martes. 19.10.2021 |
El tiempo
martes. 19.10.2021
El tiempo

Las 10 reglas para cocinar seguro con una olla a presión

Olla a presión
Una olla a presión

Siguiendo una serie de pautas podemos reducir al mínimo los accidentes con estos utensilios de cocina

Antes de emplear una olla exprés, tanto fabricantes como expertos en accidente laborales hacen especial hincapié en la importancia de leer atentamente las instrucciones de uso del producto. Aunque parezca una obviedad resaltar este punto, en el mercado hay distintos modelos y, en según que casos, tienen recomendaciones concretas de uso y mantenimiento.

Pese a todo, se pueden agrupar en 10 puntos las medidas de seguridad genéricas que tenemos que tener en cuenta a la hora de cocinar con una olla sin ponernos en riesgo:

1- TAPA. Debe estar completamente cerrada antes del uso. Vale la pena perder unos segundos en comprobar que todo el perímetro de cierre se encuentra perfectamente acoplado

2- CONTENIDO. Nunca se debe calentar sin contenido en su interior

3- CAPACIDAD. No se puede llenar la olla más de dos tercios de su capacidad. Debemos dejar espacio para la ebullición del líquido. Además, si está muy llena, los alimentos podrían taponar la válvula

4- PRESIÓN. La olla no puede ser abierta cuando tiene presión. Para abrirla tenemos que apartarla de la fuente de calor y esperar a que la válvula deje de girar o que bajen los anillos indicadores. Según el modelo, el reposo puede ir de los 15 a los 20 minutos. Si queremos bajar la presión de una forma rápida, la mejor manera es introducir la olla con cuidado en el fregadero y abrir el agua fría hasta que pierda la presión.

5- VÁLVULAS. Tenemos que asegurarnos que no estén obstruidas. Sidetectemos una disfunción en el funcionamiento de las válvulas cuando ya la tenemos al fuego, debemos separarla inmediatamente de la fuente de calor.

6- CALOR. Si hay un exceso de presión, de modo que la válvula gire demasiado rápido o que el silbido sea demasiado potente, baje el fuego hasta que regrese a los parámetros habituales de expulsión del vapor. Cuando hay un exceso de vapor se corre el riego de que el agua se consuma antes de lo previsto.

7- VIGILANCIA. Es muy importante prestar atención a la salida del vapor. La olla no debe quedar desatendida.

8- MANTENIMIENTO. Para garantizar la hermeticidad, todas las piezas de las ollas a presión deben estar en perfecto estado. Es muy recomendable cambiar las gomas dentro del plazo que indican los fabricantes, que en muchos casos es cada seis meses.

9- LIMPIEZA. Podemos limpiar como cualquier otra olla. No debemos usar productos especiales. Los químicos muy agresivos podrían afectar a las gomas, por ejemplo.

10- NIÑOS. Debemos siempre mantener la olla alejada del alcance de los niños

Las 10 reglas para cocinar seguro con una olla a presión
Comentarios