sábado. 27.11.2021 |
El tiempo
sábado. 27.11.2021
El tiempo

Alcanzar los 176 escaños para lograr la mayoría en el Congreso, un rompecabezas desde 2015

Mariano Rajoy y Pedro Sánchez se saludan a la entrada de la Moncloa. EMILIO NARANJO (EFE)
Mariano Rajoy y Pedro Sánchez se saludan a la entrada de la Moncloa. EMILIO NARANJO (EFE)

Con el apoyo de Podemos, a Sánchez le bastaría con sumar a Cs, pero ante su negativa necesita a los soberanistas ▶El PNV se muestra dispuesto a "hablar" de la moción, mientras ERC y PDeCAT piden moderar el discurso contra Torra

Entre 2015 y 2016 España experimentó lo que significa el "voto fragmentado". Ni el PP ni el PSOE, ni mucho menos el resto de partidos, fueron capaces de alcanzar por sí solos los 176 escaños del Congreso que marcan la mayoría absoluta. En los medios digitales se popularizaron los "pactómetros", herramientas que permiten probar las combinaciones más rocambolescas para ver si la suma de sus diputados alcanza una mayoría. Lo mismo ocurre ahora, cuando la moción de censura del PSOE contra Rajoy necesita 176 votos y Cs advierte de que se descuelga de la iniciativa.

Es la Constitución la que establece que la moción de censura, al ser constructiva, requiere de una mayoría absoluta, lo que exige reunir 176 diputados. No basta con sumar más votos a favor que en contra, como ocurre en las sesiones de investidura.

Cómo prosperaría la moción de censura

QUEVEDO. Pedro Sánchez cuenta de partida con 85 escaños —incluido el del diputado de Nueva Canarias, Pedro Quevedo, que concurrió a las elecciones integrado en las listas del PSOE, aunque luego apoyó el proyecto de ley de los Presupuestos elaborado por el PP—, más los 71 que le brinda Podemos, incluido Compromís.

"Con total claridad estamos dispuestos a poner nuestros votos para desalojar al PP del Gobierno", afirmó el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias. "Cualquier partido democrático no puede seguir manteniendo ni un minuto más a un partido como PP en el Gobierno", añadió el coordinador federal de Izquierda Unida (IU), Alberto Garzón.

Todos ellos juntos suman 156 escaños. Así que la manera más sencilla de rebasar la barrera de los 156 sería con los 32 de Cs, pero eso ya lo descartó ayer su líder Albert Rivera. Así que la única fórmula posible sería con el apoyo de los independentistas catalanes.

Todo apunta a que podría añadir los nueve de Esquerra (ERC) y los ocho del PDeCAT, aunque ambos partidos independentistas exigieron que los socialistas dejen de criticar al nuevo presidente de la Generalitat, Joaquim Torra, a quien Pedro Sánchez tachó de supremacista y comparó con la ultraderechista Marine Le Pen. En total, la cuenta a favor del candidato socialista se elevaría a 173.

El portavoz de ERC en el Congreso, Joan Tardá, confirmó el apoyo de su grupo a la moción del PSOE al considerar "urgente echar de forma democrática" al PP.

Sin embargo, desde el PDeCAT se mostraron más cautos. "Tenemos que ver si ahora la oportunidad de echar a Rajoy se plantea o no de forma seria por parte del PSOE", apuntó el portavoz del partido en el Congreso, Carles Campuzano, quien recordó que no apoyaron la moción de censura planteada por Podemos hace un año, a su juicio, no tenía el objetivo real de cambiar al Gobierno.

Ábalos señaló que, de salir adelante la iniciativa, podrían convocar nuevas elecciones en un tiempo «razonable y prudente»

 

CONTRAPRESTACIÓN. En cuanto a la posibilidad de que el apoyo de los independentistas lleve aparejada alguna contraprestación, fue rechazado de plano por el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, quien garantizó que el PSOE no negociaría con "independentistas". "Nos molesta la mera alusión después de nuestra clara posición con respecto a Cataluña", enfatizó Ábalos, quien incidió en que eso "no entra ni por asomo" en sus planes.

Al margen de los independentistas, ya hay 170 diputados en contra de la mayoría absoluta: los 134 del PP y los tres que suman sus socios electorales de UPN (2) y Foro Asturias (1); los 32 de Cs; y la diputada de Coalición Canaria, Ana Oramas, que no piensa sumarse a una moción de censura sustentada en Unidos Podemos y los partidos independentistas.

CC ya rechazó en junio de 2017 la moción de censura impulsada contra Rajoy por Pablo Iglesias, cuyo partido, criticaron los nacionalistas canarios, solo pretendía con aquella iniciativa "generar crispación política, sin ninguna posibilidad de arreglar nada".

Así que, una vez sumados los votos a favor y en contra, a Sánchez siguen sin darle las cuentas. Aunque pida perdón a Torra, modere su discurso contra el líder independentista y se gane el apoyo de los soberanistas de Esquerra y del PDeCAT, dependerá al final del PNV, que acaba de facilitar la aprobación de los Presupuestos Generales del Gobierno del PP.

En ese contexto de 173 frente a 170, la posición clave la vuelve a tener el PNV, que con sus cinco escaños ya fue determinante para que el Gobierno pudiera sacar adelante los Presupuestos de 2018. Con los nacionalistas vascos la moción de censura prosperaría y sin ellos ya tendría imposible llegar a los 176 votos necesarios. De momento, el partido jeltzale se ha ofrecido a negociar con el PSOE.

"HABLAR". El portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, mostró ayer su disposición a "hablar" con el PSOE para conocer cuál es su "planteamiento respecto a Euskadi y sus aspiraciones" y sobre Cataluña, aunque reconoció que había "demasiadas incógnitas".

En cuanto a los dos diputados de Bildu, ya adelantaron que solo apoyarían a Pedro Sánchez si se comprometiera aceptar el derecho a decidir en Euskadi, algo que no entra en los planes inmediatos del candidato socialista.

La moción será tramitada el lunes por la mesa del Congreso y no se prevé que se debata antes de dos semanas. Ábalos indicó que, de salir adelante, podrían convocar elecciones en un tiempo "razonable y prudente".

Alcanzar los 176 escaños para lograr la mayoría en el Congreso, un...
Comentarios