jueves. 14.11.2019 |
El tiempo
jueves. 14.11.2019
El tiempo

Esta es la mejor guía para pedir préstamos rápidos por Internet

Sea cual sea nuestra situación económica es probable que tarde o temprano acabemos teniendo un problema que requiera solución urgente. Un buen ejemplo es la clásica avería del coche que exige abonar un importe considerable al taller mecánico de confianza. Para este tipo de adversidades los préstamos rápidos son de gran ayuda. En Galiciaé lo sabemos. Así pues, hemos elaborado la guía definitiva que resolverá todas las dudas sobre esta clase de productos financieros.

Basta con ponerse en situación: mi vehículo de repente ha decidido dejar de funcionar con normalidad. Por el contrario, me surge una avería hogareña como la típica de fontanería que ocasiona muchos problemas. Solucionar esta clase de contratiempos es sencillo con un préstamo rápido. Pero, ¿me lo concederán sí o sí?

En caso de encontrarnos en una lista de morosos, ¿la entidad prestamista también nos proporcionará la cantidad de dinero que necesitemos? Las respuestas a éstas y otras preguntas habituales serán descritas a continuación. De esta manera ni una sola duda asaltará al firmar el contrato con la compañía crediticia que elijamos.

¿Pasa algo si estoy en RAI o ASNEF?

De todas las dudas que se plantean habitualmente los gallegos, la relacionada con la morosidad es la más frecuente. Ello no es de extrañar teniendo en cuenta que en épocas anteriores sí suponía una importante barrera. De hecho, si un par de décadas atrás intentábamos pedir un crédito, probablemente recibíamos un no como respuesta.

Y es que la mayoría de préstamos personales solo les eran concedidos a quienes no estaban en listas de morosos. Pero poco a poco fue aumentando la competencia en el sector crediticio. A día de hoy son innumerables las empresas que ofrecen productos financieros de lo más atractivos.

¿Cómo competir contra ellas? Facilitando al máximo los trámites y eliminando todas las trabas posibles. Si un cliente que está en RAI o ASNEF ve denegada su solicitud, no dudará en recurrir a otro prestamista. Este es uno de los principales motivos que llevan a las empresas actuales a “hacer la vista gorda”.

Tanto es así que muchas de ellas ni siquiera consultan nuestro historial de morosidad. Hacen caso omiso a impagos cometidos anteriormente, asumiendo un mayor riesgo por su parte a cambio de captar más clientes.

¿Y si no tengo nómina ni aval?

Prácticamente el mismo motivo recientemente descrito es el que lleva a las compañías de créditos a reducir los trámites. Si bien es cierto que anteriormente pedir un crédito exigía lidiar con una excesiva documentación, todo ha cambiado en 2019.

Cuando pedimos un minicrédito interiorizamos que dan igual la morosidad y otros aspectos que antes importaban. Lo único que importa es que proporcionemos el DNI. ¿El motivo? Básicamente la entidad, por motivos lógicos, necesita poder verificar nuestra identidad.

La comprobación abarca aspectos como el hecho de que coincida el nombre completo con el introducido en el contrato. También se revisa la dirección y la edad, siendo un requisito fundamental tener más de dieciocho años.

Me ofrecen un minicrédito con 0% de interés, ¿es real?

Al navegar por la red en busca de préstamos rápidos y de cantidades no excesivas es habitual encontrar buenas ofertas. Una de ellas, concretamente, es una promoción de bienvenida que a todos nos suele llamar la atención.

En efecto, nos referimos al minicrédito concedido sin ningún porcentaje de TIN. El interés es cero, por lo que devolvemos la misma cantidad que nos es proporcionada al principio. Por ejemplo, si la compañía en cuestión me presta trescientos euros, tengo que acabar retornando los trescientos íntegramente, sin añadidos.

¿Dichas ofertas son reales o esconden algún tipo de letra pequeña? Aunque las condiciones contractuales dependen de cada prestamista, este tipo de promociones son totalmente ciertas. De hecho, cada vez son más populares los préstamos rápidos sin papeles y totalmente gratuitos.

Lo que sí debemos tener en cuenta es que es una estrategia de marketing a modo de bienvenida. Se basa en la captación de clientes. Si ya somos usuarios de una plataforma online que concede préstamos, el segundo minicrédito sí estará sujeto al TIN.

Si no quiero introducir mi cuenta bancaria por Internet, ¿puedo recoger el dinero en mano?

Tarde o temprano a todos los consumidores nos acaba surgiendo esta duda. Yo también soy de los que, a pesar de que todo es más seguro ahora, intento evitar dar ciertos datos. La cuenta bancaria es uno de ellos. A pesar de mi recelo de internauta, ¿puedo obtener un préstamo en línea?

La respuesta es afirmativa, aunque lo más recomendable es hacer el procedimiento normal. Es decir, firmar el contrato introduciendo nuestro número de cuenta –procedimiento que hoy en día es totalmente seguro–. Sin embargo, existe la posibilidad de recoger la cantidad en mano. Para ello es esencial que nos aseguremos de que el prestamista ofrece tal opción. Las compañías crediticias con establecimientos físicos en las grandes ciudades, por ejemplo Vigo y A Coruña, suelen permitirlo.

Esta es la mejor guía para pedir préstamos rápidos por Internet
Comentarios