El tiempo
martes. 09.08.2022
El tiempo

Cómo reducir el impacto ambiental de su coche: Consejos para minimizar los impactos negativos

Llave de un coche. PIXABAY
Llave de un coche. PIXABAY

El impacto medioambiental de los coches es un tema muy importante que merece atención. Una forma de reducir este efecto negativo al medio ambiente por parte de tu coche es tomar decisiones de conducción eficientes, mantener tu coche al día con su mantenimiento o incluso cambiar tu coche a uno eléctrico o híbrido. A continuación te hablaremos de algunos consejos para reducir los efectos negativos de los coches en el medio ambiente.

Recambios ecológicos para coches

Otra de las medidas a tomar para disminuir el impacto ambiental de tu coche es utilizar recambios eco-friendly, como los neumáticos ecológicos, que reducen en gran medida la contaminación.

Por otra parte, si la luna de tu coche está rota, se han desarrollado productos que pueden ayudar a reparar estos pequeños daños. Existen talleres especializados como Carglass® que ofrecen el servicio de reparar la luna del coche, un proceso que es más respetuoso con el medio ambiente que una sustitución. La reparación de lunas requiere menos recursos y genera menos emisiones de CO2.

El tiempo que se tarda en reparar un parabrisas roto suele ser menor que el que se necesita para sustituir la luna del vehículo. En este sentido, solo necesitarás 30 minutos y podrás volver a conducir el coche sin poner en riesgo tu seguridad.

La reparación suele ser menos costosa que la sustitución del parabrisas y no invalida la bonificación de la póliza de seguro.

Por el contrario, si la luna no puede ser reparada y debe ser reemplazada, es posible realizar un tratamiento especial de reciclado para los desechos del parabrisas, de esta manera se evita eliminar los restos en un contenedor como con otros vidrios.

Realiza un mantenimiento periódico a tu coche

Asegúrate de mantener tu coche al día con los mantenimientos, como el cambio de aceite o sustitución de neumáticos. De este modo, puedes asegurarte de que tu coche consuma lo menos posible combustible y por tanto emita menos contaminantes nocivos.

Practica la conducción eficiente

El concepto de conducción eficiente se basa en un conjunto de técnicas que permiten reducir los consumos de combustible y, por consiguiente, disminuir las emisiones de CO2 en torno a un 10%. Entre estas técnicas se encuentran:

  • Arrancar el motor sin pisar el acelerador.
  • Mantener una velocidad constante y evitar los excesos de velocidad.
  • A la hora de frenar, levantar primero el pie del acelerador y frenar de forma suave reduciendo de marcha lo más tarde posible.
  • Evitar frenazos y aceleraciones, manteniendo la distancia de seguridad con el resto de vehículos.
  • Es aconsejable apagar el motor en paradas que duren más de un minuto, ya que un motor al ralentí sigue consumiendo combustible.

Controla el uso del aire acondicionado o la calefacción de tu coche

El aire acondicionado y la calefacción consumen mucha energía, así que intente utilizarlos sólo cuando sea necesario. En la ciudad, abrir las ventanillas es más eficaz. No se deben abrir las ventanillas a gran velocidad, ya que esto provoca una mayor resistencia al aire y un mayor consumo de gasolina.

Planifica bien tu viaje

Ten en cuenta la ruta más eficiente para llegar a tu destino. Así evitarás desperdiciar combustible y emitir contaminantes innecesariamente.

Si es posible, intenta compartir el coche con amigos o compañeros de trabajo. Esto puede ayudar a reducir la congestión del tráfico y ahorrar combustible.

Elige un coche eléctrico o híbrido

Si tienes la posibilidad de comprar un coche nuevo, considera la opción de optar por un modelo eléctrico o híbrido. Estos coches tienen un impacto medioambiental mucho menor que los vehículos tradicionales de gasolina.

Los vehículos híbridos combinan un motor de combustión interna con uno o varios motores eléctricos, mientras que los vehículos híbridos enchufables se alimentan de una batería que puede cargarse de la red eléctrica.

Otro de los beneficios es que cuentan con etiqueta Eco y el coste de aparcar en la zona regulada es menor. Consume menos energía, ya que el modo de conducción eléctrica se utiliza sobre todo en ciudad, por lo que la conducción es suave y bastante silenciosa.

Los coches eléctricos por su parte, son aquellos que están impulsados mediante uno o varios motores eléctricos. Tienen la ventaja de ser totalmente silenciosos en marcha, son fáciles y agradables al conducir. Cuentan con la etiqueta Cero de la DGT que permite a los conductores acceder sin restricciones al centro de las ciudades o desplazarse cuando hay restricciones por contaminación.

Cuidar el medio ambiente mientras se conduce puede lograrse siguiendo estos pequeños consejos y métodos. Ha llegado el momento de ponerlos en práctica y contribuir a la sostenibilidad de nuestro planeta.

Cómo reducir el impacto ambiental de su coche: Consejos para...