto de libros, colecciones de porcelana y cientos de fotografías, entre ellas la de su marido Luis Figueroa y Pérez de Guzmán el Bueno, conde de Quintanilla, con quien se casó en 1947.

Orgullosa de sus orígenes, Griffith, que nació en 1923 en Pearl River (Nueva York, EE UU) y se licenció en Literatura, Historia y Periodismo, siempre presumió de que su trabajo como espía le permitió codearse "con la alta sociedad madrileña y lucir exclusivos diseños de alta costura", además de ser testigo del romance que mantuvieron Ava Gardner y Luis Miguel Dominguín.

Con una extraordinaria vitalidad, Griffith disfrutó del campo en su finca extremeña, "Pascualete", donde hasta casi los 80 años montaba a caballo y salía a cazar perdices. "Es más fácil matar hombres que perdices", aseguraba con su gran sentido del humor.

Poseedora de una elegancia extrema y un saber estar exquisito, Griffith adoraba la moda, fue modelo en Nueva York, solía acudir a la pasarela madrileña y amaba los diseños de Elio Berhanyer.

Bajo el seudónimo de "Tigre", la condesa de Romanones fue agente de la CIA. "Tuve una formación dura en la que aprendí a disparar con pistola, saltar en paracaídas o matar en silencio con cuchillo e incluso con un periódico", declaraba.

Religiosa y conservadora, Aline Griffith siempre prefirió que la llamasen agente secreto en lugar de espía. "Me disgusta, es peyorativo. Trabajé por amor a mi patria, no por traición a otros países", aseguraba.

En 1944, con 21 años, aterrizó en Madrid con la misión de espiar a los nazis. Se instaló en el hotel Ritz y se codeó con la sociedad madrileña más selecta: aristócratas, toreros y cantantes. Su trabajo le proporcionaba todo lo necesario para hacer amigos. Eran años en los que corría el whisky americano escuchando flamenco.

"Era un Madrid apasionante que recorría en coche de caballos, los hombres eran galanes, existían infinidad de fiestas donde se lucían joyas auténticas y vestidos largos. Era un ciudad muy interesante, con mucha clase y elegancia", explicaba.

"Un día un espía nazi quiso matarme, pero me salvé, fui más rápida. Siempre llevaba un pequeño revolver en mi bolso"

Ser espía en aquellos años era tan apasionante como peligroso, tenía misiones burocráticas y otras más arriesgadas. "Un día un espía nazi quiso matarme, pero me salvé, fui más rápida. Siempre llevaba un pequeño revolver en mi bolso", recordaba la condesa, quien nunca supo si llegó a matarle. "Mi intuición me dice que... nunca lo sabré", dejaba en el aire.

Reconocía que su mejor arma para ser espía era su juventud y simpatía, luego, cuando se casó "el título de Condesa de Romanones fue una gran tapadera".

"Todo en mi vida ha sido apasionante", afirmaba, y aseguraba que su marido se enteró de que era espía el día antes de su boda: "No se lo creyó, lo descubrió durante nuestra luna de miel, en una cena con mi jefe".

Tras su matrimonio, se retiró como espía. "Mi marido me obligó a abandonar mi trabajo, estaba tan enamorada que me daba igual continuar", pero diez años después volvió. "¿Quién iba a sospechar de una condesa española?", decía.

Considerada como una las personas más importantes de la "jet set" internacional, Aline Griffith también escribía. Su primera obra fue Historia de Pascualete (1964), que recoge las vivencias de los condes de Romanones en esta finca extremeña de su propiedad.

Sin embargo, la condesa se hizo famosa como novelista con la publicación en 1988 de su libro La espía que vestía de rojo, donde relató sus primeras peripecias como espía.

"He tenido una vida cómoda, fabulosa", decía la condesa, quien reconocía que vivió años "emocionantes y divertidos" y se codeó con los presidentes de Estados Unidos Richard Nixon y Ronald Reagan, y actrices como Ava Gardner, Audrey Hepburn y Deborah Kerr.

"A veces me he sentido avergonzada por disfrutar tanto"

Rainiero de Mónaco y Grace Kelly, Jacqueline Kennedy, la duquesa de Alba, Imelda Marcos y los duques de Windsor fueron algunos de sus amigos. "A veces me he sentido avergonzada por disfrutar tanto, mientras mis hermanos y otras personas luchaban por su patria", aseguró.

Madre de tres hijos y abuela de trece nietos, Griffth nunca se sentía culpable por trabajar fuera de casa, tenía tiempo para todo, aseguraba: "No pierdo el tiempo charlando con amigas por teléfono. Me gusta ocuparme de mis cosas".

Muere Aline Griffith, una condesa con revólver en el bolso
Comentarios