sábado. 27.11.2021 |
El tiempo
sábado. 27.11.2021
El tiempo

¿Es fácil divorciarse?

Cuando una pareja contrae matrimonio no se plantea la posibilidad de divorciarse. Sin embargo, cuando surgen la diferencias y estas se tornan irreconciliables surgen varios interrogantes como: ¿es fácil obtener el divorcio? ¿Tengo que contratar un abogado? ¿Hay diferentes tipos de divorcio? Pues bien, Infodivorcios puede ser la iniciativa más útil para responder estas preguntas.

 

¿Es fácil obtener el divorcio?

Hoy en día, todo se simplifica, incluso algo que emocionalmente es complicado de resolver como un divorcio, puede hacerse de forma fácil gracias a la modificación del Código Civil y Ley de Enjuiciamiento Civil. Cuando decimos “fácil” nos referimos a que los trámites y el proceso se abrevian significativamente. Esto nos lleva a la segunda cuestión más frecuente una vez decidido divorciarse del cónyuge.

¿Tengo que contratar un abogado?

Si, siempre es necesario acudir a un abogado de divorcios como los que se pueden contratar siguiendo este link: http://abogadosdivorcio.com/express/, para que nos brinde el asesoramiento adecuado. Aunque la separación sea de mutuo acuerdo, las partes implicadas no conocen el trasfondo legal, por lo que un abogado es fundamental para asesorarlos, realizar la elaboración de convenios de separación de bienes y defender los intereses de cada uno, llegado el caso de que se presenten litigios o desacuerdos económicos o en la reglamentación de la custodia de los hijos. 

Con un solo abogado es suficiente para representar a los dos integrantes de la pareja cuando los dos coinciden en su deseo de divorciarse. Otra de las funciones del abogado especialista en divorcios es indicarles qué trámites realizar, dónde presentarse y qué tipo de divorcio deben llevar a cabo en función de las circunstancias específicas.

¿Qué tipos de divorcio hay?

Actualmente existen tres tipos de divorcio. El express, ante notario y el contencioso. En todos los casos ya no es necesario presentar una causa o justificación para llevarlo a cabo, basta con que uno o ambos estén de acuerdo en separarse definitivamente.

El comúnmente llamado divorcio "express", es el que se realiza sin necesidad de separación previa. Entonces, con solo tres meses de casados ya se permite solicitar el divorcio.

La tecnología ha avanzado igualmente en los aspectos legales. Ahora se puede tramitar un divorcio por Internet. Este tipo también entra en la definición de divorcio express, ya que tanto el trato con el abogado como el seguimiento del caso se gestionan vía email. Solo se tienen que presentar las partes implicadas en el juzgado en el momento de la firma final.

Otro tipo de divorcio es el que se efectúa ante un notario. Esta si que es la forma más rápida y verdaderamente fácil de divorciarse, sin esperar. Ambos miembros de la pareja se presentan en la notaría y meses después obtienen el divorcio.

El más difícil de todos los tipos de divorcio es el contencioso. Sucede cuando no hay acuerdo en la pareja en cuanto a pensiones, custodia de los hijos y división de bienes. También se llama así cuando uno de los cónyuges no quiere separarse. 

Este tipo de divorcio requiere de la asistencia de un juez que determine la desunión y todo lo implicado. Primeramente, el juez tratará de que la pareja llegue a un acuerdo, es decir, indique la manera en que se llevará a cabo la ruptura de forma que resulte más llevadera para ambos.

Se ha mencionado el hecho de que uno de los dos no acepte el divorcio. ¿Qué sucede en ese caso? 

De todas maneras puede llevarse a cabo la separación sin el permiso del otro. La ley hoy día no obliga a nadie a permanecer casado si no lo desea. Si han pasado los tres meses reglamentarios y se solicita el divorcio, se puede obtener a pesar de la negativa u oposición de uno de los miembros de la pareja.

No es la mejor manera de hacerlo porque los gastos y las exigencias los enfrentará quien sí quiera divorciarse. Por eso es que se debe acudir ante el juez, en este caso, para que intente hacer entrar en razón al opositor especificando un acuerdo conveniente y que todo transcurra de la manera más pacífica posible, tanto para la pareja como para los hijos si los hubiera. El juez tomará las decisiones oportunas si el acuerdo no es aceptado por la parte contenciosa.

Como conclusión, podemos decir que aunque ahora divorciarse si resulta más fácil que en el pasado, sigue siendo una decisión seria que ha de pensarse y tomarse como último recurso. Si después de haberlos agotado continúan las disputas y diferencias en la pareja, entonces sabemos que la ley nos simplifica el camino. Con un buen abogado en temas de divorcio y acceso a Internet ya podemos empezar a determinar la ruptura de la mejor manera posible para ambos.

¿Es fácil divorciarse?