El tiempo
domingo. 25.09.2022
El tiempo

Larga vida al Rey

Range Rover1
Nuevo Range Rover. EP
La nueva generación del Range Rover se vuelve más lujosa y confortable que nunca.

Después de 52 años como rey indiscutible en el segmento de los todoterreno de lujo, la quinta generación del Range Rover refuerza su monarquía sabiéndose adaptar a los nuevos tiempos, pero sin perder ese aire continuista propio de las grandes realezas.

Y es que después de que la primera generación del Range Rover llegase al mercado en 1970, ahora le llega el turno quinta generación, que arranca con mecánicas diésel, de gasolina e híbridas enchufables, a las que en 2024 se unirá una variante totalmente eléctrica.

A pesar de que los cambios en esta quinta generación del Range Rover son muy profundos, los diseñadores han sabido dar a la estética del nuevo vehículo un aire continuista con relación a anteriores generaciones. La parte frontal es un buen ejemplo de este trabajo estético.

Por dimensiones y planta —mide 5,05 metros de largo, 2,05 de ancho, 1,87 de alto y pesa casi 2.600 kilogramos en orden de marcha—, el nuevo Range Rover resulta sencillamente impresionante. 

La vista frontal y lateral resultan fácilmente reconocibles al ser las partes en los que los diseñadores quisieron mantener el mismo aire de familia que siempre ha caracterizado a las sucesivas generaciones de este modelo. Mucho más innovadora resulta la parte trasera, en la que las ópticas estan totalmente camufladas y cuyo diseño ultrafino —gracias a la tecnología led— se aleja de las luces convencionales de modelos anteriores.

Range Rover4
El frontal, aunque más estilizado, mantiene el aire de familia de anteriores generaciones

Otro de los detalles que se conserva de las generaciones precedentes es el portón trasero de doble hoja, en la que la parte superior se abre hacia arriba y la inferior bascula, ambas con accionamiento eléctrico.

Por su parte, el volumen de carga en configuración de cinco plazas parte de una capacidad de 725 litros, lo que sin duda da idea de la envergadura de este modelo.

El puesto de conducción resulta impresionante por su ergonomía y gran nivel de confort. La instrumentación digital, la gran pantalla central y los numerosos automatismos son algunas de sus principales características.

INTERIOR. Pero si exteriormente el nuevo Range Rover es un modelo incapaz de pasar desapercibido, subirse a su habitáculo —sobre todo en los niveles de acabado superiores— es un placer para los sentidos.

Materiales nobles —incluso con la posibilidad de inserciones cerámicas—, el cuidado por el detalle y el gran número de automatismos, a traves de diversas pantallas táctiles, entre las que llama la atención la de 13,1 pulgadas que preside el salpicadero, se funden con la ergonomía y nivel tecnológico disponible en cada una de las plazas, ya que incluso los asientos traseros son regulables eléctricamente.

Y es que el nuevo Range Rover es un modelo que se puede disfrutar tanto conduciéndolo uno mismo como viajando en el asiento trasero, gozando en este caso de un nivel de confort y lujo como el que pocas limusinas pueden ofrecer.
En este aspecto, quizás el único punto criticable sea la altura del vehículo con relación al suelo, lo que hace que subirse o bajarse del vehículo pueda resultar algo engorroso para personas de poca altura.

rangerover6
El interior combina confort, tecnología y lujo. EP

CHASIS. El comportamiento en carretera del nuevo Range Rover es sorprendentemente ágil para un vehículo de estas dimensiones y peso. La clave de ello se encuentra en el uso de una plataforma totalmente nueva —denominada MLA-Flex—, dirección en ambos ejes —con un ángulo de giro máximo de siete grados en las ruedas traseras—, o la suspensión electrónica predictiva, que alcanza un excelente equilibrio entre comportamiento y confort.

La parte trasera es la que presenta un mayor cambio estético con relación a las anteriores generaciones. Los finos grupos ópticos son la nueva seña de identidad de una zaga que mantiene el portón de doble hoja.

La gama del nuevo Range Rover es una de las más amplias de la historia de este modelo, fruto de combinar dos longitudes de carrocería —lo que permite configurar interiores de cuatro, cinco o siete plazas, este último en el caso de la variante con batalla larga—, cinco motores —dos diésel microhíbridos, un gasolina y dos híbridos enchufables— y cinco niveles de equipamiento —SE, HSE, Autobiography, First Edition y SV— que se ofrecen en un abanico de precios que oscila entre los 140.950 y los 185.050 euros, que se pueden incrementar aún más en función de los elementos opcionales elegidos.

Range Rover2
El diseño de la parte trasera se caracteriza por la adopción de unos nuevos grupos ópticos. EP

Los responsables de la marca en España prevén que las variantes más demandadas sean las híbrido enchufables P440 L6 3.0 PHEV de 440 caballos y el P510 L6 3.0 PHEV de 510 caballos, por ser dos modelos con etiqueta cero de la DGT. Los diésel microhíbridos, con etiqueta Eco, también deberían tener, según la marca, una buena aceptación en cualquiera de sus dos variantes —la D300 L6 3.0 MHEV de 300 caballos y la D350 L6 3.0 MHEV de 350, mientras que más exclusivo será el modelo de gasolina P530 V8 4.4 de gasolina y 530 caballos, que todavía tardará en llegar unos meses al mercado, pero cuyas unidades ya se pueden reservar.

Más adelante, en 2024, la gama del Range Rover se completará con la variante 100% eléctrica.

Sorprendente eficacia en carretera
En la primera toma de contacto al volante de la nueva generación del Range Rover, hemos tenido la oportunidad de conducir la versión diésel MHEV de 350 caballos y la gasolina de 530. Ambos sorprenden por su eficaz comportamiento en reviradas carreteras de montaña. Y es que si la primera impresión es que este tipo de trazados no es el ideal para un vehículo de estas dimensiones y peso, en el que sus enormes inercias lo deberían penalizar, estas reticencias iniciales desaparecen nada más se abordan con él los primeros virajes. Y es que aunque su comportamiento no es, desde luego, el de un deportivo, lo increible es que se puede mantener un buen ritmo, apurando la frenada a la entrada de cada viraje y acelerar a fondo en pleno apoyo, sin que el coche haga el más mínimo extraño.
Pero si estas características son las que más llaman la atención en la conducción del Range Rover, el modelo británico aporta otras muchas virtudes que lo sitúan a la altura de las mejores berlinas de lujo del mercado. La sobresaliente insonorización, junto con un interior de auténtico lujo, hace que el confort de marcha esté al máximo nivel. Esto se nota, sobre todo, en autopistas y autovías, donde el Range Rover, en cualquiera de sus versiones, se desvela como una auténtica máquina de devorar kilómetros. Desde luego, muy buena opción para quienes buscan un vehículo de representación y de mucho carácter.

LA GAMA
Diésel (Microhíbrido)
D300 L6 MHEV: 300 CV
D350 L6 MHEV: 350 CV
PHEV (híbrido enchufable)
P440 L6: 440 CV
P510 L6: 510 CV
Gasolina
P 530 V8: 530 CV
Eléctrico EV
EV: Comercialización en 2024 
Carrocería SWB
Largo: 5,05 metros
Pasajeros: 4 / 5 plazas
Carrocería LWB
Largo: 5,25 metros
Pasajeros: 5 / 7 plazas
Acabados 
SE / HSE / Autobiography / FirsT Edition / SV
Precio
Desde 140.950 euros

Larga vida al Rey