El tiempo
martes. 16.08.2022
El tiempo

Mucho en donde elegir

Nuevos motores para el Kia Sportage.
La familia de la Kia Sportage suma a su oferta de mecánicas una versión híbrido enchufable y dos diésel, una de ellas microhíbrida.

La quinta generación del Kia Sportage, que se presentó a principios de este año, únicamente estaba disponible de momento en variantes gasolina e híbrida.

Ahora, con la llegada del verano llegan, sin embargo, dos mecánicas que están llamadas a acumular un buen número de ventas dentro de la gama, como son la híbrido enchufable (PHEV) y dos diésel, una de ellas microhíbrida.

Y es que si hasta este momento, el Kia Sportage ya estaba teniendo una excelente aceptación en el mercado, siendo el segundo modelo más vendido de su segmento, la llegada de estas nuevas variantes mecánicas supondrán un aliciente más para convertirlo en todo un súperventas.

KIA SPORTAJE PHEV_001
La quinta generación del Sportage destaca por su personal estética.

El Sportage híbrido enchufable recurre a un sistema que combina el motor gasolina 1.6 T-GDi de 180 caballos con un propulsor eléctrico de 91 caballos y 304 Nm de par. El resultado es un conjunto que ofrece 265 caballos y 350 Nm de par motor, que otorgan a esta versión unas excelentes prestaciones. 

De esta forma es capaz de acelerar de 0 a 100 kilómetros por hora en 8,2 segundos, mientras que su consumo medio homologado se sitúa en 1,1 litros de gasolina, gracias a una autonomía 100% eléctrica que puede llegar hasta los 78 kilómetros.

Su comportamiento en carretera apenas difiere con relación a sus hermanos de gama. De este modo, el Kia Sportage PHEV destaca por su buen tacto de dirección y unas suspensiones controladas electrónicamente que se muestran muy eficaces en todo tipo de firmes, aportando tanto confort de marcha como estabilidad.

En trazados especialmente virados, el mayor peso con relación a otras versiones del Sportage —pesa 1.830 kilogramos, casi 200 más que el híbrido convencional— si se aprecia, sobre todo, por unas mayores inercias que le restan agilidad a la hora de enlazar virajes cerrados.

KIA SPORTAJE PHEV_059
Su comportamiento en carretera resulta muy satisfactorio.

El sistema de tracción a las cuatro ruedas, que permite seleccionar la transmisión al tipo de firme por el que se circula se muestra también muy eficaz y aporta a esta versión del Sportage ciertas cualidades todoterreno que, aunque no es para lo que está pensado el coche, sí transmite mayor confianza sobre todo cuando se circula en condiciones de baja adherencia.

El diseño exterior presenta unas atrevidas formas en las que destacan especialmente la parrilla frontal y el aspecto de las luces diurnas.

En cuanto a mecánicas diésel, la familia del Kia Sportage crece con la llegada de dos nuevas variantes de 115 y 136 caballos. La menos potente no cuenta con ningún sistema de electrificación y se ofrece únicamente con un cambio manual de seis velocidades que, no obstante, se muestra suave y preciso de manejar.

KIA SPORTAJE PHEV_018
El salpicadero está presidido por una gran pantalla curva.

La versión de 136 caballos recurre, por su parte, a un sistema microhíbrido de 48 voltios, que le permite reducir sus consumos hasta los 4,9 litros cada 100 kilómetros.

Este propulsor se ofrece tanto en combinación con una transmisión manual de seis velocidades, como con un cambio automático DCT de siete velocidades, que encaja perfectamente con la filosofía del vehículo.

En el moderno puesto de conducción, la principal protagonista es la gran pantalla curva digital que preside el centro del salpicadero

Ambas versiones diésel se muestran muy confortables de conducir, si bien es cierto que, en determinados momentos, los 115 caballos de la versión de acceso a gama se quedan un poco justos.

Por lo demás, estas nuevas variantes del Sportage mantienen intactas todas las cualidades de esta quinta generación, en cuanto a comportamiento, seguridad, equipamiento, conectividad y funcionalidad para el día a día.

Estas virtudes han servido para que el Sportage se sitúe como el modelo más vendido de la marca y, según las previsiones de la firma coreana, es que el nuevo híbrido enchufable acumule el 12% del total de las ventas de esta gama, mientras que las versiones diésel supondrán el 35%.

Para conseguir estas buenas previsiones, destaca el importante esfuerzo realizado para dotar a este modelo de un precio realmente competitivo. En este sentido, la versión diésel de menor potencia está a la venta desde 26.576 euros, en el caso del acabado Concept, mientras que el Drive tiene un precio de partida de 28.976 euros.

Con el Terrain Mode, la quinta generación del Kia Sportage puede adaptarse rápidamente a las condiciones de adherencia de todo tipo de terrenos

Con este segundo equipamiento, la variante de 136 caballos cuesta 1.600 euros más, mientras que si se opta por el acabado Tech, el precio asciende hasta los 33.476. A este precio hay que añadir 2.100 euros más si se opta por la caja automática de siete velocidades, mientras que si se prefiere elegir la versión tope de gama con acabado GT-Line, el desembolso a realizar es de 40.676 euros, a los que hay que sumar 2.900 más si se prefiere una unidad con tracción integral a las cuatro ruedas.

Por lo que se refiere a la versión híbrido enchufable, aplicándose todos los descuentos posibles, el precio de la versión de acceso, la de acabado Drive, es de 33.750 euros, mientras que el acabado Tech supone un desembolso de 3.900 euros más. El tope de gama, el GT Line suma ya otros 9.415 euros más con relación a este último.

Mucho en donde elegir