El tiempo
domingo. 04.12.2022
El tiempo

¿Por qué debemos sacarnos las muelas del juicio?

Las muelas del juicio son los terceros molares del ser humano, situados al fondo de la dentadura, y que se caracterizan por emerger en la adolescencia o en los primeros años de la edad adulta. También se les llama cordales.

Se trata de 4 piezas dentales, 2 en la parte de arriba y 2 en la parte de abajo. El problema surge cuando no tienen espacio para situarse correctamente y ocasionan molestias muy desagradables. Para solucionar esto hay que extraerlas.

¿Cuándo hay que extraer las muelas del juicio?

En la Clínica Dental Porriño se realizan las extracciones de las muelas del juicio cuando el odontólogo detecta algún problema que lo necesite. Por lo general, se considera que deben extraerse en los siguientes casos:

  • Si hay dolor en la zona donde están las muelas del juicio o donde deberían emerger. Esto puede hacer pensar al odontólogo que las muelas no tienen espacio y, por lo tanto, están lastimando el tejido blando.
  • Si ya la muela en cuestión emergió y hay infecciones recurrentes en la parte posterior o alrededor de la misma.
  • Se producen quistes o tumores en la zona de la muela del juicio.
  • Si la parte de la encía que corresponde a la muela del juicio está enferma, congestionada o afectada.
  • Si la dentadura está apiñada por falta de espacio.
  • Si la pieza dental tiene una caries extensa y requiere una endodoncia, es preferible hacer una extracción.
  • La muela quedó atrapada en la cavidad de la encía. Por lo general, el paciente siente dolor cada cierto tiempo, como si la pieza fuera a salir, pero después de un tiempo se calma y la muela del juicio no sale.
  • Si la muela del juicio ha emergido parcialmente y es muy difícil limpiarla.
  • La muela del juicio está en una posición incorrecta, por ejemplo, está orientada horizontalmente.
  • Si el odontólogo tiene razones suficientes para pensar que las muelas del juicio van a ocasionar problemas, es mejor extraerlas antes de que formen las raíces por completo y sea más difícil la extracción.
  • Si las muelas del juicio tienen una posición tal que la limpieza se dificulta mucho y se observa que se acumula comida con frecuencia, es mejor extraerla.

¿Cuándo se debe evitar la extracción de las muelas del juicio?

Hay casos en los que no se justifica someterse a un procedimiento de extracción de muelas del juicio. Por ejemplo, los siguientes:

  • La muela tiene una caries pequeña que no requiere endodoncia dental y se puede tratar sin problemas.
  • Si la muela no ha emergido y por medios radiológicos se observa en buena posición y el odontólogo considera que tiene espacio para emerger apropiadamente.
  • La pieza dental ha emergido por completo y no se observa ningún problema. Tampoco hay dolor ni molestias.
  • La muela del juicio tiene la posición adecuada y la mordida es correcta con respecto a la pieza opuesta.
  • Con la irrupción de la muela del juicio no se ve afectada la posición de otros dientes.
  • Con el cepillado habitual que realiza el paciente, la muela del juicio queda limpia.

¿Cómo saber si van a emerger las muelas del juicio?

Las muelas del juicio emergen como cualquier diente o muela. Por lo general, el paciente siente un dolor en la encía que se calma una vez que la pieza dental sale por completo. Este dolor no es tan agudo como cuando los nervios del diente están dañados; si no es más bien un dolor de baja o mediana intensidad.

Es posible que se sienta dolor de oído, ya que por la zona en que están ubicadas las muelas del juicio, es posible que la congestión sufrida pueda afectar a este órgano. Otra de las molestias que se puede sentir es algo de presión en la zona. También es común que haya una ligera hinchazón.

En algunos casos, el proceso de irrupción de las muelas del juicio puede ser largo, hay personas que pueden pasar hasta 5 años con las molestias propias de la salida de estas piezas dentales.

De cualquier manera, es conveniente consultar con el odontólogo para que verifique que las muelas del juicio están saliendo de manera apropiada y que se decida si es necesario extraerlas o no.

¿Por qué debemos sacarnos las muelas del juicio?