lunes. 18.10.2021 |
El tiempo
lunes. 18.10.2021
El tiempo

Una pionera en la Fórmula Uno

Maria Teresa de Filippis (1926-2016) fue la primera mujer en clasificarse para un gran premio de Fórmula 1 y lo hizo al volante del Maserati 250F. Su historia se define con pasión y audacia, y por esta razón conviene recordarla con motivo del Día Internacional de la Mujer

Maria Teresa de Filippis nació en Nápoles en 1926 y decidió ingresar en el mundo de la competición a modo de desafío. En 1948 participó en su primera carrera real: con solo 22 años alcanzó el lugar más alto del podio en los 10 kilómetros Salerno-Cava de' Tirreni, en la clase de 500 cc de la categoría de turismos en la que batió a sus rivales hombres. Esta primera victoria prendió su pasión por la competición y durante los siguientes años triunfó en numerosas competiciones en la categoría de 750 cc.

Maria Teresa de Filippis representa una historia de tenacidad, coraje y audacia. El deseo y la capacidad de afrontar desafíos técnicos, físicos y personales y transformarlos en oportunidades

De 1953 a 1954 pilotaba un Osca 1100 cc con el que conquistó las 12 Horas de Pescara, el Trullo d’Oro, la Catania-Etna, y los circuitos de Caserta y Siracusa.

1955 fue el año en el que Maria Teresa de Filippis pasó a pilotar el Maserati 2000 A6GCS. En un artículo que escribió sobre sus años de competición, explicaba: "…un coche potente, con el que me sentía capaz de hacer cualquier cosa… y lo hice", añadiendo, "¡pobre coche! Tantos accidentes espectaculares, ¡pero también cuántas victorias!" Sobre todo una: la victoria en la Catania-Etna donde estableció un récord de tiempo que se mantuvo imbatido durante tres años. Al final del campeonato de 1955, fue segunda en la categoría de 2.000 cc.

maserati_3953_large

En 1958, al volante de un Maserati 250F privado, Maria Teresa de Filippis hizo su debut en el GP de Siracusa y, después, compitió en su primer Gran Premio del Campeonato del Mundo de Fórmula 1, en Bélgica. Un buen número de mujeres han competido en deportes de motor, pero solo Maria Teresa tiene el único récord que no nunca podrá ser batido o igualado: ser la primera mujer en competir en el Fórmula 1.

En la Catania-Etna estableció un récord de tiempo que se mantuvo imbatido durante tres años

Capaz de irrumpir en un ambiente que hasta entonces había sido considerado exclusivamente para hombres, Maria Teresa se ganó el respeto y la estima de sus rivales y llevó a los circuitos los valores que todavía hoy siguen guiando a Maserati: excelencia, elegancia y potencia.

Maria Teresa de Filippis representa una historia de tenacidad, coraje y audacia. El deseo y la capacidad de afrontar desafíos técnicos, físicos y personales y transformarlos en oportunidades que aprovechar, mirando al futuro con determinación.

Cinco años después de su muerte, la fuerza y la importancia de los logros de Maria Teresa de Filippis continúan definiendo los valores de Maserati, la marca para la que corrió, y también inspirando a todas las mujeres que trabajan hoy para la firma. Un vídeo especial, lanzado en redes sociales con motivo del 8 de marzo, los une y los festeja.

maserati_3384_large

Una pionera en la Fórmula Uno
Comentarios